Cómo ganar con las apuestas de caballos: 5 máximas que debes seguir

apuestas de caballos

Cada cierto tiempo me gusta ponerme el atuendo de Jockey y hablaros un poco de apuestas de caballos. No sólo porque, como ya os he dicho, viví un tiempo en Londres y aprendí a amar el arte del mundo equino, sino también porque las apuestas de caballos son una de las disciplinas más importantes dentro del inmenso mundo de las apuestas deportivas, y si consigues especializarte y aprender un poco, ofrecen muchas tardes de éxito y beneficios mucho mayores que en muchas otras disciplinas.

Hace bien poco repasamos las carreras más importantes del mundo en cuanto a apuestas de caballos. Y ya hace tiempo hice una introducción a la disciplina, contándoos un poco algunos trucos que hay que saber a la hora de apostar, y explicando los tipos de apuestas que hay. Pero toda información es poca, y además se debe abarcar desde varios puntos de vista. Así que, para facilitaros el trabajo, hoy venimos con un resumen mucho más conciso y directo: cinco máximas que debes seguir si quieres ganar con tus apuestas de caballos.

Entended que por ‘ganar’ me refiero a que, con mucho tiempo, paciencia y práctica (más que en otras disciplinas deportivas), si seguís estos pasos, podréis convertiros en unos buenos apostadores de caballos y, por tanto, seguramente obtengáis beneficios en vuestras apuestas. Pero como siempre en esta vida, recordad que el azar entra algo en juego y que en las apuestas uno nunca puede estar seguro al cien por cien de que ganará. Pese a ello, creo que si consigo que me entendáis, dentro de nada os veré por las pistas de Ascot o Cheltenham vistiendo de etiqueta y con bombín.

La información es poder

Más que en ningún otro deporte, las carreras de caballos se guían muy poco por el azar. Y precisamente ese arraigo tan fuerte que tienen con el mundo de las apuestas hace que existan más métodos de ayuda, información y práctica casi incluso que respecto al fútbol. Por tanto, no te sientas mal y no te importe ser un auténtico empollón. Estudia cada carrera y cada evento, visita páginas web especializadas, consulta revistas, escucha o lee a expertos e infórmate sobre todos los aspectos previos a la carrera a la que vayas a apostar. Acotarás muchísimo tus opciones de apuesta.

Y recuerda: empezar copiando las apuestas de caballos que hacen otros que saben más que tú no es ni síntoma de debilidad, ni te deja en ridículo. No quieras jugar a ser el Rey del hipódromo sin tener ni idea. Y salvo que desde pequeño te hayan llevado a ver carreras, imagino que no estarás demasiado familiarizado con el ‘mundillo’ como, por ejemplo, puedes estarlo con el fútbol aunque no te interese. ¿Sabes por qué? Porque el fútbol nos lo meten hasta en la sopa. Las carreras de caballos no. Así que la sabiduría nunca es poca.

Riza el rizo: Sé un estudioso de la materia

Seguro que te acuerdas de tu etapa de estudiante. Sobre todo si fuiste a la Universidad, te sonarán esas montañas de papeles apiladas por todos los rincones de tu habitación que nunca desaparecían. No, no era una nueva versión del Antiguo Testamento, sino los apuntes de una asignatura de la que tenías examen en una semana. Pues bien: para aprender bien a hacer apuestas de caballos, no sólo conviene leer y escuchar. También escribir.

Nunca está de más que lleves un diario en el que vayas anotando todos tus progresos en tus apuestas: cómo ha ido cada carrera, las cuotas previas, quién ganó y cómo han ido evolucionando tus elecciones

Si poco a poco ves que tus fallos se van transformando en aciertos, perfecto. Pero si no es así, siempre podrás estudiar y repasar tu trayectoria para intentar encontrar dónde están tus errores de forma más fácil. Ya, ya sé que lo que digo exige que le dediques un tiempo que quizás no tienes a las apuestas de caballos, pero yo dejo el consejo ahí para hacerte ver que ni todo lo aprenderás en un día, ni tampoco te va a hacer ‘clic’ la cabeza de repente. Es un proceso que interiorizarás más rápidamente cuanta más dedicación le pongas. En tus manos queda.

Apuestas de caballos con valor

Probablemente, este es un concepto de los más complejos de entender, pero que los jugadores muy profesionales de apuestas de caballos señalan como clave a la hora de sacar partido de sus predicciones. Cuanto más sepas sobre hipódromos, razas, Jockeys y tipos de apuestas, más debes empezar a identificar qué apuesta tiene más valor, y no necesariamente será siempre la que tenga una cuota más alta.

Puedes apostar a ganador, a colocado, a gemelas o a tríos… pero el verdadero reto de las apuestas de caballos es elegir bien cuándo escoger la cuota alta

Un ejemplo: Imagina que estás ante una carrera en la que consideras que dos caballos tienen más opciones que el resto de llevarse la victoria y no sabes por quién decidirte. En estos casos, debes intentar valorar cuál de ellos recibe una cuota con más valor o ‘value’. Esto es, un equilibrio entre la cuota que tiene ese caballo y las probabilidades que tú le das de ganar. Incluso hay quienes han llegado a desarrollar una fórmula matemática para aprender a darle valor a las cuotas, pero por no sofisticarlo tanto, diremos que si uno está a 6.00 y otro a 9.00, y las probabilidades que tú le das son del 25% y del 20% respectivamente, deberías escoger la segunda opción.

¿Por qué? Porque es cierto que le das algo más de opciones al primer caballo, pero a la larga, si apostases el mismo dinero por ambos las mismas veces, ganarías más dinero jugando con el segundo porque la cuota es más elevada. Del mismo modo, si hay varios caballos con opciones de éxito que varían poco (en tu opinión), los apostadores expertos aprenden a saber cuándo deben lanzarse a por la cuota más alta, y cuando acarrea demasiado riesgo. No esperes acertar haciendo esto en mucho tiempo si acabas de empezar a hacer apuestas de caballos, porque ya es de Cum Laude.

¿Controlas absolutamente TODOS los aspectos de una carrera?

Enumera toda esa serie de variables que pueden hacer que tu pronóstico de apuesta cambie. Y son muchos, no te creas. A continuación te pongo unos cuantos para que veas que, a diferencia del fútbol, el tenis o los deportes de invierno, esto de los caballos ni se aprende en un día, ni se deja una vez que te ha picado el gusanillo:

El favorito inicial para una carrera puede variar si:

  • El tiempo y el estado del suelo del hipódromo cambian
  • Los establos pequeños y los caballos nuevos (desconocidos para las casas de apuestas) entran en escena
  • El sorteo de las calles no beneficia al caballo favorito (hay calles más rápidas que otras)
  • Hay varios caballos muy favoritos que pueden ‘pisarse’, favoreciendo a un tercero

Y hay más cosas a tener en cuenta. Pero en fin, como ya os digo, ‘Roma no se hizo en un día…’

Saber aprovechar los mercados de apuesta

Conjuntamente con aprender a sacarle valor a las cuotas en función de las opciones de ganar que tiene cada caballo en una carrera, debemos llegar a dominar tanto la materia como para ser capaces de tener el temple necesario si en un momento dado tenemos que mantenernos fríos y no arriesgar. No siempre conviene dar por sentado que sucederá algo que tenemos en nuestra mente. Casi diríamos que, además de con los caballos y los Jockeys, competimos con nosotros mismos y con nuestra cabeza.

Tarde o temprano tendremos pérdidas, seamos novatos o el mayor experto del mundo; por eso, si un día todo te huele raro, es mejor dejar de apostar por tu caballo favorito y probar a jugar a ‘colocado’ para asegurar

Probablemente, si rebuscas entre lo más profundo de tu cerebro, sabes cómo se va a desarrollar la carrera y serías capaz de adivinar el ganador, pero no quieres tensionarte demasiado. Pues para eso está la posibilidad de ser flexible con los mercados de apuesta. Varía, arriesga más y menos de forma consciente y mantén siempre una distancia respecto al juego que te permita analizar las cosas desde un punto de vista casi ‘exterior’, de forma sosegada. Estira todo lo que puedas las posibilidades que te ofrece tu casa de apuestas.