El continuismo de Del Bosque

España se llevó seguramente la mayor bofetada de su historia mundialista en su debut contra Holanda. No solo fue la manita, sino la sensación de equipo descompuesto, vulnerable, inferior táctica y físicamente. Un varapalo tremendamente duro para el campeón del Mundo y para el que era uno de los grandes favoritos. Un caldo de cultivo perfecto para los clásicos enterradores y profetas que ya habían avisado de que, si no se producía el cambio generacional, España se caería. Esos nunca pierden.

También un buen día para los que andaban esperando a Casillas, Del Bosque o Xavi, seguramente los tres ejes de la crítica, no constructiva, claro está.

Si por algo se ha caracterizado Del Bosque es por tener memoria, no solo con los que nos hicieron campeones del mundo, también con los que nos llevaron a este Mundial con paso firme en la fase de clasificación. Si en las buenas ha sido un ejemplo, en las malas aún más. Como entrenador lo ha ganado todo, pero todo. Como ‘bombero’ no tiene precio. Su rueda de Prensa del día después fue un ejemplo de templanza, de dar la cara, de no poner paños calientes y de intentar refrendar la fe en este grupo. Creo que ni los cinco goles de Holanda le van a hacer cambiar de plan. Hará uno o dos cambios como mucho, los mismos que ya tenía pensados. Apostará por Pedro para dar más dinamismo y más verticalidad al ataque. Puede que entre Koke por Xavi. Es el momento de ver la fuerza del grupo, más allá del fútbol. Les digo una cosa, lo más coherente sería repetir el mismo once y disponer sobre el campo a los mismos hombres que sufrieron en sus carnes el varapalo. Puestos a ser continuistas, reconocer la confianza cielga en los que nos pusieron la estrella en el pecho y, si hay que ‘morir con ellos’, pues se hace. Otros preferimos seguir soñando. Al menos se han ganado el beneficio de la duda.

P.D.: Igual ahora que paga a 13 euros, aquí en Sportium, el título español sea un buen momento para demostrar que uno no se ha bajado del barco.

Autor: Elías Israel @elias_israel