Curiosidades del Mundial

¿Sabías que las primeras Copas del Mundo deterioraron las relaciones entre países americanos y europeos?

En 1930, la FIFA decidió que la primera edición de la Copa del Mundo se celebraría en Uruguay. Debido a la lejanía y al impacto de esta decisión para los países europeos, éstos acabaron retirándose. A pesar de las complicaciones iniciales, debido a las condiciones meteorológicas, los retrasos con las obras y el boicot de los países europeos, el torneo acabó siendo un éxito. Y Uruguay se coronó como el primer campeón de la historia del Mundial.

La segunda edición la organizó Italia, y como respuesta al boicot realizado anteriormente por los países europeos, Uruguay y otros paí-ses americanos decidieron no participar. Esta vez fue también el equipo local quien ganó la Copa. Italia anotó el gol del triunfo durante la prórroga de la final ante Checoslovaquia. El Mundial se convirtió así en objeto de propaganda política utilizada por el fascismo de Mussolini, como exaltación del nacionalismo Italiano al obtener el triunfo de mano de unos jugadores amenazados por el poder.

La Segunda Guerra Mundial comenzaba a estar cada vez más presente durante los siguientes años. En 1938, la Copa Mundial se jugó en Francia y faltaron algunos países como España (inmersa en plena Guerra Civil) y China y Japón (debido a la Segunda Guerra Sino-japonesa), entre otros. Fue el año en que Italia se proclamó bicampeón.

Las manifestaciones políticas siguieron mezclándose con el fútbol en el Mundial organizado por los galos. Esta vez fueron los jugadores alemanes quienes dieron que hablar con su saludo nazi, así como los Italianos con sus camisetas negras en la final, símbolo del fascismo. Además, los equipos americanos boicotearon de nuevo el torneo, a excepción de Cuba y Brasil, ya que el  acuerdo inicial fue el de alternar la sede entre ambos continentes.

La misteriosa desaparición del Trofeo Jules Rimet

El trofeo Jules Rimet fue el primer premio para los ganadores del la Copa Mundial. Al origen se llamó Victoria, pero en 1946 se renombró para honrar al que entonces fuera presidente de la FIFA, quien impuso la norma de que quien ganara el Mundial tres veces, se la quedaría para siempre.

El trofeo fue robado por primera vez en marzo de 1966, antes de la Copa Mundial de Inglaterra, en el Central Hall de Londres. El ladrón pidió un rescate de 15.000 libras por ella y amenazó con fundirla si no recibía noticias, pero consiguieron detenerlo antes de que lo pudiera hacer. Sin embargo, Edward Betchley, que era el nombre del ladrón, no reveló dónde se encontraba el trofeo y no lo recuperaron hasta que un perro llamado      Pickels lo encontró entre unos arbustos en el jardín de Betchley.

El 21 de junio de 1970 Brasil ganó por tercera vez la Copa Mundial, obteniendo así el trofeo Jules Rimet para siempre. Se creó el trofeo de reemplazo para 1974, el que actualmente es la Copa del Mundo. Nadie se queda ya el trofeo y país ganador lo conserva hasta el siguiente torneo, recibiendo una réplica de la misma chapada en oro.

El Jules Rimet se guardó en la sede de la Confederación Brasileña de Fútbol hasta que la noche del 19 de diciembre de 1983 alguien irrumpió en el edifició, maniató al guardia de seguridad y se llevó el trofeo. A pesar de que 4 personas fueron juzgadas y declaradas culpables por el delito, la copa Jules Rimet nunca apareció. Se investigó la teoría de que los ladrones había fundido y convertido en lingotes el trofeo, sin embargo nunca se ha podido demostrar y las 4 personas imputadas por el robo siguen siendo pobres y sin riquezas conocidas. El Jules Rimet sigue misteriosamente desaparecido.

Sandra González @alexandragduar