Las 4 sorpresas más sorprendentes del Mundial de Rusia 2018

Mohamed Salah

Dinamarca en 1986, Camerún en 1990, Rumanía o Bulgaria en 1994, Senegal y Corea en 2002, Australia en 2006, Ghana en 2010, Costa Rica en 2014… cada Mundial tiene su sorpresa, y eso, hablando de apuestas deportivas, significa que cada Mundial nos ofrece al menos una oportunidad de convertirnos en visionarios, y nos da la opción de ganar una buena suma si somos capaces de adelantarnos a los acontecimientos y prever qué equipo será la que anime un campeonato en el que no todas las favoritas darán la talla.

VER MERCADO           REGÍSTRATE

Y por eso, de cara a las apuestas al Mundial de Rusia 2018, estamos seguros de que habrá alguna selección que hará saltar la banca. Así que… ¡he aquí nuestros aspirantes a animar el Mundial en Rusia!

Egipto

Egipto es una de las selecciones que puede dar mucho que hablar este verano. La gran temporada que ha realizado Salah con el Liverpool, unida a la competitividad que ha mostrado el bloque norteafricano en la fase de clasificación y en los amistosos que ha disputado en los últimos meses, hacen pensar en que el conjunto de Héctor Cúper puede tener opciones, al menos, de meterse en octavos de final.

Los egipcios se medirán en su grupo a Rusia y a Uruguay, dos rivales fuertes, pero con los suficientes puntos débiles como para que puedan ser sorprendidos por una selección que tiene en el contragolpe su mejor arma

Egipto acude al Mundial sin presión, y con un conjunto en el que la calidad y la capacidad de trabajo se unen para construir un equipo que bien podría clasificarse para la segunda fase del torneo. Para nosotros, Egipto es uno de los candidatos más fiables para protagonizar el papel de sorpresa en Rusia, aunque llegar más allá de los octavos parece complicado, ya que, en esta fase se medirían, si todo va según lo previsto, a España o Portugal.

Perú

Otra de las selecciones que pueden animar el verano es Perú. El combinado andino ya dio la campanada metiéndose en la repesca en la fase de clasificación por delante de Chile, y no se puede decir que haya tenido mala suerte en el sorteo. Los sudamericanos tendrán que medirse a Francia, una selección que es muy superior, y ante la que no creemos que tenga excesivas opciones. Sin embargo, Dinamarca y Australia son equipos más asequibles, y aunque los nórdicos parecen favoritos sobre el papel, Perú tiene mimbres suficientes como para pensar en verla en octavos de final.

El punto débil peruano es la falta de experiencia mundialista de sus jugadores, ya que no juega este torneo desde 1982

Pero hombres como Farfán, Tapia, o Guerrero, en caso de que este último pueda disputar finalmente el campeonato, tienen tablas y calidad suficiente para poner en apuros a cualquier rival. De hecho, tanto daneses como australianos tienen muchas papeletas para pasarlo mal ante el ataque andino.

El ataque de Perú es fiable, sobre todo si Guerrero acude a Rusia, pero genera más dudas su capacidad defensiva, y si podrá contrarrestar el fútbol directo de Dinamarca en un debut en el que el combinado sudamericano se juega gran parte de sus opciones, pero para los que busquen un octavofinalista que les otorgue buenos dividendos, Perú puede ser una opción muy interesante.

En caso de clasificarse, su rival será, presumiblemente, Argentina, por lo que apostar por la clasificación peruana para los cuartos de final, está sólo indicado para los amantes de las emociones fuertes.

Senegal

Si hay que apostar por un ‘tapado’ que pueda llegar realmente lejos en Rusia, ese puede ser Senegal. Tras la gran actuación realizada en 2002, el combinado africano desapareció del torneo en las ediciones de 2006, 2010 y 2014, pero este año regresa con una selección dispuesta a volver a dar mucha guerra, en un grupo abierto a las sorpresas, y con un cruce en octavos que, sin ser asequible, tampoco se antoja imposible para los ‘Leones de Teranga’.

Así, y aunque Colombia parece estar un par de escalones por encima de Senegal, Polonia y, sobre todo Japón, son selecciones que pueden sucumbir ante el empuje, la ilusión y la velocidad africana, por lo que apostar por su clasificación para Octavos no sería una locura, ni mucho menos.

Pero es que, si además tenemos en cuenta que su cruce sería ante Inglaterra o Bélgica, nos encontramos ante una selección que, si juega al máximo de su nivel y la suerte le sonríe,  podría meterse en cuartos de final, igualando la gesta realizada en 2002. Una gesta que dejaría a los que confiaran en ella unos beneficios más que notables.

Marruecos

Nuestra última aspirante a sorprender en este Mundial es Marruecos. De los cuatro, los norteafricanos son los que peor lo tienen a priori. Marruecos tendrá que medirse a España y a Portugal, lo que no hace ser excesivamente optimistas en lo que a sus opciones de meterse en octavos se refiere.

Sin embargo, los amistosos que han disputado en los últimos meses nos han mostrado un equipo correoso, difícil de batir, y con una sorprendente alegría a la hora de atacar

Sin estrellas reseñables, Marruecos basa su poder en el bloque y en la velocidad de sus extremos, y si España o Portugal no se toman lo suficientemente en serio su partido ante este equipo, podríamos estar ante la gran bomba del torneo. Muy pocos son capaces de verles en octavos de final, pero… ¿cuántos veían a Camerún ganando a Argentina en el 90, o a Senegal venciendo a Francia en 2002? Ahí van nuestras apuestas arriesgadas.