Final de la Europa League: La semana grande de Sevilla arranca en Basilea

Han sido tantos partidos, tantas tardes de fútbol y de emociones inesperadas, marcadores sorprendentes, giros de infarto y remontadas épicas, que ya no se me ocurren más adjetivos y anécdotas para comparar y dar una idea exacta de lo que se siente al sentarse delante del sillón y vibrar con una jornada de la Europa League. Quizá ya no haga falta comparar más sino expresar lo que se siente. Y lo que sentimos, lo que siento, es que este miércoles viviremos una especie de ‘Deja vu’ maravilloso con el Sevilla. Un Sevilla que por un día vuelve a ser nuestro equipo, el de todos, como representante español en una competición que es suya, y que quiere volver a hacer suya.

Porque, un año más, el Sevilla ha demostrado que la Europa League es un traje que le viene a medida. De un principio de temporada dubitativo y temeroso en la Champions aterrizó en su competición, en esa de la que pretende escapar hacia arriba año tras año pero a la que acaba volviendo porque le da esa savia purificadora que dota de vitalidad a los futbolistas nervionenses. Y es que la Europa League se ha convertido en la otra Feria de Sevilla, en ese gran evento donde los andaluces sacan todo su arte a relucir.

Un arte que nos llena cada campaña de gestas inolvidables, pues nunca es demasiado complicado para este Sevilla en esta competición. Sea quien sea el rival que tengan delante, han sido capaces de forjar una leyenda que aplasta hasta a los más ambiciosos. Hablar de Europa League es hablar del Sevilla, en definitiva, ese equipo que representa como nadie la locura, la pasión y la incertidumbre que maneja este torneo. Porque en la locura, en el caos de los marcadores que bailan y los partidos que ofrecen segundas y terceras oportunidades, los de Unai Emery se mueven como nadie.

Así que seamos andaluces por un día. Seamos sevillistas. El Liverpool es un gigante, un coloso con Copas de Europa en sus vitrinas, pero un gigante con pies de cristal al mismo tiempo. La quinta final europea del equipo sevillano en diez años no podía tener un rival mejor. Un encuentro que promete emoción, alternativas, pasión a raudales y un resultado paradójicamente impredecible… pero que creemos saber de sobra. Porque cada año la historia se repite.

Las virtudes del Sevilla

Hablar del equipo español que ha dominado por excelencia la Europa League en los últimos años es hablar de un conjunto capaz de sobreponerse a cualquier adversidad, y que utiliza su propia pasión e ilusión en las finales como mejor arma ante el rival que tenga en frente. Este Sevilla es un conjunto que puede avasallar a cualquier enemigo en ráfagas abrumadoras, con un ataque muy potente y una capacidad para imponer su juego muy grande. Además, tiene mucho ‘feeling’ con las finales. La prueba de ello es que ganó las cuatro que disputó en la Europa League desde 2006, y aunque no ha tenido tanta suerte en las finales de Supercopa de Europa (sólo ganó una de cuatro finales) demostró en su máxima expresión su capacidad de sacrificio y superación en la última de ellas, ante el Barça el pasado verano: de perder 4-1 a forzar una derrota por 5-4.

El Sevilla puede ser el primer equipo que gana 3 competiciones UEFA consecutivas desde el Bayern de Múnich en 1976 (logró 3 Copas de Europa)

Así pues, apostar por el Sevilla en una final es sinónimo de tener muchas opciones de victoria. Pese a ello, en las finales de Europa League que disputó, o hubo triunfo aplastante, o agonía hasta el final. Solo la de 2006 fue tranquila (4-0 al Middlesbrough), resolviéndose otras dos por penaltis y la del pasado curso con un ajustado 3-2. Además, este equipo parece necesitar adversidades para motivarse. En sus últimos 4 partidos de la Europa League, el Sevilla ha encajado 6 goles, y en 6 de sus 8 partidos en esta competición hubo 3 o más goles.

Así pues, destacamos tres mercados favorables al Sevilla: Su victoria en la final, sea como sea, ya ofrece una cuota que dobla nuestra apuesta, 2.05€ por Euro apostado. Pero, además, si ganan los españoles y marcan ambos equipos, la cuota es de 6.00. y si el equipo de Unai Emery gana remontando, atención, podemos ganar 15.00€ por Euro apostado.

Este Sevilla ha demostrado moverse como nadie en la Europa League un año más.

Este Sevilla ha demostrado moverse como nadie en la Europa League un año más.

Los peligros del Liverpool

Este Liverpool es un grupo de futbolistas jóvenes e inexpertos, pero que se han aglutinado en torno a un nombre propio que lo dice todo: Jürgen Klopp. El fantástico estratega alemán, artífice del Borussia Dortmund triunfador de hace algunas temporadas, ha desembarcado en Anfield para tomar el rumbo de la nave Red, que lleva muchísimas temporadas a la deriva. Este Liverpool es un club gigante en Europa por palmarés y por historia que busca volver a ser el que fue, pero al que quizá la final de la Europa League le llega demasiado pronto. Klopp apenas lleva unos meses en Meryside.

Ningún miembro de la plantilla actual del Liverpool ha ganado nunca una competición UEFA

Sin embargo, no hay que subestimar al que va a ser, seguramente, el rival más complicado que haya tenido nunca el Sevilla en una final de la Europa League. En solo unos meses, Klopp ha guiado a sus chicos a dos finales (perdieron la de la Copa de la Liga hace algunas semanas). La clave de este equipo está en un ataque de hombres muy rápidos y con muchísima movilidad, destacando Firmino, Coutinho, Sturridge y Origi. Además, sabe presionar bien en campo contrario y aprovecha la velocidad por banda. Como punto en contra, la fragilidad defensiva, azuzada por la baja de Shako en esta final, es su principal hándicap.

Será un partido de contrastes y muy táctico. Los números hacen ver lo que es este Liverpool: ha ganado menos partidos (6) que empatado o perdido (8) en esta edición de la Europa League, solo se fue ganando al descanso en 1 de 7 salidas y solo ganó 1 partido fuera de casa. Además, sólo en 2 de 14 partidos en esta Europa League, ganó por más de 1 gol de diferencia. Por tanto, jugará al empate o al marcador corto, aprovechando alguna ocasión aislada.

Por todo esto, y porque el Sevilla nunca se fue perdiendo al descanso en sus cuatro finales de la Europa League, el empate al final de los primeros 45 minutos se paga a 2.00 y es otra buena apuesta. Pero si queremos apostar por los Reds, que marquen más de 1 gol, algo que se antoja necesario en un duelo tan tenso y táctico, cotiza a 2.37. Y que ganen el encuentro se paga a 2.30. Como última apuesta neutral, un mercado muy apetecible es que nos ofrece 1.72€ por Euro apostado porque marquen ambos conjuntos. Que ruede el balón.