GARBIÑE MUGURUZA: “NADAL ES EL MEJOR EJEMPLO A SEGUIR”

garbiñe muguruza

“NADAL ES EL MEJOR EJEMPLO A SEGUIR”

 

Es la mujer de moda. La tenista más perseguida del planeta. Todos buscan su sonrisa. Wimbledon le ha colocado en la primera fila del escaparate mundial. Conquistó París llevándose Roland Garros en 2016 y acaba de aumentar su palmarés con el título más prestigioso en la hierba de Londres. Doble Grand Slam. Palabras mayores. Garbiñe Muguruza está feliz. Sabe que ha hecho historia, pero no se conforma. La gira americana ya está a la vuelta de la esquina. Nuevos retos para una campeona con mayúsculas y especialista en grandes citas. Orgullo del deporte español.

 

“ESTOY ORGULLOSA DE HABER GANADO WIMBLEDON. UN GRAND SLAM SIEMPRE ES ESPECIAL. EN EL TENIS NADIE TE REGALA NADA. LO QUE CUENTA ES EL DÍA A DÍA. SI PIERDES MUCHO TIEMPO EN SOÑAR Y NO TRABAJAS, TE PASAN POR ENCIMA”

“HE CREÍDO MUCHO EN MÍ. SIEMPRE HE SENTIDO QUE PODÍA GANAR WIMBLEDON. LA PRESIÓN FORMA PARTE DE MI VIDA. NO HAY QUE DARLE MÁS BOLA. HE APRENDIDO A CONVIVIR CON ELLA. HE MEJORADO MUCHO FÍSICA Y MENTALMENTE”

“NO ME VEO COMO UN ICONO O ALGUIEN ESPECIAL. SÓLO BUSCO HACER MI TRABAJO LO MEJOR POSIBLE. INTENTO CENTRARME EN LO POSITIVO Y ANALIZAR LAS COSAS DE FORMA CONSTRUCTIVA. MANTENER EL MISMO NIVEL TODO EL AÑO ES IMPOSIBLE”

 

-¿Qué sensaciones tienes los días después de ganar Wimbledon?

Estoy orgullosa porque venía trabajado muy fuerte. Un Grand Slam es algo especial. Al principio no te da tiempo a asimilar realmente lo que has conseguido. Me pasó lo mismo cuando gané Roland Garros. Hay mucho ajetreo. Me costó dormir la primera noche. Ahora quiero evadirme un poco. Relajarme y volver con la misma intensidad.

 

-¿Dónde ha estado la clave del éxito para triunfar en Londres?

La organización. Sabía lo que iba a hacer en cada momento. Me he notado más calmada y ágil durante las dos semanas del torneo. He mejorado mucho física y mentalmente. Siempre he sentido que tenía el potencial necesario para ganar Wimbledon. He creído mucho en mí. Ahora quiero disfrutarlo y que me ayude a jugar mejor.

 

-¿Y ahora qué?, ¿cuáles son tus objetivos a corto plazo?

Dar todo lo que tenga en cada partido. No miro mucho más allá. Estaré contenta si me dejo todo en la pista. Solo tendré la oportunidad de optar a otro título si sigo trabajando duro. No hay otra. En el tenis nadie te regala nada. Soy ambiciosa y lucharé por ampliar mi palmarés.

 

-¿Te ves pronto como la número uno del mundo?

Lo que me interesa es ganar el próximo torneo. Quiero seguir levantando trofeos, aunque está claro que mi objetivo principal es conquistar los grandes. Afrontaré los partidos con naturalidad. Sin agobios.

 

-¿Qué es lo mejor y lo peor del tenis?

Lo mejor son las victorias y lo peor las derrotas.

 

-¿Notas presión por estar siempre entre las favoritas para ganar títulos?

Todo el mundo nota presión cuando se propone hacer algo bien. Siempre quieres hacerlo mejor cada día, pero ese sentimiento lo tiene una madre, un profesor, un estudiante y los tenistas. Tener opciones de ganar torneos es una posición muy privilegiada. Significa que algo estás haciendo bien. La presión es parte de mi vida. No hay que darle más bola. He aprendido a convivir con ella.

 

-¿Qué sueños te quedan por cumplir en el tenis?

Ser campeona de todos los torneos que no he ganado y repetir los que ya tengo, pero los sueños son solo eso.  Sueños. Una motivación. Lo que cuenta es el día a día. El trabajo en la sombra. Si pierdes mucho tiempo en soñar y no trabajas, te pasan por encima.

 

-¿Tres palabras que te definan como tenista?

Valiente, competitiva y perfeccionista.

 

-¿Cómo eres como persona?

Muy natural. Me gusta expresar lo que siento. Soy la misma chica de siempre.

 

-¿Quiénes son tus referentes o ídolos en el tenis masculino y femenino?

Serena y Venus Williams por todo lo que han conseguido y por lo que representan para las mujeres. En el tenis masculino, por supuesto, Rafa Nadal. Es el mejor ejemplo a seguir. Y Federer. También le admiro mucho.

 

-¿Cómo te concentras justo antes de un partido?

Hago mis rutinas. Descanso bien la noche anterior, estiro, caliento, como algo, preparo el partido con mi entrenador, escucho música… intento estar tranquila.

 

-¿Eres supersticiosa?, ¿tienes manías a la hora de afrontar los partidos?

No.

 

-¿Te ves como un icono del deporte?, ¿es una responsabilidad?

No me veo como un icono o alguien especial. Entiendo que el tenis femenino tiene proyección en los medios de comunicación, pero sólo busco hacer mi trabajo lo mejor posible.

 

-¿Cómo llevas la fama?

Soy una persona normal. Es bonito sentir el cariño de la gente cuando me reconocen por la calle, pero sólo juego al tenis.

 

-¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Estar activa. Hacer cosa nuevas, descubrir las ciudades, ir a restaurantes, estar con mi familia y mis amigos… Nada fuera de lo ordinario.

 

-¿Practicas otros deportes?

La verdad es que no. Si lo hago es por diversión.

 

-¿Cómo llevas las críticas?, ¿qué le dirías a aquellos que piensan que eres irregular?

Yo siempre intento centrarme en lo positivo y analizar las cosas de forma constructiva para seguir mejorando. Me gusta rodearme de gente positiva. Mantener el mismo nivel durante todo el año es imposible.

 

-¿Un lugar para desconectar?

El sillón de mi casa, pero casi nunca estoy.

 

-¿Cómo calificarías a Nadal como persona y deportista?

Es una persona muy agradable y cercana. Siempre se ha mostrado muy agradable conmigo. Un gran ejemplo a seguir por su ética de trabajo, por sus logros y por su actitud.

 

-¿A quién admiras al margen del tenis?

Te diría cantantes… Beyonce, Riahnna… son unas cracks y muy profesionales.

 

-¿Qué consejo le darías a los miles de niños que te ven como un ejemplo a seguir?

Lo importante es que trabajen duro, que sean respetuosos con los rivales y que den lo mejor de ellos mismos. Quizá no lleguen a ser profesionales del tenis, pero entrenar y competir seguro que les va ayudar en la vida. El tenis te pone en situaciones que debes superar: presión, trabajo, superación… cosas que te vas a encontrar en la vida.