Las claves para apostar al Celta-Girona que adelanta la jornada 7 de la Liga

Celta de Vigo y Girona abren la jornada número 7 en Primera División, que cerrará el mes de septiembre en una Liga Santander que de nuevo se parará la semana próxima para dar paso a encuentros de Selecciones nacionales. El choque entre gallegos y gerundenses viene marcado por la necesidad de ambos equipos de sumar puntos. El conjunto dirigido por Juan Carlos Unzué no empezó del todo bien la temporada y poco a poco se va entonando, pero aún tiene que subir posiciones en la tabla (es decimotercero). El Girona, por su parte, comenzó con un empate ante el Atlético y una victoria frente al Málaga, pero después ha encadenado cuatro jornadas sin vencer y ya se asoma a los puestos de descenso.

Las cuotas de apuestas para el partido nos dicen que el Celta es bastante favorito para llevarse el encuentro. Jugando en Balaídos, es lo lógico. Pero la primera curiosidad del choque vendrá marcada por el hecho de que los dos últimos debutantes en Primera División que jugaron en el estadio del equipo vigués lograron vencer (Éibar, en la temporada 2014-2015 y Leganés, el curso pasado). Además, pese a que el equipo ganó con contundencia precisamente al Éibar en Ipurúa la pasada jornada (0-4) todavía sigue intentando interiorizar conceptos de parte de su entrenador, que aún no ha dado con la tecla en determinados puestos. La portería, sin ir más lejos, es motivo de debate. Tras cinco partidos consecutivos de Sergio Álvarez como titular, Rubén Blanco le arrebató el puesto el pasado fin de semana, coincidiendo con la victoria más cómoda en lo que llevamos de temporada.

En cualquier caso, juegue el portero que juegue, parece que tendrá que estar atento a las pocas (o poquísimas) ocasiones que le llegarán, previsiblemente, desde el bando contrario. El gran contratiempo del Girona en sus primeros partidos en la máxima categoría está siendo la falta de acierto arriba. Después de marcar tres goles en las primeras dos jornadas, el equipo suma ahora un total de 360 minutos sin ver portería.

Eso es justo lo que le hace falta al Celta para tener más opciones de ganar. Los celestes sólo pudieron vencer en los dos partidos en los que no encajaron gol. Esta estadística se convierte en tendencia si observamos los resultados del equipo en todo el año 2017. El Celta logró exactamente nueve triunfos en nada menos que 28 partidos, obteniendo un pobre balance de un 32,14% de victorias. Pero es que, de esos nueve encuentros ganados, siete llegaron después de que el equipo dejase su portería a cero. Esto tiene una doble lectura, pues quiere decir que si el Celta encaja goles, hay bastantes probabilidades de que no gane sus encuentros.

Todo apunta, por tanto, a una clave: la seguridad defensiva de los locales, frente al acierto en ataque de los visitantes. El Girona no ha marcado todavía fuera de casa en la Liga Santander, y sacó 28 puntos de 63 posibles como visitante el pasado curso en Segunda División a pesar de quedar segundo en la clasificación regular, lo que supone menos de la mitad. No obstante, sus experiencias recientes en Balaídos no son tan negativas. Marcó en tres de sus cuatro últimas visitas, todas ellas en Segunda categoría, obteniendo dos triunfos.

Con todo, parece que las claves pasan por mercados como el de la victoria sin encajar gol para el Celta, que cotiza a 2.70, o la doble oportunidad visitante, que se paga a 2.15. Para los más atrevidos, una victoria celeste por más de dos goles de diferencia se pagaría a 6.00, y un empate con goles cotiza a 5.00.