¿Qué clase de jugador de Poker eres? ¡Descúbrelo aquí!

Lo malo de trabajar en una empresa de Juego es que es complicado ir de listo. Si te jactas de entender de fútbol o de ser un crack en el tema de apuestas, siempre habrá un trader, normalmente inglés, que te haga ver que eres un amateur, si alardeas de tener un método para jugar a la ruleta, alguien del equipo de Casino te hará ver que no funciona, y si te pones a hablar de Póker… reza para que no te escuche ningún integrante del equipo de Póker, porque entonces lo llevas claro.

Yo lo experimenté en mis propias carnes. Por aquel entonces trabajaba en Londres, y un día, en la cantina de la empresa, estaba comentando con algunos compañeros que en España solía hacer timbas de Póker. Nada serio, no os creáis, mis 2 primos y un par de amigos de toda la vida. Básicamente, una excusa para montar el botellón en casa… Pero tuve la mala suerte de que en ese momento pasó por allí Paul Pham.

Miembro del equipo de Póker y un poco sobrado, todo hay que decirlo, me preguntó con una sonrisa… “Ey, Enrique, ¿juegas al Póker? ¿Qué clase de jugador eres?”… Vale, macho, a ver cómo sales de esta, pensé, y contesté con mi mejor sonrisa, “pues de los que ganan casi siempre”… Paul sonrió también y siguió su camino hacia el microondas, mientras el pobre españolito intentaba esconder su incapacidad para responder a esa simple pregunta…

Pero, ojo, que cuando me pongo, me pongo, y al llegar a casa, en mi querido barrio de Hendom, indagué en internet para descubrir cuál era la respuesta a esa pregunta. En cualquier caso, debo deciros que finalmente me puedo catalogar como Tight-Pasivo. Y vosotros… ¿Qué clase de jugadores sois?

Loose-Pasivo

¿Qué jugador de Poker eres?

¿Qué jugador de Poker eres?

Vamos con ello, caballeros, que el saber no ocupa lugar. En primer lugar hablaremos del ‘Loose-Pasivo’, que básicamente es el jugador que suele ir a la mayoría de las manos pre-flop y que también suele ver las apuestas una vez que entramos en el ‘turn’ y en el ‘river’. No suelen subir las apuestas, pero sí que tienen la costumbre de ir a la mayoría de los envites aunque no tengan grandes jugadas. Sólo para ver qué pasa.

Si nos encontramos con un jugador de esta clase, nuestros faroles pueden ser nuestra perdición, ya que este tipo de rival ‘va a todas por deporte’, como diría un amigo mío, y habrá que apostar fuerte para echarle atrás. Pero si tenemos buenas cartas… Podría ser el rival perfecto.

Y si acabas de descubrir que eres Loose-Pasivo, intenta no descubrir tu táctica. Sujeta tus ganas de ir a todas, o intenta descolocar a tus adversarios subiendo las apuestas de vez en cuando. Si no, terminarán descubriendo tu juego.

Loose-Agresivo

¿Qué jugador de Poker eres?

¿Qué jugador de Poker eres?

Estamos ante lo que viene siendo un killer. Va a ir a por todas, golpe por golpe. Subiendo las apuestas y jugado de forma agresiva en un porcentaje alto de las manos. Puede convertirse en una verdadera pesadilla para los rivales en las partidas de ‘Holdem Sin Límite’, ya que pueden subir el bote de forma notable y tendrás que estar muy seguro de ti para enfrentarte al reto.

A largo plazo suelen perder, ya que arriesgar tanto significa dejarse muchas fichas en el camino cuando pierdes, pero en las cortas distancias son jugadores muy peligrosos, puesto que con jugadas medianamente buenas, no se pararán ante nada ni ante nadie, y si consiguen coger una buena racha, pueden hacer estragos en sus adversarios de mesa.

Un Loose Agresivo con una buena racha, puede dinamitar cualquier mesa

Si jugamos ante un Loose-Agresivo, olvidémonos de los faroles. No le vamos a amedrentar, pero tampoco nos dejemos intimidar por sus envites. Va a subir las apuestas tenga cartas, o no, así que quizá podamos aprovecharnos de la situación y ganar una buena cantidad de fichas sin tener que ligar una mano excelente.

Si eres uno de estos killers, enhorabuena, vas a llevar la voz cantante en la gran mayoría de las manos, pero ojo, intenta no ir a todas, porque acabarán pillando tu juego, al final te cogerán en una mala jugada y hay veces que está claro que el rival tiene mejores cartas que tú… y lo sabes.

Tight-Pasivo o ‘rock’

tight-pasive_blog

O sea, yo. Sí, vale, puede ser un poco coñazo jugar conmigo, soy de esos que juegan pocas manos y que normalmente sólo lo hacen cuando tienen cartas. Lo reconozco, mucha acción no damos a las partidas, y tampoco solemos quedarnos con unas ganancias importantes, así que, ricos, no nos vamos a hacer, pero siempre tendremos dinero para el taxi cuando acabe la partida.

Lo cierto es que cuando los rivales detectan a un Tight-Pasivo, se ponen en guardia a la hora de aceptar sus envites, ya que normalmente cuando uno de estos jugadores hace un ‘call’ o sube las apuestas, es porque llevan jugada, así que si estás en la mesa con uno de ellos, estate atento a cada uno de sus movimientos, porque no dan puntada sin hilo.

Y si eres uno de los míos, el consejo es que cambies el paso de vez en cuando. Tírate un farol en algún momento, sorpréndeles, aunque te arriesgues a perder, porque si te sale bien te llevarás el bote de calle y si no, por lo menos les dejarás descolocados… y siempre te quedará dinero para el taxi.

Tight-Agresivo

¿Qué jugador de Poker eres?

¿Qué jugador de Poker eres?

El punto medio, el equilibrio, el ‘poker total’, el control, en definitiva. El tipo de contrincante más difícil de batir, dicen algunos profesionales. Se trata de un jugador selectivo y metódico, que sabe cuando apostar con fuerza y cuando tentar a sus rivales con pequeños envites. Saben combinar faroles con jugadas seguras, y también saben cuándo tienen que dejar el bote para el resto y mirar los toros desde la barrera, pero también es cierto que son metódicos, y si somos capaces de descubrir su juego, podremos tener cierta ventaja sobre ellos.

El Tight-Agresivo es como el yerno que toda suegra desea tener… fiable, cerebral, y a menudo, triunfador

¿Estás frente a un Tight-Agresivo? Pues te toca hacer de detective. Estúdiale durante las primeras manos e intenta descubrir su patrón de juego. Será complicado, pero todos tenemos un Hercules Poirot dentro, así que pon tus células grises a trabajar.

Y si eres uno de ellos… mis respetos y un consejo. Intenta variar el patrón de juego de vez en cuando. Si lo consigues, tendrás la mesa bajo tu control y pasarás de ser bueno, a convertirte en leyenda.