Las estrategias de apuestas básicas que debes enseñar a tus amigos

estrategias de apuestas

“Cuaderno de bitácora: Fecha estelar 18-01-2017… Tras múltiples y vanos esfuerzos por mi parte, empiezo a conseguir que la horda de ‘tarugos’ que tengo a mi cargo se conviertan en personas de provecho respecto a las estrategias de apuestas deportivas”. Así, con mucha ironía y cierto tono de estar hasta el gorro (pero con cariño) debería empezar este segundo Post sobre mis apuestas con amigos. Sí, esa maravillosa empresa que comencé hace pocos meses con ellos, y que me está trayendo más de un quebradero de cabeza.

bono 200

Ya sabéis que a partir de la Eurocopa empezamos a compartir nuestras impresiones, vivencias y pronósticos para intentar apostar con éxito, y que dada su enorme inexperiencia estoy ejerciendo de líder de la manada. Ahora mismo me siento un poco como el Capitán Kirk, de la saga de Star Trek… esa serie de películas que siempre han intentado rivalizar con Star Wars (y aunque están bien, permitidme las confianzas, no le llegan ni a la suela de los zapatos) en las que este intrépido jefe de la nave Enterprise se metía en problemas y jaleos de todo tipo a lo largo del espacio exterior, a cada cual más rocambolesco. Siempre con la ayuda de Spock, algo que yo no tengo ahora… y afrontar empresas desconocidas en las que todos te miran para ver qué decisiones tomas es de lo más complicado que he hecho nunca.

En nuestro primer capítulo, hablábamos sobre tipos de apuestas y mercados, y los errores básicos que un apostador novato (o que provenga de las quinielas) comete a la hora de empezar a apostar. En este nuevo episodio os voy a contar todo lo que he ido detectando en mis amigos a la hora de confeccionar sus estrategias de apuestas. No van mal… pero les falta mucho para convertirse en capitanes de una nave estelar… ¡vamos allá!

Llevar los deberes (o el cuaderno de bitácora) bien aprendidos

Empezaba este Post parafraseando aquellas Intros tan conocidas televisivamente con Star Trek, y me viene muy al pelo para contaros uno de los errores que mis colegas más están cometiendo ahora que acabamos la primera vuelta de la Liga: Tener una idea preconcebida sobre un equipo determinado y pensar que ese equipo es invariable a lo largo de una temporada. Que no puede haber algo que cambie su filosofía en un partido concreto. Evitar analizar cada choque individualmente y aludir a “cómo es cada equipo en general”. ¡Error! Eso nos lleva a generalizar sobre apuestas, y si todo fuese tan fácil como para acertar pensando en conceptos muy generales, todos seríamos ricos.

¿Quién no ha escuchado a un amigo decir alguna vez ‘Habrá muchos goles porque el Madrid es muy bueno arriba’ o ‘sin Messi el Barça puede perder’. Verdades como puños, pero no tan certeras como para apostar sin analizar sus partidos

Pongamos un ejemplo: Ida de los octavos de final de la Copa del Rey en el Bernabéu entre el Real Madrid y el Sevilla. El equipo de Zidane, recién aterrizado después del Mundial de Clubes y de las vacaciones de Navidad, y el equipo de Sampaoli, amenazante por nivel y por juego. Muchos lesionados en las filas locales, y en seguida que saltaron mis amigos: “Hoy el Madrid pierde, el Sevilla le va a quitar el balón”. Pues ale, un 3-0 muy suculento que me dio más de una alegría… y a ellos no tantas.

La moraleja: no nos quedemos solo en los análisis simples y superficiales. Zidane supo leer el partido que le planteaba Sampaoli, con mucho ’centrocampismo’, y plagó su equipo de jugadores de toque que además tenían hambre por jugar, ya que no lo hacían a menudo. James al ruedo… y partidazo del colombiano. Un choque mucho más desnivelado de lo que vaticinaban las cuotas: la victoria merengue por más de dos goles de diferencia nos dio 3.10€ por Euro apostado.

Las estrategias de apuestas, en base a una trayectoria

Me vais a decir que lo que cuento ahora es una contradicción respecto a lo que os acabo de explicar, pero todo lo contrario… es justo el mejor ejemplo de que cualquier consejo sobre apuestas deportivas tenéis que tomarlo dentro de un contexto. Os he dicho que hay que analizar los condicionantes particulares de cada partido: Lesiones, sanciones, alineaciones y momento puntual de cada equipo. Pero también hay que hacer eso en base a la ‘tendencia’ que cada uno de esos equipos va manteniendo a lo largo de una campaña. Ni tanto, ni tan calvo, que se suele decir…

Si un equipo nunca remonta partidos, o lo hace muy pocas veces, no apostemos por ello; pero si sí lo hace con frecuencia y hay opciones de que afronte un partido relajado, podemos arriesgar

Ejemplo: Otra vez el Real Madrid, en este caso en los partidos ante el Deportivo de la Coruña a principios de diciembre, y también en el Clásico. Ya sé que el choque ante el Barcelona ya lo analizamos, pero es por darle más empaque al argumento. Pensad en el momento puntual del choque contra los gallegos: un duelo en casa, a priori sencillo, pero justo antes de afrontar un viaje de miles de kilómetros para disputar un título importante; con media mente puesta en ese escenario y otro cuarto de la misma en las Navidades. En una noche fría… condiciones perfectas para que el Deportivo de la sorpresa y se ponga 1-2 a falta de pocos minutos. Pero ahí están Mariano, Ramos, y ‘la flor de Zidane’. Dicho y hecho. El mercado ‘resultado tras 75 minutos’ podía dar mucho dinero tanto por el empate del Deportivo como por su victoria. Y en ese instante era victoria, y se pagó a 12€.

Ir poco a poco con los riesgos

Si ya conocemos cómo está un equipo determinado respecto a un choque concreto, y además, por el tipo de rival al que se enfrenta y las necesidades que pueda tener, podemos ‘dibujar’ un contexto de posible desenlace de partido de una forma más o menos razonable, atender a los mercados que mejor rendimiento dan respecto a ese equipo e ir subiendo nuestro nivel de riesgo es la clave.

No me vale con decir simplemente que “el Atlético suele ganar por la mínima fuera de casa” a secas, porque entonces llega el señor del mazo y me hace tener pérdidas

El mejor ejemplo: El 3-0 del Villarreal a los de Simeone en la jornada 15 de la Liga. Mis amigos se lo tomaron como un adiós prematuro de los colchoneros al campeonato y querían empezar a apostar en su contra cada fin de semana. Pero atendieron a mis consejos. “Esperad, que Simeone les pone ahora en modo ‘hormiguitas’”, les dije. Dicho y hecho: Tiramos del mercado ‘Descanso/final del partido’, colocando empates al final de las primeras partes y triunfos colchoneros al acabar. Dos buenos verdes de 4.00 y 4.33 de cuota ante Las Palmas y Eibar nos han dado la razón.

Variar los mercados de apuesta

Tan lógico como susceptible de ser una de las estrategias de apuestas que más pronto se abandonan en cuanto nos confiamos. Si, tal y como contábamos antes, el mercado ‘Atlético empata al descanso y luego gana el partido al final’ nos proporciona éxitos en dos o tres choques… ¿quiere decir eso que vaya a hacer siempre lo mismo en TODOS los partidos de Liga? Para nada.

Un mismo equipo sufre transformaciones camaleónicas en función del momento de la temporada en el que nos encontremos. Hay que analizar el contexto para estar atentos a las posibles oportunidades

Si el Real Madrid de Zidane llevaba hasta hace nada 40 partidos sin perder, era difícil apostar en su contra queriendo tener éxito. Pero dentro de esa premisa, ver que los blancos suelen encajar goles en casi todos sus partidos, es una vía de aciertos. ¿Quiere decir eso que siempre le vayan a marcar gol a los blancos? Hay partidos y momentos en los que es complicado, pese a todo. Y si no, entono el ‘mea culpa’ en el Real Madrid – Granada de la jornada 17 en el Bernabéu. Un 5-0 que se pagaba a 10.00, mientras que yo abogaba por una victoria merengue con tantos por parte de ambos equipos. De todo se aprende… y mis amigos ahí están. Incluso de mis errores.