La Copa del Rey se decide entre los ‘devoradores’ de finales

Hablar de la Copa del Rey es hablar de emoción. De ecuaciones no balanceadas y fórmulas inexactas, de partidos especiales y noches de una ilusión igual a la del enamoradizo que vive sus primeros días de idilio. De un fútbol no cotidiano, en definitiva, con todo el aroma a paréntesis que ofrecen las competiciones de eliminación directa, en las que las sorpresas están casi garantizadas, y las posibilidades de que los más tapados alcancen las cotas más altas se hacen efectivas. Y la final de esta temporada, si bien no es ni mucho menos inesperada aunque sí inédita, se ha convertido ya en un ‘clásico’ de nuestro tiempo. No, no hablamos de Madrid y Barça sino de Barça y Sevilla, los dos conjuntos que se han dedicado a ‘coleccionar’ finales en los últimos años.

Azulgranas y sevillistas tienen muchas cuentas pendientes que saldar. Esa final de la Supercopa europea de hace casi un año sobrevuela el ambiente y las cabezas de todos los aficionados. Por bella, histórica, de locura e irrepetible. Un 5-4 final para los culés que anuncia una nueva batalla este domingo en el Vicente Calderón de Madrid con dos conjuntos que no se dejarán nada por el camino. Un duelo de poder a poder entre las dos potencias que practican el fútbol más apasionado de la era actual en España, unos aferrados a su estilo incuestionable y otros con la pasión andaluza por bandera.

Siempre me piden que compare estas competiciones con cosas cotidianas de la vida y se me acaban las comparaciones originales: una caja de bombones (nunca sabes lo que te va a tocar),  una ecuación explosiva… lo que sí puedo garantizar es que podemos provocar esa explosión de forma ‘controlada’, es decir: no sabemos qué pasará, pero sí que las cotas serán altas y el espectáculo garantizado. Y ojo, que para la final de la Europa League clavé todos mis pronósticos favorables al Sevilla… lo cual quiere decir que ese ‘caos’ tan atractivo que detecto en los hispalenses es real, y promete una final apoteósica.

Las apuestas neutrales

Observando las virtudes de cada equipo y los precedentes entre ambos, además del hecho de ser una final, hay una palabra que casi se me sale de la boca: Goles. Goles, y además seguramente rápidos. Que el potencial de este Barcelona es su ataque no es ningún misterio, y tampoco descubrimos el fuego si añadimos que este Sevilla necesita entrar en trance para ser competitivo… pero en trance hacia arriba, no defendiendo.

En los últimos 9 duelos entre ambos, marcaron ambos equipos

Esta primera estadística ya nos da una idea de cómo puede ser esta final. Pero es que, además, la final de la Supercopa de Europa de la que hablamos antes tiene que darnos un punto de partida para ser más precisos. El Sevilla empezó ganando, luego fue perdiendo hasta por 4-1 y remontó hasta el 4-4… es decir, si apostamos por la locura, habrá oportunidades. En los últimos 9 partidos entre Barça y Sevilla se marcaron 3 o más goles, y en 7 de los 10 últimos duelos entre ambos equipos, hubo goles antes del minuto 30, lo mismo que en las últimas 4 finales de Copa del Rey. De modo que si marcan ambos equipos, la cuota es de 1.66; Si hay más de 3 tantos totales en el encuentro, podemos ganar 1.85€ por Euro apostado; Y si hay más de 1 gol en la primera parte, la cuota es de 1.90.

Si apuestas 10€ a que el Barça va ganando a la media hora, puedes ganar 21€

Si apuestas 10€ a que el Sevilla marca primero en el partido, puedes ganar 37,50

Las bazas del Barça

Hemos dicho ya que los culés tienen un gran ataque. Realmente, su rendimiento en esta final dependerá mucho de cómo estén de inspirados sus tres hombres de arriba y, especialmente, Leo Messi. Aunque Luis Suárez ha sido el futbolista más en forma de la MSN en el tramo final de la temporada, el argentino es un especialista en finales y más contra el Sevilla. Demostró en la pasada final de la Copa del Rey que le ‘ponen’ estos partidos. Y además, este Barcelona, en general, se mide en base al estado de su delantera, ya que sufre episodios esporádicos de desconexión y tiene ciertos problemas defensivos cuando le ‘achuchan’ arriba.

Messi es la pesadilla sevillista: ha marcado en 7 de sus últimos 8 partidos ante los hispalenses

Las semifinales ante el Valencia marcaron el nivel goleador de este Barcelona, por encima de cualquier otra versión azulgrana: 1-8 en el global de la eliminatoria. Aunque los culés suelen encajar tantos en sus finales. Lo hicieron en 4 de las últimas 5 de Copa del Rey que disputaron, o en la última de Champions. Si el Barça va ganando a la media hora, la cuota es de 2.10; Si vence y marcan ambos equipos, la cuota es de 2.25. Y pensando en Messi, si el argentino marca el primer tanto del encuentro, la cuota es de 3.60. Por último, una apuesta muy optimista para los culés es que logren marcar más de 3 goles, algo que se paga a 3.00.

Los goles, protagonistas en la final de la Copa del Rey entre Barça y Sevilla.

Los goles, protagonistas en la final de la Copa del Rey entre Barça y Sevilla.

El plan del Sevilla

Los de Unai Emery son conscientes de que, en condiciones normales, serán quienes tengan que defenderse ante el empuje de los azulgrana, que mantendrán la posesión y gozarán de ocasiones. Tienen un arma poderosísima en el contragolpe llamada Kevin Gameiro. El francés es rapidísimo al espacio y viene en forma. Marcó en la final de la Europa League su gol número 29 del curso. Además, saben cómo hacerle daño al equipo azulgrana, pues nunca le ponen los partidos fáciles.

El Sevilla empezó ganando en 4 de sus últimos 6 duelos ante el Barça… y en los últimos 3 de forma consecutiva

Una presión alta que condiciona la salida de balón culé y muchas trampas para evitar un juego fluido son las armas sevillistas. Además, el cuadro andaluz sabe que para ganar tendrá que llegar con vida al tramo final del choque y que seguramente encaje goles a pesar de todo. Por tanto, las apuestas más suculentas si queremos jugar a favor de los recientes campeones europeos son: El Sevilla marca primero, algo que se paga a 3.75; El Sevilla marca más de 1 gol, algo que también se paga a 3.75. Y si se quiere arriesgar algo menos, el empate al descanso, que cotiza a 2.87. Por último, las opciones ‘Sevilla gana a la media hora’, con cuota de 7.50, y ‘Sevilla gana el partido y ambos equipos marcan’, a cuota 13.00, son dos mercados que reciben cuotas altísimas, pero factibles si vemos posible una sorpresa en esta final.