GP de Austria: una carrera que puede marcar el futuro

header motogp

Después de haber superado el ecuador de la temporada el pasado fin de semana en el Gran Premio de la República Checa, el Mundial se traslada, sin tomar descanso, al Red Bull Ring en el Gran Premio de Austria, circuito que fue poco favorable a las Honda el año pasado pero donde este curso Marc Márquez tiene ante si la oportunidad de empezar a abrir brecha en la clasificación general. El piloto de Cervera viene de ser el vencedor de las dos últimas carreras (Sachsenring y Brno) y buscará en este circuito completar el hat-trick de victorias consecutivas, algo que nadie ha logrado todavía esta temporada y confirmar así su gran momento de forma, olvidando las caídas del pasado.

 

UN MUNDIAL MUY APRETADO

Hasta 5 pilotos con un margen de tan solo 31 puntos encabezan la clasificación del Mundial. Un hecho muy poco habitual a estas alturas del campeonato y que habla mucho de la igualdad que se está viviendo este año, donde la alternancia ha sido la tónica habitual y hasta el momento ningún piloto ha conseguido encadenar más de dos triunfos seguidos. Empezó Maverick como un cohete y parecía que podría llegar a ser un paseo militar para él, dada la superioridad que mostró respecto a sus rivales. Luego se desvaneció y ahora parece que vuelve a asomar la cabeza de nuevo. Rossi ha tenido momentos de lucidez pero no acaba de conseguir esa regularidad que le permita estar más arriba. Dovizioso también tuvo su momento, consiguió enlazar sendos triunfos en las carreras de Mugello y Montmeló, colocarse líder de la clasificación y empezar a soñar con algo más que ser el eterno segundo piloto del equipo pero la escasa fiabilidad de los neumáticos Michelin con la Ducati, le ha condenado a verse relegado a posiciones más atrasadas en las últimas carreras. Y finalmente, Pedrosa, que viene siendo el piloto más regular, en cuanto a presencias en el podio y que, sin hacer demasiado ruido, aspira a que este año sea por fin en el que pueda poner su placa en la torre de los campeones.

 

LAS DUCATI, FAVORITAS

Después de unos resultados más bien discretos en el pasado Gran Premio de la República Checa, aunque bien en calificación, se mostraron poco competitivos en carrera, la prueba de este fin de semana en el circuito de Spielberg llega como una reválida para el equipo oficial Ducati, ya que en este mismo escenario consiguieron un doblete histórico la temporada pasada con Iannone finalizando en primera posición y Dovizioso en el segundo cajón del podio. Si a eso le sumamos que las Honda HRC “pincharon” aquí mismo el año pasado, la ecuación nos dice que los Lorenzo y Dovizioso parten con cierta ventaja sobre el papel, debido a la citada adaptabilidad del trazado a las características de sus monturas. Además, ambos pilotos vienen de hacer unos test oficiales esta misma semana en Brno, con resultados muy satisfactorios a juzgar por sus palabras y afrontan esta cita en Austria con sensaciones positivas con el nuevo carenado, que muy probablemente ya van a usar.

 

LOS PROBLEMAS DEL “FLAG TO FLAG”

Las carreras “flag to flag” dan un punto más de emoción y espectacularidad a una competición que es ya de por si pura adrelina para los pilotos y que despierta cada vez más el interés de los espectadores, tanto en los circuitos como en televisión.  Se instauró en el año 2006, sustituyendo el sistema de parar la carrera con bandera roja cuando se ponía a llover y se retomaba la misma pero con menos vueltas. Un hecho, además, totalmente sujeto al criterio del piloto que lideraba la carrera en ese momento, quien decidía cuando parar la carrera, levantando una mano. Un sistema que se sigue utilizando tanto en Moto2 como en Moto3. En cualquier caso, el “flag to flag” es un procedimiento con pocos años de vida y, como es lógico, no exento de polémica, sobre todo entre los pilotos, que se quejan de algunas circunstancias como la prioridad de paso a la hora de entrar y salir del pit lane. Este hecho provocó precisamente el primer accidente en una carrera de este tipo, la de Brno del pasado fin de semana, cuando en un cambio masivo de motos debido a que el pavimento empezaba a secarse, Aleix Espargaró provocó la caída de Andrea Iannone, al no percatarse el primero de la entrada del último en su box, hecho que le cortó la trayectoria y su posterior pérdida de control. Esto conllevó una sanción de 3 posiciones en la clasificación de carrera para Espargaró. Está claro pues que el “flag to flag” es  a día de hoy fuente de conflicto y que si se vuelve a dar en este Gran Premio, los espectadores, a buen seguro, no van a estar aburridos.