No habrá tregua en el derbi de los rivales irreconciliables

derbi madrileño

Hemos entrado en semana de derbi, lo noto. Se huele en cada esquina y en cada rincón futbolero. La tensión por la espera domina los corazones y ya se percibe el pulso acelerado en los aficionados de los dos equipos que este fin de semana se enfrentan en otro de esos Clásicos que se recordarán durante décadas. Una cita doblemente histórica, que además ha cobrado especial rivalidad en los últimos años por la cantidad de batallas libradas y las lágrimas amargas de unos y de otros. Hablamos del derbi madrileño, por supuesto. Si habitualmente los hinchas de Atlético y Real Madrid no se pueden ni ver, menos aún en los días previos a verse las caras de nuevo tras la apasionante y dramática final de la Champions League en Milán del pasado mes de mayo. El dueño del Quiosco de la esquina de mi barrio, rojiblanco confeso, ya mira desafiante a cada madridista que acude a comprarle el periódico. Y los camareros del bar donde suelo tomar café han colgado en la ventana que da a la calle su bandera del Real Madrid a modo de aviso: si eres colchonero, estos días mejor ni entres.

En la oficina también se palpa la tensión: reuniones improvisadas, porras clandestinas a la hora del tentempié de media mañana, discusiones acaloradas… francamente, criado en una época en la que el Madrid siempre fue dominador de los derbis y el Atlético parecía su ‘hermanito pequeño’, jamás pensé que eso iba a cambiar hasta el punto de verles desgarrarse hasta el extremo con un balón de por medio; enfrentarse en finales de Copa, en partidos trascendentales de Liga o en finales de Champions. Y tampoco imaginé que la igualdad subiese hasta ver estos duelos tan fantásticos y trepidantes, en los que salvando Europa el Atlético ha hecho sufrir tantísimo a su eterno rival. De ser casi partidos descafeinados hemos pasado a choques donde los contrincantes no pueden ni verse.

Y esta vez, concretamente, asistimos a una función futbolística sideral, marcada por varios hitos que convertirán este encuentro en Leyenda: es el último derbi madrileño de la historia en el actual estadio rojiblanco, si el destino no es caprichoso; y será el primero en muchos, muchos años, y el primerísimo con Simeone de entrenador colchonero, en el que el Atlético de Madrid llega como equipo llamado a llevar la iniciativa en ataque y jugar de forma despechada ante un Madrid de Zidane que podría contragolpear.

El guión me recuerda a aquella película de finales de los años 90, ‘Cara a Cara’. Un Thriller trepidante en el que un agente del FBI y un criminal intercambiaban sus rostros para perseguirse mutuamente. Enemigos acérrimos, enemigos íntimos. Todo vale con tal de tumbar a tu rival, incluso suplantar su identidad. Puede que veamos algo parecido este fin de semana. De entrada, lo que sí veremos seguro, es un derbi madrileño apasionante.

Oblak contra Keylor: Dos almas con mucho que demostrar

Los porteros han tenido mucho que ver en las últimas batallas entre Atlético y Real Madrid. Si uno echa la vista atrás, encontramos momentos trascendentes de los derbis donde han sido determinantes. Hasta ahora, el guardameta del Real Madrid sale más airoso: detuvo un penalti a Griezmann en el Vicente Calderón el pasado curso y mantuvo el tipo en la tanda de penaltis de la final de Milán, de la que el arquero del Atlético salió ligeramente señalado.

Los porteros trabajan poco: En los últimos 5 derbis se marcaron dos o menos goles totales

Como los anteriores, este derbi promete ser igualado y cerrado salvo sorpresa, decidiéndose por poco margen y detalles puntuales o, al menos, eso es lo que nos llevan a pensar las estadísticas. Esto convierte nuestro duelo de porteros en un elemento que puede ser más que decisivo a la hora de decantar la balanza. No obstante, cabe destacar que Keylor Navas llega algo bajo de forma al derbi tras su larga lesión. En su regreso ha arrastrado algunos errores graves, por lo que Oblak parte con cierta ventaja. Aun así, pensando en dos buenas actuaciones bajo palos, si únicamente hay entre 2 y 3 goles totales en el partido, podemos ganar 2.00€ por Euro apostado. Y si ambos equipos no marcan, la cuota es de 2.10.

Si apuestas 10€ a que Atlético y Real Madrid marcan en el derbi, puedes ganar 16,60€

Si apuestas a que el Atlético empieza ganando y luego hay empate, puedes ganar 70€

La clara desventaja blanca en las defensas

Si en alguna de las líneas del campo se han resuelto de forma decisiva los últimos derbis, esa ha sido la defensa. Faceta en la que el Atlético del Cholo Simeone siempre ha sido algo superior al Real Madrid en sus diferentes versiones de los últimos años, a pesar de Sergio Ramos. Pero, como decíamos, este derbi es diferente porque el Atlético está en plan goleador y juega mucho más al ataque. Por si fuera poco, las bajas que arrastra el Madrid en defensa y el hecho de que juegue con varios hombres tocados también puede ser decisivo. Más incluso que otras veces, sobre el papel, este cara a cara en defensa lo gana claramente el equipo local. Aunque los números hablan de igualdad.

En 6 de los últimos 9 derbis, el resultado al descanso fue de empate (66,6%)

Los dos conjuntos dejan la resolución del choque para el final del partido, eso está claro. Incluso si alguno de ellos se marcha con ventaja, que en los últimos años nunca fue de más de un gol superados los primeros 45 minutos. Ya decíamos antes que el derbi madrileño se ha transformado en un duelo de pocos tantos, aunque sí esperamos que haya alternativas para ambos equipos. Quien falle menos, se llevará el gato al agua. De entrada, si el resultado al descanso es de empate, la cuota es de 2.00; Y si queremos apostar por cualquiera de los dos contendientes, una magnífica opción es el mercado descanso/final del partido, que nos ofrece cuotas de 5.50 y 6.50 si el resultado final es empate/Atlético o empate/Real Madrid, respectivamente.

La combinada de la jornada en un fin de semana de derbi madrileño.

La combinada de la jornada en un fin de semana de derbi madrileño.

Un cara a cara incierto en el medio campo

La gran incógnita a descifrar en este derbi será saber quién dominará la medular. Las hipótesis dicen que el Atlético, al jugar en casa y tener menos bajas que su rival. Sin embargo, los merengues han recuperado a Modric y tienen un fondo de armario de ensueño. Cualquiera que salga al césped podría hacerlo igual o mejor que su compañero, y tradicionalmente el Real ha dominado más en estos partidos. Que le haya servido para ganar o no, es otra historia.

El Madrid lleva 3 años y medio sin ganar un derbi liguero a su máximo rival, y 13 duelos sin tumbarle en los 90 minutos

Más números que invitan a pensar en empates, tanto al descanso como al final del partido. Pero estos enfrentamientos dejan a un lado cualquier crisis que haya. Será un duelo de poder a poder, en el que la falta de actitud e intensidad no será un problema para nadie. El Atlético de Madrid marcó siempre en sus últimos 8 derbis de Liga, en casa y ante el Madrid; Los blancos anotaron en siete de ellos. Por tanto, si hay goles en ambas porterías, la cuota es de 1.66; Y marcando ambos equipos como condición, la victoria atlética cotiza a 4.50 y la madridista, a 5.50.

El peligro blanco en el cambio de rol de las delanteras

Las áreas definirán este cara a cara más que nunca, atendiendo a todos los detalles que convierten los frentes de ataque de ambos equipos en elementos más que interesantes. El Atlético ha mutado en un equipo ofensivo y es el conjunto más goleador de la Liga en casa; el Real atraviesa una crisis de identidad arriba, con la BBC lejos de su mejor forma y cierta psicosis con Cristiano Ronaldo. Pese a ello, es el mejor visitante de todo el campeonato.

Cristiano lleva casi 2 años sin marcarle al Atlético. Griezmann ha fallado dos penaltis contra los blancos

Como decíamos al principio, puede que esta vez el equipo local lleve más la iniciativa pero eso beneficiaría un juego de contraataque del Madrid muy bueno para CR7, Bale y Benzema o Morata. Por tanto, no sería de extrañar que el Calderón sea el escenario del resurgir de alguna estrella algo apagada. Por otra parte, desde la última victoria del Real Madrid en el Calderón y en la Liga (2013) han pasado 17 derbis. En ese tiempo no ha habido ni una sola remontada en los 90 minutos en estos partidos, lo cual no quiere decir que el equipo que se adelante ganará seguro. Si cualquiera de los dos equipos empieza perdiendo y empata, la cuota es de 7.00; Y si cualquiera de ellos gana la primera mitad pero no el partido, la cuota es de 10.00.