JOAQUÍN: “LA EXIGENCIA ME HA HECHO SER MEJOR”

Es uno de los jugadores más carismáticos de la liga española. Tirón mediático, gracia andaluza, eterna sonrisa, desparpajo dentro y fuera del campo, buena presencia y arte en las botas. Icono del Betis. Referente de la selección española durante años. Ha sido 51 veces internacional. Disputó dos Mundiales y una Eurocopa. Tiene 34 años, pero no los aparenta. Sigue disfrutando como un niño en el césped. La temporada no ha sido fácil. Mucho sufrimiento hasta el final, pero su discurso es pausado. Palabra de un veterano que mantiene intacto su cartel de estrella. Un tipo sencillo al que siempre apetece escuchar.

“TENGO MUCHA CONFIANZA EN MÍ MISMO. NO SOY NADA CONFORMISTA. DISFRUTO DE MI PROFESIÓN AUNQUE NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE. LEVANTAR A LA GENTE DEL SILLÓN ES LO MÁS BONITO DE MI TRABAJO”

“A ZIDANE DIFÍCILMENTE SE LE TACHARÁ COMO UN MAL ENTRENADOR POR TODO LO QUE HA SIDO COMO FUTBOLISTA. LUIS ENRIQUE ES UN TÉCNICO MODERNO Y EL ATLÉTICO ES UN FIEL REFLEJO DE LO QUE FUE SIMEONE COMO JUGADOR”

“NO SIENTO NOSTALGIA DE LA SELECCIÓN. YA VIVÍ MI ETAPA. ES MUY DIFÍCIL QUE ESPAÑA GANE LA EUROCOPA. ESTÁ ENTRE LAS FAVORITAS AL TÍTULO, PERO EL NIVEL ES ALTÍSIMO”

-La temporada echa el cierre, ¿balance personal y colectivo?

El comienzo fue muy positivo por toda la ilusión que transmití por mi vuelta al equipo, pero luego la temporada ha sido complicada. Cuando pierdes partidos, entras en un bache y los resultados no son buenos la situación no es agradable. Estuve bastante tiempo parado. Me costó recuperar la forma y tener más minutos. La afición siempre ha estado con el equipo. En los buenos y en los malos momentos.

-¿Por qué eres un ídolo del beticismo pese a los malos momentos de este año?

Mi primera etapa en el Betis fue espectacular. Fui un referente importante de un gran equipo que consiguió cosas increíbles durante unos años maravillosos. La gente lo disfrutó mucho. Me siento bético porque me he criado en la cantera del club. El vínculo con la afición es muy especial. Estoy en mi casa con el objetivo de competir a tope en cada partido. Nunca olvidaré que 20.000 aficionados acudieran al estadio el día de mi presentación en esta segunda etapa. No hay mayor orgullo que sentir el cariño de esta afición.

-¿Cuesta soportar la presión cuando las cosas se tuercen?

Hay que saber llevarla. Apartar lo negativo para que no te impida hacer las cosas bien. La experiencia te sirve para superar cualquier inconveniente. Me gusta remar como uno más del equipo.

-¿Cómo es Joaquín?

Una persona muy normal con sus virtudes y sus muchos defectos. Me gusta disfrutar de lo que realmente me llama la atención rodeado de los míos. Soy un tío muy alegre y divertido. En el campo trato de divertirme. A estas alturas de la vida ya sabes quien se acerca a  ti por una cosa u otra. Como futbolista siempre he sido muy realista. Tengo mucha confianza en mí mismo. No soy conformista. Los retos personales nunca se acaban.

-¿Disfrutas de tu profesión o no todo es tan bonito como parece?

Yo disfruto muchísimo de mi profesión aunque no es oro todo lo que reluce. Me siento un privilegiado porque la vida de un futbolista abre muchas puertas. Te da oportunidades impensables para otros. Hago lo que más me gusta. Siempre he sido un futbolista que ha levantado todo tipo de comentarios. Algunos buenos y otros malos, desde los veinte años, pero esa exigencia me ha hecho ser mejor. Levantar a la gente del sillón es lo más bonito de mi trabajo.

-¿Qué diferencias hay entre la vida que llevabas en Florencia y la de ahora?

En mi primer año en la Florentina me costó despegar porque nunca había vivido tanto tiempo fuera de España, pero el segundo lo disfruté mucho. Me encontré muy bien. La familia ya estaba adaptada. Nos sentíamos cómodos con el estilo de vida de Florencia, sus monumentos, su filosofía, su cultura… Lo que pasa es que llega un día en el que al acostarte echas de menos tus raíces. Te falta tu ciudad, tus orígenes y el cariño de la gente que te rodea. Llegó el momento de volver a casa. El corazón me lo pedía para ser feliz.

-Como dice la canción, “Sevilla tiene un color especial porque…”.

Porque se vive diferente. Las cosas del día a día se toman de otra manera. Desgraciadamente, la sociedad no pasa por su mejor momento, pero en Andalucía se lleva distinto. Como en casa no se está en ningún lado.

-¿Le das muchas vueltas a la cabeza en casa cuando acaba un partido?

Sí y no. Sí porque te debes al fútbol y estás obligado a hacer bien tu trabajo todos los domingos, pero no me gusta comerme mucho la cabeza. Las cosas pasan por algo. Me gusta mirar siempre para adelante.

-¿La Liga española es la mejor del mundo?

No creo que sea la mejor del mundo, pero sí la más llamativa por su competitividad. Deberíamos mirar a la Premier en muchos aspectos porque las cosas se hacen de otra manera. La Liga italiana quizá sea más aburrida porque los equipos tácticamente están muy trabajados y se juega con otra filosofía. No es ni mejor ni peor. Es distinta.

-¿Cristiano Ronaldo o Messi?

Messi. No hay nadie como él.

-¿Cómo ves desde la distancia a Zidane, Luis Enrique y Simeone?

Zidane lleva poco tiempo, pero difícilmente se le tachará como un mal entrenador por todo lo que ha sido como futbolista. Se le tiene que tener un respeto por eso. Luis Enrique lleva ya varias temporadas demostrando que es un técnico moderno, pero es difícil que te salgan mal las cosas cuando diriges al Madrid o al Barça por la cantidad de grandes jugadores que tienes a tu disposición. Simeone hace lo que le ha caracterizado durante toda su carrera. El Atlético es un reflejo de lo que él fue como jugador.

-¿Tres jugadores a los que admires en la historia del fútbol?

Raúl, Gordillo y Figo.

-¿Y un defensa al que te haya costado especialmente desbordar?

Ha habido muchos, pero me quedo con Roberto Carlos. Era muy fuerte y listo.

-¿Qué te gusta hacer en la concentraciones?

Leer, ver películas, escuchar música y hablar con mis compañeros. No soy mucho de videojuegos.

-¿Sientes nostalgia de tu etapa en la selección?

Ya viví mi etapa como futbolista de la selección. Pudo haber sido más larga y me habría gustado disfrutar de los últimos éxitos, pero no siento nostalgia. Disfruté de muchos años y de muchos compañeros. Fue una etapa bonita de mi vida.

-¿Ves a España campeona de la Eurocopa?

Es muy difícil. España está entre las favoritas, pero hay otras grandes selecciones que pueden ganar perfectamente el título. El nivel es altísimo. Lo que hemos hecho últimamente tiene un mérito increíble.

-¿Un momento muy especial de tu carrera?

Ha habido muchos, pero la Copa del Rey que gané con el Betis en 2005 ante el Osasuna fue maravilloso. Metimos a los utilleros y directivos en el jacuzzi. Sólo se escapó el Presidente… Fue una celebración espectacular hasta las seis de la mañana. Hacer feliz a tanta gente no tiene precio. Fuimos campeones de Copa, 28 años después, y también nos clasificamos para la Champions. Otro momento inolvidable fue el título de Copa con el Valencia o mi debut con la selección española en 2002.

-¿Qué te mueve para seguir en el fútbol después de tantas “batallas”?

Disfruto cada domingo como si fuera el primero. Competir con los mejores del mundo es gratificante. Mantengo la ilusión de aquél chaval de 20 años que jugó un Mundial. Estar bien físicamente y no haber tenido lesiones importantes me ha ayudado mucho. La vida de un futbolista es corta, pero te da muchas alegrías. El fútbol me ha ayudado a crecer como persona. Tiene más ventajas que desventajas.

-¿A qué te gustaría dedicarte cuando te retires?

A mi familia. Soy muy hogareño. Me gusta estar con mi gente todas las horas posibles del día. Es lo más importante.

-¿Cuesta llevar la fama?

Sigo siendo el mismo. Cada uno es como es. Sé muy bien de dónde vengo. Estar bien rodeado te ayuda a tener los pies en el suelo. Yo siempre he recibido muy buenos consejos. Lo llevo bien. No es agobiante. Me alegra que digan… “ese es Joaquín, el del Betis”. Eso es bonito. Lo feo es que no te reconocieran.

-¿Qué le dirías a los chavales que sueñan con ser futbolistas?

Es muy importante tener confianza en alcanzar tu sueño. Perseguirlo con ilusión y sacrificio. Ponerte unas metas e intentar cumplirlas. Esa idea me la inculcó mi padre. Siempre la he tenido muy presente.

SPORTIUM JOAQUIN_3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MUY PERSONAL:

-¿Qué te llevarías a una isla desierta? Muchos bañadores  

-Mejor momento del día: Cuando estoy con mi familia

-Comida: Albóndigas con tomate y pasta

-Bebida: Agua

-A cualquier hora… Un gazpacho

-¿Dulce o salado? Dulce

-Hobby: Póker

-¿Playa o montaña? Las dos

-Ciudad: Sevilla y Cádiz

-Lugar: El Puerto de Santa María, en Cádiz

-¿Feria o Carnaval? Feria

-Película: “Los otros” y  cualquiera de James Bond

-Derbi andaluz: Para entenderlo hay que vivirlo. Es muy especial.

-No perdono… El jamón

-Presumo… De mis hijas

-Mi primer regalo: La equipación de la Real Sociedad

-¿Siesta o sobremesa? Siesta. Soy muy dormilón.

-Referente: Mis padres, por sus valores

-Me indigna: Hipocresía

-Un deseo: Salud para todos y paz en el mundo

-Manía: Atarme la bota derecha antes que la izquierda

-¿Rencoroso? No

-Me encanta… Un cuadro de mi mujer y mis hijas en el salón

-Músico: Camarón de la Isla

-Canción: “Cuando te beso”

-Estilo: Flamenco, aunque no bailo bien

-Dinero: Importante, pero secundario

-Colecciono… Camisetas de fútbol. Tengo más de 700.

-Otro deporte: Tenis

-¿Presumido? Sí. Me gusta vestir bien

-Receta para triunfar: Trabajo y sacrificio.

-Sueño: Torear una tarde en La Maestranza

-Lo peor del fútbol: Muchos viajes y horas muertas en las concentraciones

-Estadio: San Mamés.

-Genio del balón: Maradona

SPORTIUM JOAQUIN_4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SER TORERO, “FRUSTACIÓN” DEL MAESTRO “PICAJOSO” DEL CAPOTE… Y ADMIRADOR DE FIGO

Si no hubiera sido futbolista, seguramente estaría metido de lleno en el mundo de los toros. De niño se pasaba horas y horas “toreando” con toallas en el salón de su casa. Un cliente habitual del bar de su padre le apodó el “picajoso”. Soñaba con ser un gran torero y salir por la puerta grande mientras servía cafés, pero su madre prefirió que su futuro estuviera lejos de los ruedos. Su vocación era peligrosa. Nadie olvida sus celebraciones futbolísticas, capote en mano, brindando sus éxitos al público. No descarta vestirse de luces algún día en algún festival cuando cuelgue las botas. Curro Romero era su ídolo. El “pisha” tiene muchos amigos toreros y ganaderos.

Es el menor de ocho hermanos. Viene de una familia humilde, aunque nunca le faltó de nada. Su padre fue futbolista y su tío, “El Chino”, también influyó mucho en su formación. Creía al cien por cien en el talento de su sobrino. Le recuerda con un cariño infinito. Aprendió a regatear entre los árboles. No paraba de jugar en la plaza del barrio con sus amigos. Allí nació su vocación. Le llamaban “chupón”. Con 17 años se fue a vivir sólo. Aprendió a buscarse la vida. Sus inicios fueron en Los Frailes, San Luis y las categorías inferiores del Betis. Pronto dio el salto al primer equipo. También jugó en el Valencia, Málaga y Fiorentina. Compró un chalet a su familia gracias al fútbol.

Su nombre estuvo ligado durante mucho tiempo al del Real Madrid y Barça como posible fichaje. El Chelsea de Mourinho también le quiso en 2005. Figo ha sido su principal referente en el fútbol. Su ídolo con mayúsculas. Se fijaba mucho en lo que hacía el portugués por sus características similares en la banda derecha. Admiraba su forma de driblar, personalidad y liderazgo. Laudrup, Romario, Butragueño y Stoichkov eran jugadores de un corte diferente, pero estaban igualmente entre sus favoritos. Cuando le preguntas por un genio del balón responde sin dudas: “Maradona, uno de los más grandes en toda la historia del fútbol”.