Apuestas ganadoras al Mundial 2018: Dos mercados que nos pueden hacer tocar el cielo

apuestas al mundial

Hace algunos días os hablamos de los mercados de apuestas que nos pueden hacer dar el golpe en las apuestas al Mundial 2018. En nuestra explicación, comentábamos que alternativas como el número de goles que se marquen en los partidos, o los intervalos (minutos de esos goles) podían ser dos claves para obtener suculentos beneficios, sobre todo en las primeras semanas del campeonato.

apuestas en directo

Ahora, pretendemos ir un poco más allá: las apuestas ganadoras al Mundial. Hay que tener en cuenta en la evolución de un torneo tan corto en duración, pero al mismo tiempo tan pesado y largo para la mente del jugador (del jugador futbolista, queremos decir), a medida que una selección va superando las distintas fases hasta plantarse en las últimas rondas y optar a la deseosa Copa del Mundo.

Una vez más, nos vamos a basar en lo que se vio durante el pasado Mundial de Brasil 2014 para intentar pensar cómo puede ser la evolución de Rusia 2018 en cuanto a los marcadores y, sobre todo, la actitud de los equipos. El fútbol internacional, en lo que a selecciones nacionales se refiere, ha evolucionado muchísimo en las últimas tres décadas, y siempre tendiendo a igualarse. Las diferencias entre selecciones que antaño estaban a años luz de distancia en cuanto a calidad ya no son tantas, y además, en las últimas citas internacionales a nivel planetario, se viene advirtiendo una tendencia clara a la hora de analizar el tipo de partidos que se pueden ver: los equipos tienen mucho más miedo a perder y, por tanto, los marcadores son cortos, y los encuentros, cerrados, de pocas ocasiones y de mucha tensión… y, desgraciadamente para el espectador, mucho menos vistosos que hace años.

Así, combinados que otrora eran sinónimo de espectáculo y goles, ahora protagonizan, en muchas ocasiones, encuentros decepcionantes. Hay excepciones, claro está, y en todo torneo hay siempre alguna selección que deslumbra por su fútbol o sus individualidades. Pero aún así, conjuntos que han pasado a la historia por su filosofía de juego (sin ir más lejos, la Roja que se proclamó campeona del Mundo en 2010) suelen ser poco contundentes en el marcador, y vigilan tanto o más su defensa que se despliegan en ataque. Así, la España del ‘tiqui-taca’ se hizo con su primera Copa del Mundo en Sudáfrica, recordemos, ganando todos sus partidos de eliminatoria por el mismo marcador: 1-0. Una paradoja, sin duda, que una de las selecciones que, dicen, mejor ha jugado al fútbol en la historia, haya sido tan sosa desde el punto de vista de los goles.

Gol de Andrés Iniesta en la final del Mundial de Sudáfrica.

Dos apuestas ganadoras al Mundial 2018

Con todo, y volviendo a Brasil 2014, aprovechamos dos estadísticas de aquella cita para fijarnos en dos tipos de apuesta que pueden hacernos muy poderosos de cara a posibles apuestas ganadoras al Mundial 2018. En toda la primera fase del último Mundial se jugaron 48 encuentros, y en 7 de ellos, el equipo que empezó ganando acabó perdiendo. Dicho de otra forma: hubo siete remontadas. Esto, estadísticamente hablando, es muy poco (apenas un 14,59% del total), pero si tenemos en cuenta que el mercado de remontadas, ese ‘Ganará el partido tras haber ido perdiendo’ es una opción que prácticamente siempre nos ofrece cuotas muy altas. Más aún si hablamos de una selección que es muy favorita sobre otra y que empieza perdiendo un partido determinado.

Por tanto, apostando con sabiduría a este mercado, a pesar de que sean pocos los partidos en los que haya remontadas, podemos obtener suculentos beneficios. Como ya explicamos en la anterior entrada, los equipos, sobre todo los más favoritos, suelen entrar nerviosos a una cita tan corta como un Mundial, en el que saben que cometer un sólo error puede ser suficiente para irse a casa a las primeras de cambio. Por eso, en las primeras jornadas de la fase de grupos es donde se ven más marcadores elevados y/o resultados extraños, que, entre otras cosas, contemplan remontadas que, en un principio, no estaban previstas. Equipos de la talla de Brasil, España, Uruguay u Holanda lo sufrieron, positiva o negativamente, en el último Mundial.

Iker Casillas, Wesley Sneijder y Arjen Robben en el España – Holanda del Mundial de Brasil.

¿Y qué hay de las eliminatorias? Sin duda, si hablamos de Brasil 2014, el mercado que nos hizo triunfar en la pasada Copa del Mundo a partir de octavos de final fue uno: Las prórrogas. Es una de las apuestas ganadoras al Mundial, ya que ofrece, generalmente, una cuota razonablemente alta, y hace cuatro años hubo un total de 8 en los 16 partidos totales que conformaron la segunda y definitiva fase del torneo, 5 de ellas en los 8 choques de octavos de final. Esto es debido, y volvemos al argumento anterior, al miedo a perder de todas las selecciones, pero sobre todo de las favoritas. Por supuesto, sólo 1 de esos 16 partidos de eliminatorias dejó un saldo mayor de 3 goles totales, y fue el encuentro que fue excepción que confirmó la regla: el ya mítico 1-7 de Alemania sobre Brasil en semifinales, un encuentro que escapó a toda lógica desde el punto de vista de las apuestas deportivas.

Así que ya tenéis otros dos mercados de apuesta en los que fijaros en vuestras apuestas ganadoras al Mundial 2018 de Rusia. Un torneo que, por la inercia que han seguido las últimas citas internacionales de selecciones, puede ser acotable desde el punto de vista de las estadísticas… y de las apuestas ganadoras.