Nuestras apuestas para tumbar los mitos de la Europa League

A tumbar los mitos de la Europa League

Hay una cosa que nunca le puedo reconocer a mis amigos. Casi todos son seguidores de otros equipos y aunque les gusta ver fútbol por la tele juegue quien juegue, nunca son objetivos cuando no son sus colores los que ven por televisión. Así que nuestras conversaciones sobre los partidos de la semana, aparte de versar sobre apuestas, siempre tienden a la crítica hacia todo aquello que tenga que ver con reconocerle méritos a conjuntos que no sean los suyos.

Pero yo no puedo hacer eso, soy incapaz. Mi pasión por este deporte me impide no disfrutar con cada finta y cada carrera por banda, o en choques de tensión en los que un equipo embotella a otro en su área después de encajar un gol y si no remonta por calidad, le gana por casta y por fe. En concreto, me encantan esos partidos e incluso lo paso mal cuando el equipo que lo intenta y lo intenta no consigue marcar y siento una alegría enorme cuando lo logra. Para mis amigos, que se reirían si me escucharan decir esto, eso se debería simplemente a  que el rival es muy malo.

Eso fue justo lo que pudimos vivir la pasada semana en Sevilla. El Zenit llegaba con bajas pero aun así se presumía que el partido contra los rusos sería duro. Los andaluces no empezaron bien y encajaron en la primera parte, pero el vendaval del segundo tiempo fue digno del mejor nivel de las épicas noches europeas de los de Emery.

Ahora, el vigente campeón viaja a Rusia sólo con un gol de ventaja y pensando en que el Zenit marcó en la ida. El país de los Urales se presenta siempre como un escollo complicado para los equipos de la zona del Mediterráneo, poco acostumbrados al frío. Ese mito de las noches gélidas en Rusia o los países nórdicos donde todo acaba por sucumbir que nos colaron hasta en los documentales de la Segunda Guerra Mundial… Pero si algo tiene este Sevilla es que no se arruga ante nada ni nadie, e incluso en los momentos de mayor tensión saca a relucir ese calor que acabó quemando a los de Villas-Boas en el Pizjúan. Una fe de campeón que ayudará a tumbar el mito de esas noches de frío en Rusia.

Zenit – Sevilla

El Sevilla se desplaza a tierras rusas aún con el recuerdo reciente de la exhibición del segundo tiempo en el Sánchez Pizjuán, en el que pasaron por encima de un Zenit que sufrió de lo lindo para defender el gol de ventaja conseguido en la primera parte.

La Europa League sigue pareciendo un torneo hecho a medida de los hispalenses, que sacan a relucir todo su potencial siempre que viajan por el viejo Continente. Pero cuidado, el equipo ruso cambia mucho cuando juega en su estadio, donde no pierde en esta competición desde 2008. Tampoco lo hace en casa desde noviembre y los de Villas-Boas tratarán de sacar partido a ese tanto marcado en la ida.

 

Pese a ello, el Sevilla ya ganó en Alemania en esta temporada y en Europa. Sólo ha perdido en una de sus últimas 5 salidas europeas y es difícil que no marque fuera de casa, algo con lo que tendría mucho camino recorrido. Por ello vemos buena una apuesta a favor de que ambos equipos marquen, que se paga a 1.72.

El Zenit tiene mucho potencial en ataque y no todo va a ser un camino de rosas para el Sevilla. Es muy factible que los rusos marquen, y una apuesta por que se vayan al descanso con victoria cotiza a 2.75.

Apostando 10€ por que marquen ambos equipos, ganaríamos 17,2€.

Apostando 10€ a favor de que el Zenit se vaya ganando al descanso, ganaríamos 27,5€.

Nápoles – Wolfsburgo

Los italianos dieron la gran sorpresa en la ronda de ida de estos cuartos de final. Todos sabían de su potencial en ataque, pero casi nadie pronosticaba un resultado tan contundente y favorable al Nápoles como el 1-4 visto en Alemania.

Con semejante carta de presentación se hace complicado apostar por el Wolfsburgo. Los napolitanos, además, tienen excelentes estadísticas en Europa y en San Paolo: Han marcado en 21 de sus últimos 22 partidos como locales y no caen en casa en competición europea desde febrero de 2013.

Siguiendo con esta teoría y viendo complicado que asistamos a un partido que no acabe con victoria local, el triunfo del Nápoles nos parece una opción interesante y se paga a 2.20.

Pese a todo, puede suceder que el conjunto italiano salga relajado pensando en que tiene la eliminatoria resuelta, lo que le daría cierto atractivo a la eliminatoria. En cualquier caso, el Wolfsburgo no tiene nada que perder y debe salir a marcar lo antes posible por lo que prevemos un choque con goles. Si hay más de tres en el encuentro, la cuota es de 2.55.

 

Apostando 10€ a que gana el Nápoles, ganaríamos 22€.

Apostando 10€ a que hay más de tres goles, ganaríamos 25,5€.

 

Fiorentina – Dynamo de Kyev

Si decíamos la semana pasada que este duelo de cuartos de final no tenía un favorito claro, seguimos con la misma idea después del empate con goles de la ida. Un resultado (1-1) que en principio favorece a los italianos ya que juegan en casa, aunque sus estadísticas como locales tampoco ofrecen excesivas garantías.

La Fiore sólo ganó dos de sus cinco partidos en casa en la competición y no atraviesa un buen momento de resultados, pero los ucranianos perdieron también en tres de sus últimas cuatro salidas europeas.

Podemos asistir a otro encuentro incierto e igualado y sin un favorito excesivamente claro vemos posible que marquen ambos equipos, algo que se paga a 1.90.

Aun así, los italianos marcaron en 11 de sus últimos 12 partidos en casa y deben aprovechar el hecho de jugar en su estadio. Si el resultado al descanso/final del partido es de Fiorentina/Fiorentina, la cuota es de 2.65.

Apostando 10€ a que marcan ambos equipos, ganaríamos 19€.

Apostando 10€ a un resultado al descanso/final del partido de Fiorentina/Fiorentina, ganaríamos 26,5€.

Dnipro – Brujas

El 0-0 de la ida en Bélgica deja las espadas en todo lo alto en otra eliminatoria de difícil pronóstico, ya que ambas escuadras nos ofrecen garantías para ser competitivas en este segundo asalto en tierras ucranianas.

El Dnipro sobrevivió al Amsterdam Arena en su anterior eliminatoria y no encaja un gol en su estadio desde el 29 de enero. Duro, ¿verdad? Pues se enfrenta a un Brujas que  ha marcado en 6 de sus 7 últimas visitas en competición europea.

Todo apunta a un duelo metódico, donde domine el aspecto táctico y donde ninguno de los dos quiera cometer un error que puede ser definitivo. Esto nos empuja a prever otro choque de pocos goles. Si sólo hay entre dos y tres en el partido, la cuota de 1.95.

Sin embargo, la entidad de los belgas nos parece mayor y además sólo han cedido un empate en sus últimas siete salidas europeas. Marcando fuera de casa tiene mucho ganado y que lo haga primero cotiza a 2.45.

Apostando 10€ por que haya 2 ó 3 goles, ganaríamos 19,50€.

Apostando 10€ a que el Brujas marca primero, ganaríamos 24,50€