Una lucha de estilos se cierne sobre la final de la Liga ACB

Final de la Liga ACB

Los equipos de baloncesto son como grupos de identidades muy identificables, van todos a una. Ni siquiera en otros deportes colectivos sucede esto de forma tan clara. Y ahora toca disfrutar de una nueva final de la Liga ACB, que otra vez nos depara un apasionante clásico del baloncesto español. Real Madrid y Barça llegan al último escenario que decidirá el campeón de este año, al igual que en las últimas temporadas en una lucha igualada y que nos promete emociones fuertes. Los blancos y los azulgrana son ejércitos totalmente distintos y que se conocen a la perfección, como guerreros de estilos contrapuestos que luchan por demostrar que su estilo de combate es el que mejor prevalece. Los culés son orden y táctica. El rival merengue, potencia y confianza en sí mismo a través de la velocidad vertiginosa y la pasión por sus propias virtudes. Fieles a sus antepasados y a sus sobrenombres, los ‘vikingos’ y los ‘almogavers’, como podríamos llamarlos, los dos equipos responden a su tradición heráldica: Unos rudos, fuertes e implacables con sus cascos de punta; otros, menos arriesgados pero expertos en guerras de guerrillas, invisibles, tácticos y escurridizos.

Y os lo digo yo, que hasta hace muy poco tiempo no era un gran aficionado al baloncesto. Me costaba entender los entresijos de este deporte hasta tal punto que, si os soy totalmente sincero, me costó mi tiempo entender las normas. Veía una obstrucción donde los entendidos del basket veían faltas en ataque y no era capaz de comprender cómo todas las jugadas no acababan en tiros de tres puntos. Pero entonces, un buen día, un gran amigo me invitó a ver un partido. Contemplé ‘in situ’ la parafernalia de la salida de ambos equipos a la pista, los movimientos tácticos de los entrenadores y los vaivenes del marcador, en una disciplina donde treinta segundos pueden ser eternos. Vi volar a los Dioses de la canasta con sus ‘alley oop’ y disfruté como un niño pequeño con ese ambiente infernal de las canchas que sólo se entiende cuando evitar la derrota de tu equipo implica reventar los tímpanos del jugador que lanza un tiro libre a falta de pocos segundos para el final. Desde entonces me enganché.

Así que aquí estoy, tan loco por las apuestas de baloncesto como por cualquier otras. Es mi misión daros los mejores consejos como es misión de los azulgrana frenar el que puede ser un póker histórico de los blancos tras haber conquistado Supercopa, Copa del Rey y Euroliga, pero los de Xavi Pascual estarán eufóricos tras el triple salvador de Navarro en los últimos instantes de su serie ante Unicaja. El equipo de Pablo Laso parece favorito pero llega exhausto tras una larga temporada y eso equilibra las cosas. También los estilos de ambos. Veamos qué depara esta batalla: Vikingos vs Almogavers.

Una final larga. El Real Madrid parte con el factor cancha a su favor, pero es más que probable que eso no acorte la duración de la final. Gana el mejor de cinco partidos, y ambos conjuntos disputan su cuarta final ACB consecutiva. En las tres anteriores, siempre se llegó al quinto encuentro. De modo que, aunque el Real Madrid juegue los dos primeros duelos en casa, si apostamos por una final larga hay bastantes opciones de jugárnosla porque los de Pascual ganen uno de los dos duelos a domicilio.

El Barcelona acumula una racha de nueve finales ACB de forma consecutiva. Experiencia no les va a faltar.

De todos modos, los tres encuentros que los azulgrana jugaron en el Palacio de los Deportes esta temporada se resolvieron con victorias contundentes por parte de los de Pablo Laso, de modo que apostar por los blancos como locales es un valor muy seguro, al menos en el estreno de esta final.

La final de la Liga ACB promete ser igualada a pesar de los favoritismos vikingos.

La final de la Liga ACB promete ser igualada a pesar de los favoritismos vikingos.

Las virtudes de ambos equipos. El duelo será también un interesante cruce de mentes: Pablo Laso contra Xavi Pascual. Las tácticas del entrenador culé ante situaciones adversas para su equipo y su capacidad para inventar recursos son de sobra conocidas. El Real Madrid es poder ofensivo y, sobre todo, velocidad. Todo lo que sea correr beneficiará a los blancos, así como el Barcelona vivirá de marcadores cortos y orden defensivo. Esto se refrenda con números.

Las dos victorias del Barça sobre el Madrid esta temporada fueron por menos de 10 puntos de margen; Tres de las cuatro del Madrid sobre el Barça, por más de 10.

El Madrid ha dominado sobre el Barcelona en su serie de 6 enfrentamientos en distintas competiciones esta temporada, pero en una final todo se iguala. Eso sí, si el poder ofensivo merengue se impone y caminamos hacia marcadores altos, casi siempre resultará beneficioso para los madrileños, algo que ha sucedido en tres de las cuatro victorias del Madrid sobre el Barça, que dejaron más de 165 puntos totales. Sólo dos encuentros entre ambos bajaron de los 150 puntos, medidas que pueden darnos una idea de cómo apostar en los mercados de puntuación total durante esta final.

Llull y Satoransky, las dos figuras. Ambos han sido los protagonistas de sus respectivos equipos en estos playoffs, sus auténticos líderes. El jugador mallorquín del Madrid ha sido, además, el mejor en esta última fase de la ACB liderando los rankings de valoración ACB, anotación (101, 16,8 de media), asistencias (33), tiros de tres y minutos jugados. El checo le ha seguido en los primeros puestos de valoración, anotación, asistencias, recuperaciones, mates, triples y tiros libres, lo que le convierte en un jugador completo. Si están bien, potenciarán las virtudes de sus equipos y, por tanto, podemos pensar en apostar a favor de uno u otro.

¿Cuánto importa el factor cancha? Lo decíamos al principio. La final tiene todos los ingredientes y precedentes necesarios para ser larga, pero para dilucidar el ganador final podemos acudir a la estadística. Los números nos dicen que el equipo que empieza jugando en casa suele tener el título en la mano si no hace tonterías. De 28 finales de la ACB disputadas hasta la fecha sólo en nueve de ellas logró ganar el equipo que tenía el factor cancha en contra, lo que supone un 67,86% de triunfos del conjunto que inicia como local frente a un 32,14% del que comienza como visitante. Apostar por el Madrid parece seguro en este caso, pero arriesgar puede darnos más premio y hay que recordar que en la final del año pasado los blancos tuvieron el factor cancha a su favor y acabaron perdiendo.

Resumiendo: Lo que debes tener en cuenta en tus apuestas para la final de la Liga ACB:

  • La final puede ser larga, como las últimas tres entre ambos equipos. Ve de menos a más en tu ambición apostando.
  • A marcadores altos, más probabilidad de victoria del Real Madrid. Si son cortos, más opciones para el Barça
  • Los clásicos de esta temporada lejos de Madrid dejaron marcadores de poco margen entre ambos equipos
  • Llull y Satoransky están en forma. Si están bien, sus equipos tienen más opciones de ganar.
  • El Madrid no perdió en casa con el Barcelona esta temporada (3 partidos en total). Además, tiene el factor cancha a favor.