Las apuestas de hándicap, o cómo sacar partido de la desigualdad

Handicap, el mercado de los partidos sin historia

Ahora que estamos en verano, ya sabéis que siempre me gusta dedicar algo de tiempo a repasar algunos conceptos del mundo de las apuestas online que puede que todavía no tengáis demasiado interiorizados… o quizás debería decir “aprendidos”. Estoy dando por hecho que casi todos me seguís desde hace ya mucho tiempo y que, por tanto, os tengo bien aleccionados, pero ni con esas nos da nunca para tener absolutamente todo correctamente enseñado. Y por eso, hoy os voy a hablar de un tipo de apuestas de las que deberíamos tirar más de lo que solemos hacer: las apuestas de hándicap.

bono de bienvenida sportium

¿Por qué me pongo pesado ahora con este mercado de apuestas? Pues porque mi reciente experiencia enseñando a gente de mi alrededor a apostar, he podido comprobar que las apuestas de hándicap tardan mucho en aprenderse correctamente. A mí me cuesta entenderlo, pero es un hecho que casi nunca se ‘pillan’ a la primera y que son difíciles de comprender; y que cuando se han aprendido, la gente no las ve precisamente como un tipo de apuesta o de mercado muy factible, cuando sucede todo lo contrario.

Las apuestas de hándicap tienen varias variantes que quizás sí sean más complejas de aprender a usar, pero en esencia, el hándicap normal o ‘europeo’ es un mercado que se da en muchos deportes, y que viene muy bien en ocasiones en las que el equipo al que deseamos apostar no ofrece cuotas de valor. Por eso, uno de mis retos para la próxima temporada es enseñaros estas apuestas de hándicap para luego no tener que escuchar esa frase que he oído tantas veces en los últimos meses: “que se cumpla eso que dices es muy difícil”. Pues ya veréis como no.

Lo primero: ¿Qué son las apuestas de hándicap?

Si acudimos al diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, ese fantástico libro que últimamente lo consiente casi todo, hándicap se define como una “desventaja o circunstancia desfavorable”. Y es justo eso. En un determinado partido o evento, le ‘añadimos’ una desventaja al marcador de uno de los equipos o los participantes. Dicha desventaja, evidentemente, es sólo teórica, únicamente afecta al mercado de apuesta. Y de ese modo, tenemos que calcular que, si apostamos a favor de ese equipo, para salir victoriosos, necesitamos que gane por más diferencia respecto a esa desventaja virtual.

Hándicap es un concepto tradicionalmente asociado al deporte del Golf (desventaja de un jugador respecto al par de un circuito concreto), si bien en las apuestas deportivas, las apuestas de hándicap se usan sobre todo en fútbol, baloncesto o tenis

Como todo en esta vida, lo entenderéis mejor con un ejemplo. Veamos: si miráis a la imagen que hay más abajo, veréis algunos de los mercados de hándicap (en todo momento estamos hablando del hádicap más corriente, el europeo) correspondientes al partido Chelsea – Burnley, de la Premier League inglesa:

 

Apuestas de Hándicap europeo en un partido de fútbol

Apuestas de Hándicap europeo en un partido de fútbol

 

Tal y como podéis ver, conforme le sumamos goles al Chelsea, que es el equipo favorito en las apuestas, la cuota favorable a su victoria desciende (apuestas en las que el Chelsea gana por +1 y por +2 goles). Del mismo modo, si le ‘restamos’ un gol al Chelsea o, lo que es lo mismo a efectos matemáticos, se lo sumamos al Burnley (apuestas a que el Chelsea gana por -1 y por -2 goles), las cuotas favorables a su victoria en el partido son más altas. Esto quiere decir que, de forma virtual y respecto a nuestra apuesta, si jugamos al mercado ‘Chelsea gana por -1 gol’ estamos diciendo que el partido empieza con un marcador virtual de 0-1 para los locales. Por tanto, para ganar nuestra apuesta, el Chelsea tendrá que vencer por dos o más goles de diferencia.

Cómo usar las apuestas de Hándicap

Imagino que esto es fácil de entender… ¿no? Por supuesto, como todo en esta vida, os hará falta un poco de práctica y de mecánica para comprender estos mercados, pero en cuanto las cuentas os salgan en la cabeza da igual que seáis de letras (yo lo soy): enseguida le cogeréis un gusto increíble a estos mercados, que son mucho más valiosos y efectivos de lo que os podéis pensar. Y de nuevo, vamos con varios ejemplos.

Las apuestas de hándicap son ideales para partidos en los que hay un equipo excesivamente favorito, o bien en duelos de remontadas en eliminatorias; fuera del fútbol, valen para casos similares en baloncesto, o para apostar a favor de los ‘capos’ del ranking en las primeras rondas de un torneo de tenis

Si sois aficionados al Barça o al Real Madrid y estáis cansados de que las cuotas por la victoria de vuestro equipo sean siempre menores de 1.50 en casi todos sus partidos, las apuestas de hándicap son vuestra salvación. ¿Cuántos partidos ganan los azulgrana o los blancos en casa por tres, cuatro y hasta por cinco o seis goles? Muchos… ¿no? Por otro lado, sabemos que en los cruces de Champions o Europa League, al haber partidos de ida y vuelta, los equipos juegan con la calculadora en la mano. Esto da lugar a escenarios en los que adivinamos que, por ejemplo, para pasar la eliminatoria, un equipo tiene que ganar por 2-0 o hacerlo por tres o más goles de margen. Si creemos que es posible, el hándicap es nuestro mejor amigo.

Mucho más fuerte es este desequilibrio en el tenis. Nadal, Djokovic y compañía casi nunca pasan de una cuota de 1.10 ó 1.12 en partidos de primera ronda ante rivales de muy poco empaque. Pues para eso están los mercados de ‘hándicap por juegos’. Y en baloncesto, tenemos el hándicap a puntos.

El hándicap asiático

Para terminar, os haré una breve introducción a los tipos de Hándicap que no son el tradicional, el simple, el europeo o como queráis llamarlo. Y estos se denominan básicamente de una forma: el hándicap asiático. Aunque dentro de este mercado hay varias modalidades. La complicación del hándicap asiático consiste en que los empates no existen; la opción de jugar a la igualada se elimina, de forma que si eso sucede, dependiendo del tipo de apuesta que hayamos hecho, podemos recuperar el importe de nuestra apuesta o perderlo, en función del tipo de apuesta que estemos jugando

Hay hándicaps asiáticos de gol entero, de medio gol y mixtos

Por ejemplo, en el partido anterior, imaginad que apostamos a que el Chelsea gana con hándicap +0. Esto quiere decir que al final del encuentro se suman los goles de uno y otro equipo y, si hay empate, se declara apuesta nula y se nos devolvería el importe. En el caso de los hándicaps asiáticos de medio gol, apostaríamos, por ejemplo, a que el Chelsea gana con hándicap de -1.5 goles, por tanto tendría que ganar por dos o más tantos de margen para salir victoriosos en nuestra apuesta.

Por último, en los hándicaps mixtos, utilizamos dos cuotas diferentes dentro de la misma apuesta. Por ejemplo: imaginad que en nuestro Chelsea – Burnley hay un mercado en el cual podemos apostar a favor del Chelsea con hándicap -0.5 & -1, y apostamos 10€. Esto supone que 5€ van a jugarse al hándicap -0.5, y los otros 5€ se jugarán al hándicap -1. Por tanto, si el Chelsea empata, pierdes la apuesta; si gana por 1-0, ganarás la de hándicap -0.5 y habrás ‘empatado’ la de hándicap -1, que hará que te reembolsen esos 5€. Y así.

No conviene apostar a este tipo de apuestas de hándicap si no nos hemos familiarizado antes con las normales, pero en cualquier caso, todos estos mercados están destinados a que saquemos beneficio de partidos con un aparente desnivel muy favorable para un equipo y desfavorable para el otro. De esa forma, ‘compensamos’ esa desigualdad en las cuotas y las hacemos competitivas para el apostador. De modo que ya sabéis, id aprendiendo y practicando, que durante la temporada puede que estas apuestas os sirvan de mucho.