Acertar una combinada de 17 partidos, ¿un reto imposible?

Ganador de la supercombinada

Pues resulta que llego el martes a la oficina y les encuentro a todos alborotados. ¿Qué pasaba? ¿Teníamos chica nueva en la oficina? ¿Había llegado algún becario ‘musculoso’? No, todo se reducía a 17 partidos y una apuesta… Un cliente había hecho saltar la banca con una combinada espectacular. Su nombre es Cristóbal, es de Murcia y tiene 31 años. Y todo el mundo ardía en deseos de conocerle…

Cristóbal, Cristóbal… ¡¡Cristóbal!! Grabad este nombre en vuestras cabezas porque nuestro ganador Sportium del mes apostó 70€ y se llevó… ¡Nada menos que 148.000€!

Así, como os lo digo, mi nuevo héroe se lió la manta a la cabeza, echó mano de su infinita sabiduría, y pilló una combinada con una cuota de 2114.28… ¡¡Casi nada al aparato, señores!! ¿Que cómo lo hizo? Sencillo… o no tanto. Nuestro protagonista reconoce no tener mucho recorrido como apostador. De hecho, sólo lleva jugando unos meses con Sportium, pero demostró tener una cualidad fundamental: Estudió concienzudamente las necesidades de esos 34 equipos implicados en su maquiavélica apuesta combinada para saber qué debía hacer cada uno. Que si goles por aquí, que si victorias vitales para otros por allá…

Especialmente avispado en choques como el derbi romano de la Serie A, donde estaba claro que la situación en la tabla de Lazio y Roma, que peleaban por un puesto de acceso directo a la Champions, obligaba a ambos a ir a ganar el partido y, por tanto, marcar. ¿Qué apostó? Que marcaban los dos. Cuota de 1.70 ¿Y qué decidió en el apasionante Everton – Tottenham? Una victoria visitante de nada menos que cuota de 3.00, ya que los londinenses debían vencer a domicilio para conservar la quinta plaza de la Premier ante un rival que no se jugaba nada. Lo mismo en el Palermo – Fiorentina, con el conjunto ‘viola’ jugándose su plaza de acceso a la Europa League fuera de casa frente a un equipo sin aspiraciones. ¡Y zas! Cuota de 2.10. Triunfos más previsibles como los de Manchester City o Arsenal, y equipos de Segunda División española como Sporting o Girona… pero también apuestas arriesgadas usando a conjuntos poco conocidos para el apostante pero seguros en sus Ligas, como las victorias de Brujas, Salzburg o Steaua de Bucarest.

Cristóbal demostró (y él mismo lo dice) tener un gusto infinito por estudiarse los partidos antes de que empiecen, y ajustar así sus combinadas. Es algo así como un entrenador meticuloso con su pizarra antes de una gran final… ¡y acertó! Sin duda una alegría infinita, enorme e inesperada para él y para su familia, y una ayuda inmensa para su ya satisfactorio negocio personal, con el que es feliz y se gana la vida. Eso sí, ahora no podrá escaparse a la hora de hacerle algún regalo a su niño pequeño y a sus seres queridos. ¡Faltaría más!

¿Que qué pienso? Pues que nuestro protagonista debería fundar una nueva religión, porque seguramente ganaría muchos adeptos. Y como yo, muchos compañeros de la oficina. Además se trata de un ejemplo inmejorable de cómo una buena combinada puede resultar enormemente beneficiosa para nuestros intereses, aunque suponga un poco más de riesgo con respecto a las apuestas simples.

En cualquier caso, esto me ha hecho recordar las 7 teorías que sigo cuando hago una apuesta de este tipo. Ya os comento que la apuesta de mi héroe dista bastante de seguir los parámetros que rigen mis combinadas, pero, oye, siempre hay una excepción que confirma la regla, así que… aunque no os sirva para haceros ricos, aquí os dejo los consejos para hacer una buena combinada.

  1. Cinco es un buen número a pesar de la rima. Ya sabemos que eres un crack y que no hay campeonato que se te resista, pero tienes que pensar que no todo el monte es orégano. Hay más sorpresas de las que piensas y cuantos más partidos añadas a tu combinada, más opciones hay de que te topes con una de ellas, así que vamos a intentar demostrar nuestra pericia con 4 ó 5 partidos… Esto nos proporcionará cuotas notables con un nivel de riesgo asumible.
  2. Las cuotas pueden nublarte la mente. De pequeño mi madre me regañaba diciéndome que comía con los ojos. Veía macarrones con tomate y quería el plato lleno hasta los topes, a pesar de que era imposible que me lo comiera todo… Pues esto es igual.

A medida que vamos añadiendo partidos a nuestra combinada, vemos como la cuota aumenta de forma exponencial y, claro, nos puede la codicia. Queremos más, cada vez más, ¡¡mi tesssoooroooo!! Tenemos ya una cuota de 15.00, pero si en vez de apostar a que el Liverpool gana al Arsenal, optamos por un Liverpool / Liverpool en el mercado “Descanso / Final”… ¡¡Sube hasta 30.00!! Pues venga, a por ello… ¡¡Error!! ¡Qué no te ciegue la cuota! Confórmate con ganar 15€ por Euro jugado, no vaya a ser que Balotelli marque el gol en el minuto 60 y te deje con cara de tonto.

  1. ¿Eres ambicioso? Enhorabuena, seguramente te irá bien en la vida, y no dudo que hay un sitio para ti esperándote en Wall Street, pero no te pases, porque puede ser tu perdición. Una cosa es que quieras hacerte rico con las apuestas y demostrar a todos lo mucho que sabes de deporte, pero no intentes alcanzar el éxito rápidamente, porque lo normal es que tu aventura acabe en fracaso.

Jugarse una suma considerable en una combinada es un riesgo que quizá no sea bueno correr. Piensa en que ya estás tentando a la suerte confiando en que todas tus elecciones sean correctas… ¿Merece la pena aumentar el riesgo? Y sí, ya sé que el caso que abordamos hoy es la excepción, pero oye, hay que reconocer que pese a lo arriesgado nuestro amigo Cristóbal utilizó todos sus conocimientos y, por tanto, no jugó al azar ni mucho menos. Tened presente una cosa: Como seguramente pensaría Obi Wan Kenobi, la fortuna, de existir, es un concepto que también hay que trabajarse con razonamientos lógicos.

  1. No te centres en un mismo torneo porque las opciones de perder se multiplicarán. Este consejo no es válido si eres de los que has acertado varias veces la quiniela. En ese caso, adelante, céntrate en una liga y sigue triunfando. Sin embargo, para la gran mayoría de los mortales, atinar en todos los partidos de una misma competición es prácticamente imposible.

¿Cuál es la solución? Diversificar. Haz un barrido por los distintos torneos. Si lo piensas bien, controlas más torneos de los que crees, y seguro que encuentras varios partidos interesantes para montar tu combinada sin necesidad de llevar al límite tus conocimientos y tus dotes de adivino.

  1. Atento a los detalles. Antes de apostar, es muy importante estar informado. Estudia el estado de forma de los equipos, las altas, las bajas, las rachas de victorias o derrotas… Hasta los equipos más fiables pasan por malos momentos, y hasta los conjuntos más fuertes tienen rivales o estadios que se les resisten a pesar de ser inferiores sobre el papel, así que ten en cuenta cada parámetro antes de incorporar un partido a tu combinada… sobre todo a final de temporada.
  2. Diversifica mercados, que en la variedad está el gusto. Pudiendo escoger entre casi 100 mercados en la mayoría de los grandes eventos… ¿por qué no aprovecharlo en nuestro favor? Hay partidos complicados de pronosticar. Sabemos que controlabas perfectamente lo que iba a ocurrir en el Clásico o en el Madrid-Atlético, pero no nos engañemos, el 1X2 de esos partidos era un riesgo excesivo para cualquier combinada. Sin embargo, lo que sí era previsible era que los 2 equipos marcarían…

Pues eso, que hay que buscar la ventaja, y tomarse un tiempo para elegir bien los mercados puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso a la hora de realizar nuestra combinada.

  1. Deja para el final un pronóstico previsible, porque a veces, menos es más. Imagina que la combinada va viento en popa. Tienes todos los pronósticos acertados y sólo te falta un partido para hacer el pleno. Llegados a este punto es el momento de sentarse y decidir si queremos ir hasta el final con nuestra intuición, o sacrificar parte de nuestras posibles ganancias para minimizar daños en caso de se nos caiga la apuesta en el último momento.

¿Cómo hacemos esto? ‘Contra apostaremos’. ¿Qué es eso? Fácil, simplemente apostaremos en nuestra contra. Por ejemplo, si hemos elegido la opción del triunfo del Madrid, podemos apostar por la Doble Oportunidad contra los blancos, con lo que estaremos cubiertos ante la posible sorpresa. Pero ojo, esto sólo es rentable si la cuota de la opción que elegimos para contra apostar es alta, ya que la idea es no invertir mucho, recuerda que el Plan A sigue siendo el mismo… Ganar la combinada.

Es por eso que aconsejamos tener vista y elegir un partido fácil de acertar como último en empezar a la hora de montar nuestra combinada. De esta forma podremos contra apostar a una cuota alta sin invertir una cantidad significativa.

¿Alucinando todavía con las posibilidades que pueden darte las apuestas combinadas? Pues aprovecha la promoción de Sportium para apostar en la Liga Adelante: Si haces una apuesta combinada de cuatro o más partidos y aciertas… ¡te damos un 20% más en el importe de las combinadas que ganes! ¡Haz clic en el botón y aprovecha esta promoción antes de que sea tarde! ¡El éxito está a tu alcance, al igual que el de nuestro ganador del mes!