Las mejores estrategias para tus apuestas a la NBA

nba

Recuerdo como si fuese ayer cuando visité por primera vez el Madison Square Garden para disfrutar del espectáculo que los New York Knicks estaban regalando a su afición. Os lo prometo, es increíble ver cómo viven la NBA los norteamericanos. No se respiraba ni un minuto de silencio y sin darme cuenta… ¡al final acabé formando parte de ellos! Me coloqué la camiseta de Carmelo Anthony y solo tocaba… ¡vivir la pasión del partido!

Por lo que hoy estoy aquí para regalaros parte de la emoción que yo viví en forma de estrategias para vuestras apuestas a la NBA. Nada más y nada menos que las 4 mejores. Así que, vístete con la equipación de tu equipo favorito y… ¡disfruta del partido!

¡Ah! Y si estás pensando en apostar a la NBA, siempre puedes consultar nuestra sección de Apuestas del día, con los partidos de la NBA más destacados de cada día. ¡Así no te perderás nada! ¿A qué estás esperando? Pero primero, vamos a repasar esas estrategias de apuestas a la NBA.

Primero de todo… ¡No te centres únicamente en los favoritos!

Una buena estrategia para tus apuestas a los partidos de la NBA es apostar por los equipos que no son favoritos. ¿Qué queremos decir con esto? Que cuando hagamos un previo estudio de la jornada, es muy importante que vayamos a aquellas cuotas altas que hacen referencia a los equipos no favoritos. Tenemos que tener en cuenta que una cuota inferior a 1.25 es una cuota que no tiene valor.

En la NBA cuando un equipo se encuentra en racha, se considera la posibilidad de que éste baje su rendimiento para poder hacer su mejor partido en los playoffs. Por lo tanto, podemos encontrar cuotas de 3 y 4 con facilidad.

En resumen, hay muchos motivos que pueden llevar a un equipo favorito perder un partido. Nos podemos encontrar desde la baja a la lesión de uno de los jugadores estrella. Por lo tanto, tenemos que tener en cuenta que, en la NBA, en muchas ocasiones, el esquema de juego se basa principalmente en las habilidades de éste jugador estrella del que hablamos. Si nos encontramos frente una ausencia, una baja forma, o incluso un mal día, podemos aumentar mucho nuestras opciones de ganar nuestra apuesta al equipo rival.

¡Atrévete! Juega en vivo y descubre el secreto que esconde…

¡Ojo! No es tan sencillo apostar en vivo. Debemos tener un estricto control de las situaciones estadísticas y saber prever lo que puede suceder durante el partido, por lo que debemos anticiparnos a los cambios que pueden ocurrir y saber actuar ante ellos.

Las rotaciones son uno de los factores que pueden ser más determinantes en un partido de la NBA.

Por lo tanto, tenemos que tener en cuenta que los equipos de la NBA más compactos, casi siempre empiezan perdiendo los primeros cuartos, con lo que, aquellos equipos con más estrellas aprovechan el inicio del partido para sacar el máximo provecho de sus mejores jugadores. Sin embargo, muchos equipos corrigen los parciales negativos. ¿Qué ganamos con esto? Podemos apostar a una cuota mucho mayor a ganador del favorito después de que éste pierda algo de inercia.

Apuestas NBA

La paciencia, tu gran aliado en partidos de NBA

Lo dicho, una buena estrategia en apuestas de NBA es esperar a que el partido se ponga complicado para el equipo favorito y tener paciencia esperando una reacción por parte de los jugadores estrella de éste.

En la NBA, los momentos críticos son los que aportan cuotas más altas. Es muy importante saber cuándo actuar y sobre todo no precipitarse.

¿Por qué decimos que la paciencia puede ser uno de los elementos clave en los partidos de NBA? Porque muchos de los jugadores, sobre todo los más importantes de los mejores equipos, resultan ser muy certeros y sus porcentajes suben mucho, en especial en los últimos momentos de los partidos. ¿Y esto por qué? Principalmente por el desgaste físico por parte de los defensores y por su calidad en los momentos más decisivos del partido.

No nos olvidemos de… ¡Los hándicaps!

Las apuestas de hándicap se basan en imponer una desventaja al equipo favorito o darle puntos al no favorito. Es decir, uno de los resultados de los dos equipos es voluntariamente aumentado o reducido. Por ejemplo, los Chicago Bulls se enfrentan a los Miami Heat y ponemos de favorito a los Heat por 5.5 puntos (Miami Heat -5.5 o Chicago Bulls +5.5); esto significa que si apostamos por Miami Heat, tienen que ganar por al menos 6 puntos para que ganemos la apuesta; en cambio, si apostamos por los Bulls, estos pueden perder por 5 puntos o menos.

Por lo tanto, una vez tenemos claro de qué tratan este tipo de apuestas, quiero hacer hincapié en que apostar a hándicap puede convertirse en una herramienta muy valiosa cuando un equipo es más favorito que su rival. Es más, se reduce el margen de riesgo, por lo que es un gran punto a favor, ¿verdad?

Por lo tanto, éstas os ayudarán en los momentos que estéis muy seguros de la victoria de algún equipo en especial y si ya os convertís en expertos de ellas… ¡Ni os cuento!

 

¡Lo dicho! Partidos de la NBA vas a tener todos los días, así que no te obsesiones y busca tu oportunidad. Sentido común, una buena gestión de tu dinero, además de buena dosis de autocontrol y planificación, es fundamental.