3 parámetros para ayudarte a apostar en el inicio de la Liga

apuestas_primeras_jornadas_liga

Ay, los inicios de temporada. Me encanta el fútbol y me veo un número casi indecente de partidos cada año. Conozco equipos, jugadores, estilos de juego… ojo, sé menos de lo que se creen mis jefes, pero cuando uno se codea con aficionadillos, cualquier conocimiento medio avanzado te convierte en un crack (espero que esto no lo lea ninguno de ellos).

A lo que voy, que me disperso. Da igual lo mucho que sepas de fútbol o lo que controles la liga, los inicios del campeonato son una trampa mortal si lo que quieres es ganarte unos euros apostando.

Sorpresas por doquier, peces chicos que se comen a los grandes tiburones, equipos de nivel medio que se comportan como aspirantes a la Champions… ¡Dame veneno, que me quiero morir!

Bien, centrémonos. Sabemos que las primeras jornadas de la liga son una especie de ruleta rusa en las que todo puede suceder, pero si nos paramos a pensar 5… o 30 minutos,  podemos descubrir una serie de parámetros que pueden ayudarnos a desentrañar los misterios del inicio de temporada.

Atentos a la pretemporada

Uno de los tópicos del verano es pensar que los partidos de pretemporada son simples amistosos y que los equipos no se emplean a fondo… Hombre, hay cierta verdad en ello, pero ya lo dijo Zidane, se juega como se entrena, y un conjunto que no ha hecho un buen juego y no ha conseguido convencer durante la pretemporada, no suele hacer un buen inicio de torneo.

Y es que los jugadores no son máquinas, y el que no ha rendido a un nivel notable en los amistosos previos a la temporada, es complicado que cambie el chip de forma radical días después cuando se inicie la competición.

Partimos de la base de que el fútbol no es una ciencia exacta, pero la experiencia nos dice que el equipo que flojea en la pretemporada, lo hace también en las primeras jornadas, y el que ha brillado en las semanas previas al inicio de la liga, no decepcionará en su inicio.

Fases previas… un punto a favor

Si la pretemporada es importante para calibrar el nivel de los equipos, imaginaos las fases previas de Champions y Europa League.

El nivel físico es fundamental en el inicio de campaña, y si hay algún equipo que está obligado a llegar a buen nivel a las últimas dos semanas de agosto, estos son los que tienen que jugarse su participación en las competiciones europeas.

Todo el trabajo de la campaña anterior puede tirarse por la borda en caso de fallar en las previas europeas, así que muy atentos a estos equipos, porque pueden ser los ‘killers’ de las primeras jornadas, porque pueden hacer temblar a cualquier rival sólo exhibiendo su mejor estado físico.

Ojo, que esto no es dogma de fe… o si no, que me lo digan a mí, que el año pasado creí que iba a hacer saltar la banca con el Athletic…

Ilusión, bendito tesoro

Hemos hablado de la pretemporada, de las previas europeas… ¿pero qué pasa con el estado anímico? La Bendita Ilusión, que decía Machado, puede convertir a un pequeño gatito en un depredador implacable, y a un estadio de 10 o 15 mil espectadores, en un coliseo que nada tenga que envidiar al Camp Nou o que deje en nada al ‘miedo escénico’ del Bernabéu.

Me refiero a los recién ascendidos. Equipos modestos en presupuesto e inferiores en calidad y plantilla, pero campeones en ganas esfuerzo, y que siempre comienzan el campeonato con una ilusión y una garra que les convierte en rivales mucho más poderosos de lo que aparentan.

A las pruebas me remito… ¿Recordáis  las primeras jornadas del Eibar la pasada campaña? Ganó a la Real, puso en aprietos al Atlético, empató con Villarreal y Athletic… ¿y qué me decís del Córdoba subiéndole los colores al Madrid en el Bernabéu? ¿Y del Betis hace 2 temporadas haciendo temblar también a los blancos en la Castellana?

Ojo, que esta temporada el Madrid empieza en El Molinón y el Betis recibe al Villarreal. Más complicada parece la gesta de Las Palmas en el Calderón, pero torres más altas han caído, y anoche cuando dormía, soñé ¡bendita ilusión! Que una sorpresa me hacía ganar pasta a mogollón (disculpe usted, señor Machado).