¿Quién es el mejor jugador del Mundo? 10 predecesores (y sus apuestas)

Mejor jugador del mundo

Si uno es aficionado al fútbol, sea del tipo y del grado que sea, hay determinados temas recurrentes de los que es imposible escapar a la hora de mantener, al menos alguna vez en la vida, una seria discusión, de esas de horas y horas a viva voz con amigos y familiares: ¿Quién es el mejor jugador del Mundo? Una pregunta tan directa como interpretable de mil formas diferentes, y a conveniencia. Porque, si por algo el fútbol genera tanta pasión en todas las partes del globo, es porque en él caben todos los gustos, opiniones e inquietudes imaginables.

Así que el mejor jugador del Mundo, para algunos, puede ser el más dotado técnicamente; para otros, el que más títulos haya ganado. Y para los más analíticos, una mezcla de muchas variables, como técnica, capacidad de liderazgo, rendimiento constante y, por supuesto, éxitos cosechados. Casi cada aficionado tiene su propio Manual de normas para decidir. Y la cosa se pone aún más interesante cuando, al elevar esa pregunta de ‘el mejor jugador del Mundo’ a los mejores de toda la historia, nos ponemos a elaborar listas de los tres, los cinco o los diez mejores. ¡Anda que no caben candidatos!

El mejor jugador del Mundo

Pelé en la Final del Mundial de 1970. Para muchos, el mejor jugador del Mundo hasta hoy.

Por eso, en Sportium, donde, dentro de las apuestas de fútbol, también tenemos apuestas al mejor jugador del mundo con los Premios como el Balón de Oro o The Best, nos hemos propuesto elaborar nuestra propia lista con los mejores jugadores del Mundo y de toda la historia. Aquí van nuestros diez elegidos… y sí, se admiten comentarios y sugerencias al respecto, que si no, esto no tiene gracia. Iremos de más a menos, así que… ¡Vamos allá!

Pelé

En este tipo de clasificaciones históricas, el futbolista brasileño más famoso de la historia casi siempre ocupa el primer lugar. Edson Arantes do Nascimento (23 de octubre de 1940) es una leyenda viva no sólo del fútbol, sino del deporte, y uno de los iconos más representativos del fútbol de su país. Considerado por la FIFA como el mejor futbolista del Siglo XX, desarrolló prácticamente la totalidad de su carrera en el Santos, club al que llevó a alcanzar la fama Mundial entre 1957 y 1974. En esa etapa, ganó más de 20 títulos nacionales e internacionales, además de 3 Copas del Mundo, en 1958, 1962 y 1970.

O Rei, como se le conoce mundialmente, destacaba por su despliegue físico, su calidad y su olfato goleador. Fue capaz de marcar más de 1200 goles en una carrera plagada de éxitos, que tuvo como curiosidad el hecho de que nunca se decidió a emprender la aventura de jugar en ningún gran club europeo, a pesar de las múltiples ofertas que tuvo. En lugar de eso, regresó al fútbol en 1975 en tras su primera retirada un año antes, y colgó las botas después de tres temporadas en el Cosmos de Nueva York, en 1977. Para entonces tenía 37 años. Nunca ganó un Balón de Oro, que hasta 2007 sólo se le concedía a jugadores que formasen parte de un club europeo, pero en 2014, la FIFA le entregó un Balón de Oro honorífico por todos sus logros.

Alfredo Di Stéfano

El hombre sin el cual la leyenda del considerado mejor club de fútbol del Siglo XX (y, para muchos, de la historia) no habría comenzado. Un icono siempre ‘tapado’ a nivel internacional por otras figuras, como Maradona o el propio Pelé, pero para muchos de nuestros abuelos, un futbolista irrepetible e insuperable. Don Alfredo, la cara visible del Real Madrid de los años 50, del Real Madrid de las cinco Copas de Europa seguidas, fue, seguramente, el primer hombre que se ganó la condición de celebridad o de ‘estrella’ a nivel mundial gracias al fútbol. Jugó en River Plate, en Millonarios de Bogotá, en el Real Madrid y en el RCD Espanyol, equipo en el que se retiró después de dos temporadas.

Probablemente, Di Stéfano es el futbolista del que más frases hechas hemos escuchado nunca. “El jugador total”, el hombre que “estaba en todas las partes del terreno de juego” o el futbolista que era el mejor porque “no se lesionaba nunca” son algunas de las que más han perdurado. Máximo goleador histórico del Real Madrid hasta hace bien poco, con más de 300 goles oficiales para el club blanco y, entre otros títulos, ocho Ligas y cinco Copas de Europa, elevó el fútbol a la categoría de deporte Rey antes que nadie.

Maradona

El último en llegar de los considerados como los cuatro grandes futbolistas de la historia, y para muchos, el mejor de todos en cuanto a talento. Hablar de Maradona es hablar de alguien para el cual prácticamente ninguna jugada era imposible. Su agitada y maltrecha vida pública, sobre todo después de su retiro en 1997, contrasta de forma brutal con su hacer en los campos de fútbol, donde, para muchos, todavía no ha sido superado por nadie.

Y eso que, probablemente, en cuanto a títulos, el palmarés de Maradona sea uno de los menos laureados en relación con el de las demás grandes estrellas de la historia del fútbol. Sin duda, el Mundial que conquistó en México en 1986 es y será siempre su gran logro, en un campeonato en el que explotó y se convirtió en leyenda, con 5 goles y otras 5 asistencias en siete partidos disputados. A nivel de clubes, sus mayores éxitos los consiguió en el Nápoles, logrando dos títulos de la Serie A y una Copa de la UEFA.

Como Pelé, nunca logró un Balón de Oro, al no concederse esta distinción a futbolistas no europeos en su época. Pero la leyenda de Maradona va más allá de todo lo imaginable en el mundo del fútbol. El argentino ha dejado un legado imborrable entre los hinchas argentinos y los fans del fútbol en todo el Mundo, y ha sido, incluso, objeto de culto religioso.

Johan Cruyff

Si hablamos de una personalidad en el mundo del fútbol que encarne un estilo de juego determinado, toda discusión acaba virando hacia Johan Cruyff. Un hombre que fue capaz de acuñar el término ‘cruyffysimo’ para señalar a todo futbolista, entrenador u equipo que siguiera las pautas tácticas y estilísticas de los equipos de los que el holandés formó parte. Primero como jugador, en el Ajax campeón de 3 Copas de Europa consecutivas, en 1971, 1972 y 1973, y también en la Selección holandesa, con la que alcanzó la final del Mundial de 1974, además de en el Barcelona, el Feyenoord de Rotterdam y un breve paso por el fútbol norteamericano.

Abanderado del denominado ‘fútbol total’, su demarcación de delantero escondía virtudes mucho más técnicas y tácticas, extensibles a todo un equipo que se beneficiaba del constante intercambio de posiciones de sus jugadores, el toque y la posesión. Johan Cruyff fue el único jugador, hasta la época de Leo Messi y Cristiano Ronaldo, en ganar 3 Balones de Oro, en los años 1971, 1973 y 1974. Es considerado por la Federación Internacional de Historia y estadística del Fútbol (IFFHS) como el mejor jugador europeo del Siglo XX.

Leo Messi

Tercer argentino en esta lista, y el último de los que se han sumado a ese eterno debate sobre ‘el mejor jugador del mundo’ en relación al mejor de todos los tiempos. Y es que, para la mayoría de expertos, con permiso de Pelé, entre Di Stéfano, Maradona y el propio Messi anda el juego. Hablar de La Pulga es hablar del futbolista que ha dominado individualmente el panorama planetario en la última década, con permiso de Cristiano Ronaldo. Capaz de hacer cosas absolutamente increíbles sobre un terreno de juego, eléctrico, imposible de cazar cuando encara la portería rival, y quizás el mejor de la historia conduciendo el esférico pegado a su bota, también entra de lleno en el Ranking de mejores lanzadores de faltas de siempre.

Toda una vida ligada a un club, el FC Barcelona, al que elevó a la categoría de campeón de Europa en cuatro ocasiones, además de convertir al conjunto azulgrana en uno de los equipos más idolatrados de la historia por su fútbol preciosista y su estilo de juego junto a Pep Guardiola en los banquillos. Para muchos, no ha existido un conjunto mejor. Nueve Ligas, seis Copas del Rey, siete Supercopas de España y tres Supercopas de Europa adornan un palmarés de ensueño en el que, sin embargo, falta un título con su Selección, sin duda el único punto negro de su historial hasta ahora. Sin embargo, para una mayoría, eso no importa a la hora de catalogarle como el mejor futbolista de la historia.

Cristiano Ronaldo

La historia de Cristiano Ronaldo como futbolista es inherente a la de Leo Messi. Sólo el portugués ha sido capaz de igualar y, por momentos, superar, el rendimiento del argentino en la última década. En la que ya es la mayor rivalidad individual jamás vista en la historia de este deporte, Cristiano Ronaldo ha establecido y superado récords increíbles de goles, consolidándose como el más prolífico goleador, probablemente, de toda la historia, en cuanto a tantos anotados en relación a partidos disputados. Además, posee un palmarés prácticamente inigualable después de más de 16 temporadas en activo.

Cinco títulos de Liga en dos países diferentes, tres Copas, cinco Supercopas nacionales, dos Copas de la Liga, tres Supercopas de Europa, cuatro Mundiales de Clubes y, por encima de todo, cinco Copas de Europa y una Eurocopa con su Selección le colocan al nivel de los más grandes de la historia. Líder innato, físicamente insuperable, quizás el futbolista más inconformista y competitivo que jamás haya existido, querido y odiado a partes iguales, es innegable que Cristiano Ronaldo está dejando y dejará un legado que ha cambiado para siempre la historia del fútbol.

El Mejor jugador del Mundo

Cristiano Ronaldo: Coronado como el Mejor jugador del Mundo cinco veces.

Zidane

Antes de que existieran Messi y Cristiano Ronaldo, seguramente Zinedine Zidane era el hombre sobre el que había un mayor consenso a la hora de entrar en ese ‘Club de los cuatro’ que conforman Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona. Del francés destacaba, sobre todo, su estilo. Un jugador capaz de elevar el fútbol a la categoría de arte, del que David Beckham llegó a decir que era como una bailarina de ballet sobre el césped. Controles imposibles y regates preciosos, muchas veces ni siquiera importaba el fin de sus acciones con tal de verle desplazarse sobre el terreno de juego. Un auténtico maestro, un dandy, que además llevó a la Selección de Francia a conquistar su primer Mundial en 1998 y la Eurocopa del año 2000, y que se retiró nada menos que en otra final mundialista, en Alemania 2006. Palabras mayores. Un auténtico señor, que después ha continuado su obra en los banquillos, llevando al Real Madrid a la gloria, al igual que hizo como jugador.

Beckenbauer

En un listado sobre los mejores jugadores del mundo y de siempre, si debemos incluir a un defensa, sin duda el consenso en casi todos los ámbitos suele llegar en torno a Franz Beckenbauer. El Káiser, como se apodó a este espigado central alemán, está considerado como el mejor futbolista que haya dado el fútbol germano. Y eso, hablando uno de los países más representativos de este deporte, que ha conquistado nada menos que cuatro Mundiales, y en el que han jugado futbolistas de todo tipo y posición, y de increíble calidad, nos da una idea de lo que supuso Beckenbauer como central que revolucionó el concepto defensivo en el fútbol moderno.

Capitán de la Selección que conquistó la Eurocopa de 1972 y el Mundial de 1974, entrenador de la Alemania campeona del Mundo de nuevo en 1990 y líder del Bayern de Múnich campeón de Europa en 1974, 1975 y 1976, destacaba por adaptarse a casi cualquier posición de carácter defensivo, tanto en la zaga como en el medio campo, inventando una demarcación inexistente hasta su aparición: la del líbero o jugador a caballo entre la defensa y la medular. Dotado de una gran calidad técnica, no sólo defendía, sino que también organizaba el juego, conectaba líneas y era clave a la hora de comenzar las jugadas de ataque. Un auténtico cerebro sobre el césped, que implantó un germen de estilo que ha ido evolucionando hasta nuestros días. Ganador del Balón de Oro en 1972 y 1976, es una auténtica eminencia en el mundo del fútbol.

Michel Platini

Algo tapado, quizás, por convivir con Maradona en la época de gran esplendor del argentino, y además en Italia, Platini fue, sin embargo, la cara visible de la Juventus que conquistó su primera Copa de Europa en 1985. Fue capaz de ser dos veces pichichi de la Serie A italiana siendo centrocampista. De hecho, es uno de los mediocampistas más goleadores de la historia. Con una calidad excelsa y una visión de juego sin parangón, el pase era otra de sus mayores virtudes, lo que le valió para ser el líder no sólo de los equipos en los que jugó, sino también, de la Selección francesa que conquistó la Eurocopa de 1984. Ganó 3 veces consecutivas el Balón de Oro entre 1983 y 1985.

Lev Yashin

En la lista tenía que haber un portero. Y en este tipo de Rankings, el guardameta ruso casi siempre es el elegido. Y la Araña Negra lo es porque todavía sigue siendo el primer y único cancerbero que ha ganado el Balón de Oro en toda la historia. Lo hizo en 1963, en pleno apogeo de su carrera en el Dínamo de Moscú, club en el que militó 24 temporadas, desde los 18 a los 42 años. Ágil y seguro bajo palos, se granjeó fama mundial, sobre todo, por sus actuaciones con la Selección Soviética, con la que ganó la Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de 1956 en Australia, la Eurocopa de 1960 y el subcampeonato en esta misma competición en 1964, y un cuarto puesto en el Mundial de Inglaterra 1966. Está considerado como el mejor portero de la historia de la Copa del Mundo.