Consejo para amigos: ¿Conectan las estrategias de apuestas y el riesgo?

estrategias de apuestas

Si en el último Post en el que os actualicé acerca de mi curso básico de aprendizaje sobre estrategias de apuestas que estoy impartiendo a mis amigos me enfundé el uniforme de capitán de una nave estelar de Star Trek, seguramente ahora debería colgarme la medalla de ‘Almirante’. Parece que después de muchos meses de darme golpes contra la pared, empiezo a hacer entender a esta pandilla de novatos que empezaron creyendo que se iban a hacer ricos en dos días con la pasada Eurocopa, que el tema de las apuestas deportivas es muy complejo, y que se requiere tiempo, paciencia, mucha concentración y SOBRE TODO capacidad para tragarse el orgullo y asumir errores para llegar a ser un habitual de las apuestas online medianamente decente.

Sin embargo, no ha sido nada fácil enseñarles y sigue siendo, de hecho, un poco desesperante. Sobre todo porque cuando crees que has conseguido inculcar alguno de tus consejos básicos sobre apuestas deportivas a tus amigos y ves que te hacen caso varias semanas seguidas con buenos resultados, de repente se confían y se ponen a ‘exagerar’ en el sentido totalmente opuesto. No hay que ser ni extremadamente cauteloso a la hora de apostar, ni tampoco un kamikaze. Y no os voy a negar tampoco que últimamente yo también estoy algo sorprendido y desconcertado. Los resultados deportivos que nos han traído estos primeros tres meses de 2017 (casi llevamos ya cuatro) han sido, en algunos casos, totalmente indescifrables. Mea culpa.

Y precisamente este último detalle es el que me lleva a compartir con vosotros la última actualización de mi participar cuaderno de bitácora. Desde nuestro último abordaje al tema de las apuestas con amigos han pasado cosas curiosas que merece la pena comentar y analizar. Sobre todo porque a raíz de las sorpresas que está trayendo 2017 mis amigos (y yo mismo) nos hemos sentido como la tripulación del submarino en la famosa película Das Boot cuando llegan al final de su viaje. Algo así como “tanto remar para nada”. Quiero pensar que, al menos, habrá servido para que sigan aprendiendo como yo lo hago también con ellos.

Si arriesgas, que sea siempre con lo mejor de lo mejor

La primera de todas las lecciones posibles la encontramos de la mano del deporte Rey de la raqueta y en las pistas de Melbourne Park, en Australia. El primer Grand Slam de la temporada nos dejó a todos con la boca abierta. Pero no ya por que el campeón fuese el incombustible Roger Federer, sino porque el suizo jugó la final de las finales ante… ¡Rafa Nadal! Sí, llevábamos mucho tiempo desconfiando del balear debido a sus constantes problemas físicos, y en cuanto helvético, el hecho de que acumulase cuatro años y nada menos que 16 ediciones de Grand Slams sin conseguir un título parecía haberle descartado para cualquier torneo de estas características, sobre todo viendo el salvaje nivel del circuito.

Jugar a cuotas altas siempre tiene su riesgo y se debe pensar que es una apuesta ‘perdida’… pero incluso ahí cuenta la intuición, la cabeza, las circunstancias de cada momento…

En nuestro anterior post hablamos de ir poco a poco con los riesgos, de jugar en base a la trayectoria de equipos o jugadores (y su inercia reciente) y de variar mercados. El Open de Australia ponía a Murray como favorito sobre el papel, pero se trataba del primer gran torneo del año, por tanto, siempre más abierto a sorpresas. Además, Djokovic llegaba con muchísimas dudas, y entre la enorme terna de secundarios y terciarios siempre podía ‘colarse’ quien es una leyenda precisamente por su regularidad durante muchos años.

Ahora no diremos que “había que haber apostado a Federer”. Nosotros mismos le colocábamos como quinta o sexta opción en nuestro ranking de pronósticos de apuestas, pero si en las estrategias de apuestas con mis amigos estaba el jugarnos unos cuantos Euros a un candidato con mucho riesgo, Roger debió ser el elegido… y no lo fue. Mal para mis amigos, porque su triunfo se pagó nada menos que a 21.00€ por Euro apostado.

Que los milagros tengan un sentido. Nunca son ‘porque sí’

Vale, esto son palabras mayores. Veamos… ¿alguien se atreve a decirme que ‘sabía’ que el París Saint Germain iba a meterle cuatro goles al Barça en la ida de octavos de final de la Champions League? Por favor, antes de decir ‘sí’ pensadlo de verdad… ¿habríais arriesgado vuestros ahorros en semejante resultado? Por supuesto, aconsejar en nuestros pronósticos algo así estaba fuera de todo razonamiento lógico. Ya era un riesgo moderado pero bastante posible apostar a favor de los franceses, incluso con resultados que dejaran la eliminatoria medianamente encarrilada para los intereses locales. Por tanto, así se lo hice ver a mis amigos. El primer resultado de la eliminatoria fue de esos que se producen una vez cada bastante tiempo. Y hablo de temporadas y temporadas. Son cosas que no pueden aventurarse nunca, así que quien logra acertar con ello se lo debe casi todo a la suerte más que a otra cosa.

Una eliminatoria a doble partido provoca un mayor cálculo mental por parte de los equipos y los futbolistas; dependiendo de qué resultado haya en la ida, unos y otros estarán pensando en marcadores concretos, o más relajados y/o presionados en el choque de vuelta…

He aquí, probablemente, una de las estrategias de apuestas conectadas con el riesgo más valiosas de ahora en adelante. Para mí, para mis amigos y para vosotros: como dije antes, si vais a arriesgar mucho, hacedlo con los mejores. En este caso, el Barça es de los mejores equipos del mundo. Pero además, si queréis apostar por un auténtico milagro nunca antes visto y llevaros la mejor apuesta del año, tenéis que pensar que éstas suelen producirse cuando ‘tienen un sentido’, cuando hay algo en juego que haga que en la mente del deportista ese resultado imposible sea el único posible para la victoria.

En este caso, en el partido de vuelta, el Barcelona necesitaba cuatro goles para empatar… o cinco para ganar, seis si el PSG marcaba un gol, cosa muy probable por los riesgos que debían tomar los azulgrana. Lo lógico era apostar por el pase de los franceses a la siguiente ronda, pero… ¿queríamos apostar por el Barça? Perfecto. “Barcelona a clasificarse” y los mercados de 4-0 y 6-1 como opciones… ¡et voilá! La mayor remontada de la historia de las competiciones europeas nos dio 8€ por Euro apostado en cuanto a la clasificación azulgrana y una cuota de 51.00 por el marcador exacto. Solo unos Euros… pero muy bien aprovechados porque había un motivo para hacerlo. Por cierto, que el 4-0 de la ida dio 67€ por Euro jugado para los visionarios. Nosotros no lo fuimos.

Seguir con las ‘inercias’

Sin embargo, nunca debemos dejar de lado esas estrategias de apuestas de las que hablamos en nuestro anterior Post. Si un equipo tiene una misma forma de comportarse durante buena parte de una temporada, y estoy hablando de meses, debemos seguir esa inercia aunque a veces nos cueste disgustos, pero también incluso cuando la cabeza nos diga que seguirla nos hace correr riesgos (moderados, claro). En este caso, hablamos del Real Madrid y de su tendencia a convertir cualquier partido en un ejercicio de heroísmo y en una remontada agónica, incluso contra equipos a priori muy asequibles para los blancos.

Cualquiera diría que apostar a que el Betis es capaz de pelear hasta el final en el Santiago Bernabéu adelantándose en el marcador, o a que el Nápoles empezaría ganando frente a los blancos en dos ocasiones es correr riesgos demasiadas veces seguidas

Pero ya habíamos visto que este Real Madrid es como es, así que las ganancias que podemos obtener cada vez que sucede algo de este tipo en comparación con las pérdidas que seguro también tendremos, especialmente si el rumbo del equipo con el que estamos apostando es tan firme como el que parece haber cogido el conjunto de Zidane, serán siempre superiores. En los últimos partidos, el Madrid empezó perdiendo frente al Betis, el Nápoles en Champions (en el partido de ida y en el de vuelta) y también ante el Villarreal en El Madrigal. Cuotas de 5.50, 4.50, 3.75 y 4.50, respectivamente. Y nos llevamos un ‘pico’ en cada una de ellas.

Ramos ‘destroza’ cualquiera de nuestras estrategias de apuestas

Terminamos el repaso a las últimas peripecias con mis amigos y las apuestas deportivas online con el hombre que, en el plano individual, ha acaparado mayor atención en el mundo del fútbol y en las últimas semanas. A la pregunta de dónde estaría este Real Madrid líder de la Liga sin los goles salvadores de Sergio Ramos, nosotros añadimos que dónde podríamos estar todos si acertásemos nuestras apuestas cada vez que el central de Camas saca a pasear su cabeza para darle puntos y victorias a los blancos en el último suspiro. En la playa es poco decir.

Es la mejor temporada de Ramos en cuanto a goles, con 10 dianas anotadas hasta el momento en todas las competiciones

Que un defensa marque siempre trae cuotas atractivas, así que nunca está de más apostar midiendo nuestro riesgo en mercados de este tipo. Pero una cosa es eso y otra convertir a Sergio y sus goles en estrategia de apuestas. No diré que lo hagáis porque nosotros no lo hemos hecho, pero tampoco negaré que esto es otra de esas ‘inercias’ de las que os hablo constantemente, y que en más de una ocasión nos ha reportado alegrías a mí y a mis amigos. Eso sí, no llegamos a acertar con una apuesta que ya habría sido apoteósica: Jugamos a que el sevillano marcaba en Nápoles, pero resulta que hizo dos goles en lugar de uno. Ese doblete dio nada menos que 67€ por Euro apostado a quien jugó a que marcaba dos goles o más en ese partido. Lástima… pero tomamos nota.