Porque hay motivos para apostar a los nuestros en Wimbledon

Wimbledon

Reconozco que no tengo a mucha gente a mi alrededor a la que le guste el tenis, y eso es un auténtico problema porque hace que cuando llegan fechas señaladas como Wimbledon, encuentre dificultades para poder irme a ver los partidos con alguien. Tengo un buen amigo, Carlos, que siempre aparece como salvador, pero desde que Rafael Nadal anda un poco en horas bajas se ha desconectado bastante del tenis. Este año me dijo que no iba a ver los partidos en la hierba londinense porque el mallorquín no está, y yo intenté convencerle de lo contrario tirando de un clásico: ¿no quieres ver como Federer y Murray intentan plantarle cara a Novak? 

Mi estrategia al principio no funcionó, así que he recurrido al plano sentimental para ‘picarle el gusanillo’. Este domingo, el día previo al inicio de la fase final del torneo, es el cumpleaños de su hija. Cumple tres añitos, así que decidí que ya iba siendo hora de que empezase a tener contacto con el deporte y le voy a hacer un buen regalo: su primera raqueta de tenis, para que juguemos en la hierba del parque de al lado de su casa.

Y entonces… ¡Victoria! En cuanto mi amigo supo lo que le iba a regalar accedió, y desde el lunes ya hemos quedado para ver los partidos que podamos, pero con una condición: tenemos que seguir también el cuadro femenino. Es verdad que hasta hace poco no le prestaba demasiada atención, porque en los últimos años, el tenis de chicas se había convertido en un concurso de ‘forzudas’ sin demasiada técnica. Jugadoras cuya estrategia es devolver las bolas a su rival con mucha potencia y sin más esperanza que esperar que la otra falle su golpe. Pero a falta de Nadal nos ha ‘emergido’ Garbiñe Muguruza, un prodigio del tenis español que ha hecho que recupere la ilusión por el tenis femenino.

Vale, de acuerdo, Garbiñe también es una ‘cañonera’. Pero es aire fresco para España en la modalidad femenina y hace que recuperemos la ilusión con las chicas. Y además, tiene recursos como para volver a hacerse grande en Londres, al igual que en París. Mi amigo y yo hemos llegado a este entente de cordialidad, ya que él no se motiva si no sigue a los españoles con opciones, y yo me aburro si no huelo el pasto de Wimbledon en estos últimos días de junio. ¿Creíais que sin Nadal íbamos a hacer novillos en esta edición? Pues nada más lejos de la realidad.

Las opciones de Garbiñe

Lo primero que debemos decir es que Muguruza no solo nos da confianza porque haya ganado Roland Garros ante Serena Williams hace menos de un mes (y de qué forma), sino porque fue finalista de Wimbledon el pasado año, perdiendo ante la estadounidense. Podemos considerar ese envite una toma de contacto entre ambas, la norteamericana y la que se supone, dicen casi todos, está destinada a suplantarla en el liderazgo mundial del tenis.

Serena Williams nunca perdió 2 finales de Grand Slam seguidas hasta este 2016 (Open de Australia y Roland Garros). Su balance con Muguruza es de 3-2

La española ganó al menos 1 set en 9 de sus últimos 10 partidos en Wimbledon desde 2013. Esto quiere decir que la hierba se adapta perfectamente a sus cualidades tenísticas: un potente saque y un brutal ‘drive’ de derecha, con la capacidad para dominar a sus rivales desde el fondo de la pista.

No lo hace nada mal en la red, y si la cabeza (único elemento en el que de vez en cuando se sigue mostrando débil) no le falla, las apuestas la colocan en una hipotética final ante Serena Williams. Es agresiva y batalladora, algo que la convierte en un peligro constante en esta superficie tan rápida. Por ello es la segunda favorita para hacerse con el torneo, y su victoria se paga a 6.00.

 

 

Las alternativas

En otras ocasiones hemos visto a Muguruza gestionar mal sus éxitos desde el punto de vista psicológico, pero en esta ocasión no creemos que esto vaya a suceder, pues su primera victoria en un Grand Slam hace tan poco tiempo puede haber supuesto ese salto de calidad que le faltaba. No obstante, si falla en su intento de alcanzar la final, apostar por Serena Williams es lo más lógico y seguro, con una cuota de 2.62.

Además de Williams, la checa Petra Kvitova (campeona en 2011 y 2014, dos victorias en dos finales jugadas) y la bielorrusa Azarenka aparecen como las dos alternativas en las apuestas (cuotas de 8.00 y 11.00). Para la primera no está siendo un buen año, pues su mejor resultado en 2016 han sido las semifinales en Stuttgart, pero esta superficie es una de sus especialidades. Azarenka ha logrado tres títulos esta temporada, Miami, Brisbane e Indian Wells, pero siempre ha fallado en sus intentos de alcanzar siquiera una final de Wimbledon.

Muguruza es la gran aspirante al trono de Serena Williams en Wimbledon

Muguruza es la gran aspirante al trono de Serena Williams en Wimbledon

Todos contra Djokovic en el cuadro masculino

En cuanto a los chicos, la cantinela que podemos contar es la misma que la de todos los años últimamente. La cosa no será ver cómo están los aspirantes al título, sino si Novak Djokovic no juega a su mejor nivel, porque solo entonces podremos ver sorpresas. Definitivamente el serbio ha encontrado su momento en el tenis mundial y es difícil que se le escapen estas oportunidades de seguir haciendo historia, con Nadal físicamente tocado, Federer muy veterano y Murray sin alcanzar el nivel necesario.

Federer, gran rival de Djokovic en Wimbledon, llega a Londres sin títulos ganados en 2016, algo que no pasaba desde hace 15 años

La cuota por el triunfo del serbio es de 1.72, mientras que Murray y el helvético se sitúan con cifras de 4.00 y 11.00 respectivamente como segundo y tercer favorito. No obstante siempre cabe destacar que a un partido todo puede pasar, y al menos el escocés llega a la hierba de Londres tras una buena preparación. Ganó en Queen’s su quinto trofeo en este torneo preparatorio para Wimbledon, y se convirtió en el segundo tenista desde 1968 (comienzo de la era moderna del tenis profesional) que más títulos en hierba ha logrado, con un total de 7. De apostar por una alternativa, se encuentra en mejor disposición que Federer para ganar en Londres, así que es una buena opción para arriesgar.

¿Y los españoles? David Ferrer y Feliciano López son los primeros en aparecer en la terna de favoritos, pero superando la vigésima posición en las cuotas de apuestas, con cifras de 201.00€ por Euro apostado por ganar Wimbledon. El alicantino no está viviendo su mejor año ni la hierba es su superficie, y en cuanto al toledano, bastante lejos quedan esos años en los que llegaba a pelear por meterse en semifinales. Realmente está complicado que puedan tener opciones, aunque se puede confiar en ellos para las primeras rondas.