Las 5 lecciones que nos ha dejado la Eurocopa

Eurocopa

La tradición es la tradición, y en cada Eurocopa o Mundial, mis primos y yo desempolvamos una cuenta que tenemos desde hace algunos años, y nos echamos unas apuestas, a ver qué pasa.

Lo cierto es que no vamos con la intención de sacar para las vacaciones. Apostamos poco, y si ya es difícil encontrar el pronóstico adecuado cuando apuestas tú solo, imaginad lo que es poner de acuerdo a 4 personas, cada una de su padre y de su madre… y de su filosofía de fútbol.

Dice mi chavala que es sólo una excusa que nos buscamos para pasarnos un mes entero hablando todo el santo día de fútbol…. y quizá tenga razón, pero esta Eurocopa ha sido ciertamente estresante porque, jornada tras jornada, nos hemos ido desangrando a golpe de sorpresa, goles fallados, y peces chicos que se comían a los grandes tiburones.

En mi caso, reconozco que empecé la Eurocopa sobrado. Hace 4 años me gané una paga extra con la primera fase del torneo, y en mi cabeza algo me decía que se repetiría la historia y que todo el monte sería orégano… al final ha resultado que el monte era un campo de minas.

En cualquier caso, hay que ser positivos y, a pesar de la sangría, creo que hemos sacado alguna lección que intentaremos no olvidar y poner en práctica dentro de 2 años en el Mundial de Rusia.

Primera Lección: No hay inauguración sencilla

Se me fue la cabeza, lo reconozco. Mi primera aportación a este desastre de Eurocopa fue que Francia ganaba por más de un gol al descanso en el primer partido del torneo… Lo cierto es que un Francia – Rumanía tenía toda la pinta de convertirse en una fiesta para los afitriones, pero no caí en que una de las lecciones que nos enseña la historia del fútbol es que las inauguraciones tienen un común denominador… La igualdad.

Nunca, desde que la Eurocopa se disputa con el formato de fase de grupos, un equipo ha ganado por más de un gol en el duelo que ha abierto el campeonato. Da igual el nivel de las selecciones, las goleadas son ‘fútbol ficción’ en estos encuentros, y si lo extrapolamos a los mundiales, desde Suecia’58, sólo Alemania, en 2006, logró ganar por más de un gol en el duelo que abría el campeonato, así que… para el próximo Mundial, la primera lección es: Partido inaugural, pocos goles, y mucha igualdad… aunque juegue Alemania contra Honduras.

Segunda Lección: Atentos a las modas 

Si hay algo que mis años de ver partidos de forma compulsiva me debían haber enseñado, es que el fútbol es más permeable a las modas que un adolescente. La filosofía de los seleccionadores varía de forma constante según lo que suceda en los años anteriores a los grandes torneos, y eso es algo que no creo que vaya a cambiar nunca.

Empiezo a ser viejuno, y he visto de todo. Desde el Brasil que maravillaba, hasta el irreconocible y rácano equipo que naufragó hace 2 años en Belo Horizonte. De las eurocopas y los mundiales en los que el espectáculo era el protagonista, a los campeonatos en los que el ajedrez sustituía al fútbol y había que acudir a las famosas ‘lecciones tácticas’ para intentar esconder la realidad… que no había quien se tragara los partidos.

Pues bien, reconozco que he caído en la trampa en esta Eurocopa. Siempre me ha gustado el fútbol ofensivo, aunque sin llegar a la utopía, pero he cometido el error de no estar atento a los tiempos que corren. El Atlético marca tendencia en estos momentos, y eso se ha plasmado en este torneo… Te puede gustar más, o te puede gustar menos, pero como aquí hablamos de apuestas, lo que importa es tener claro lo que nos vamos a encontrar. Así que, mucho ojo con lo que ocurra en estos 2 años, que nuestro éxito en el Mundial puede depender de saber leer ‘lo que se lleva’ en el fútbol de 2018.

Tercera Lección: El cansancio también juega

Otra de las grandes lecciones que me ha dejado esta Eurocopa, y en general los últimos campeonatos de selecciones, es que ya no hay enemigo pequeño o, mejor dicho, no hay gigante que no llegue cansado a estas citas veraniegas.

Las figuras llegan machacadas físicamente a estos torneos y, por mucho que quieran brillar, cuando las piernas no responden, se hace mucho más complicado rendir al nivel que suelen hacerlo en sus equipos. Es por ello que en los últimos años, eso de las ‘manitas’, los ‘sets’ y las goleadas en general, se han convertido casi en una utopía.

Y es que, con tantos partidos a cuestas, es complicado pedirle a un equipo que golee a su rival en la fase de grupos, por muy inferior que este sea, así que parece que hemos entrado en una etapa en la que se juega para ganar, no para golear, y eso es algo que todos deberíamos tener muy en cuenta en el próximo Mundial… yo el primero, porque siempre tropiezo en esta misma piedra…

Cuarta Lección: Miedo, tengo miedo

Reza un dicho taurino que, “corrida de expectación, corrida de decepción”, y en esta Eurocopa se ha cumplido a pies juntillas. Si la fase de grupos tuvo momentos vibrantes y de un ritmo de juego muy alto, fue llegar las eliminatorias, y hacerse la oscuridad. Cada vez más, los entrenadores y los jugadores se refugian en su campo cuando llega la hora del todo o nada. Croacia, Bélgica, o Polonia, que habían dejado momentos de gran fútbol en sus inicios, fueron consumidos por el miedo a perder. Incluso Alemania jugó con 3 centrales ante Italia.

¿Cómo nos afecta esto? Pues además de aburrirnos, nos suele tirar por tierra cualquier apuesta medianamente optimista en cuanto a goles se refiere, por lo que la lección que nos deja la Eurocopa, y los últimos torneos de selecciones, en general, es que cuando apostemos a un partido de eliminatoria, mejor tirar por lo bajo y pensar en un 0-0 al descanso, o menos de 3 goles… creo que empiezo a comprender por qué no he dado una en Francia.

Quinta Lección: Antes de apostar, quítate la camiseta

Pues eso, que España no va a ganar siempre, y que Croacia podía mojarnos la oreja, y que Italia era más fuerte de lo que nuestro corazón nos decía… y, en resumen, que nada es eterno, y que algunos, como yo, no hemos sabido leer las señales que nos dieron hace 2 años en Brasil… ¿Aprenderemos esta importante lección cuando llegue el Mundial? En mi caso, mucho me temo que no…