El viaje por las mejores apuestas deportivas de la primera mitad del año

apuestas deportivas

Si todavía no sois de los afortunados que ya se encuentran disfrutando del Jacuzzi y el mojito en un hotel de playa, o descubriendo nuevos países en sus días de descanso por vacaciones, quizás andéis por la oficina tratando de arrimaros al rincón más fresco que exista (si es que lo hay), o sobreviviendo como se puede a estos primeros días del verano en los que siempre hay diáspora de compañeros y uno se suele quedar al pie del cañón más sólo que la una, esperando que después le toque a él largarse. Y si ese es vuestro caso, seguro que le estáis dando al coco. Sin grandes eventos deportivos (sobre todo de fútbol) en el horizonte, habéis acabado el grueso de vuestras apuestas deportivas del año en su primera mitad, y estáis razonando si vuestras ganancias podrían haber sido mayores, o si esas pérdidas que habéis sufrido se podrían haber evitado.

Bueno, pues tranquilos. Porque a mí todavía me quedan unas cuantas semanas para disfrutar de las ‘mieles’ de una fantástica, masificada e insoportable playa de esas que salen en los telediarios cada mes de agosto, y en las que no cabe ni un alfiler en medio de un mar de sombrillas (así lo quiere mi señora, si fuera por mí me iría a un pueblo perdido a ver si nadie me encuentra). Y como me quedo aquí por ahora, siempre traigo por estas fechas un pequeño resumen de lo que han sido las apuestas deportivas más altas (y exitosas) de la primera mitad del año. Es hora de repasar si fuimos lo suficientemente avispados como para escoger los mercados con las cuotas más altas. Y he de decir que, en este apartado, yo tengo buena parte de culpa de que eso sucediera… o no.

Como si de un viaje se tratase, iremos primero por Australia, luego volveremos a Europa, pasaremos por París o Barcelona, pararemos, cómo no, en Madrid y acabaremos muy cerca de la Pérfida Albion… es verdad que estas apuestas deportivas de cuotas altas ya las repasamos hace poco, hablando sobre las peripecias de mis amigos durante todo el año, pero nunca está de más hacer un resumen de todo y tenerlo muy en cuenta para la próxima temporada. Porque cuando nos queramos dar cuenta ya estaremos haciendo cábalas para los primeros títulos del verano.

En el Open de Australia siempre hay sorpresas

Comenzamos 2017 hablando sobre uno de los eventos deportivos más importantes del año: el Abierto de Australia de tenis en Melbourne. El primer Grand Slam de la temporada, y un torneo donde se mueven gran cantidad de apuestas deportivas. El ‘problema’ de este campeonato (o la virtud) es que, al ser el primero y llegar tan pronto en el calendario tenístico, los grandes favoritos no siempre llegan en forma todavía, y suele ser el ‘grande’ que más sorpresas acarrea. Siempre lo decimos, y siempre dejamos abiertos nuestros pronósticos a algún que otro tapado. Pero el de este año se nos escapó por completo.

Roger Federer no había ganado un Grand Slam en cinco años, y llegaba al Open de Australia tras seis meses de lesión

Con estos condicionantes, ¿quién iba a pensar en un resurgir semejante por parte del suizo? Nosotros pusimos el foco sobre Rafael Nadal, que ni mucho menos partía tampoco entre los favoritos, algo que prácticamente quedaba reservado para Andy Murray y Novak Djokovic. Y nos ‘comimos doblada’ nuestra primera predicción del año. Entono el mea culpa por no haber sabido ver al helvético, cuyo principio de temporada fue espectacular. Su triunfo en el Open de Australia se pagó a 21.00€ por Euro apostado, algo que nos hubiera ido genial para superar la cuesta de enero.

Saber definir la ‘inercia’ en las apuestas deportivas

Lo he dicho varias veces a lo largo de esta temporada, y me reitero: cuando sabes de fútbol y eres un tipo que se ve todos los partidos de tu equipo y (casi) todos los de sus principales rivales, tienes que aprender a conocer qué inercia tiene cada conjunto a lo largo de una temporada: si es de ganar por aplastamiento, si sufre fuera de casa independientemente del rival, si es de remontadas… en este caso, durante toda esta campaña, el Barça nos demostró que en el Camp Nou era muy difícil de batir, y aun así a veces sufría… pero que fuera de casa solía tener muchos problemas.

La contundente derrota culé en París quedó ‘enterrada’ con una remontada histórica, pero eso no quitaba que fuese evidente que no era un buen visitante; en cuanto al Real Madrid, merece la pena hablar de Sergio Ramos…

La Champions League nos ofreció excelentes cuotas altas durante esta temporada. Europa fue una fuente de sorpresas y, por tanto, de apuestas deportivas muy ganadoras. Nadie imaginaba ese 4-0 del PSG a los azulgrana, pese a todo, así que la cuota de 67.00€ por Euro apostado no puede ser achacable a nadie si es que no pudiste ‘verla’. Ahora bien… aunque la remontada era casi imposible, nosotros dejamos constancia del enorme beneficio que suponía correr el riesgo: 51.00€ por Euro apostado por ese 6-1 que quedará en los anales. Y es que siempre hay que guardar algún Euro para este tipo de apuestas deportivas cuando se trata de eliminatorias y remontadas con equipos con potencial. El 3-0 de la Juventus muy poco después en su siguiente salida europea era complicado de acertar, porque lo lógico era pensar que el equipo habría aprendido de su último encuentro fuera del Camp Nou, pero no fue así. 29.00€ por Euro jugado habrían tenido la culpa.

Pero no sólo el Barça fue una fuente de resultados sorprendentes. En la primera eliminatoria de Champions de este 2017, el Real Madrid se enfrentaba al Nápoles en San Paolo, y llegó a verse en serias dificultades para superar el cruce. En ese momento, llegó el que es, sin duda, el nombre propio de esta temporada en cuanto a apuestas deportivas individuales junto a Cristiano Ronaldo en el bando blanco: Sergio Ramos. Muchos goles salvadores del defensa este curso, entre ellos un doblete en Italia con dos cabezazos certeros, que nos dieron 67.00€ por Euro jugado.

Las apuestas deportivas del Clásico, casi siempre suculentas

Nunca se debe subestimar un Real Madrid – Barcelona. Sobre todo, porque normalmente siempre hay mucho en juego en lo individual, en lo anímico y también en lo colectivo en un Clásico. En este año, el Barça llegaba al Santiago Bernabéu jugándose, literalmente, una final por la Liga. Pero es que, además, los resultados del año daban a los culés como víctimas, y todo apuntaba a una victoria contundente (e histórica, decían algunos) del Madrid sobre su rival. Mucha cautela, dijimos nosotros… y no nos equivocamos.

En un Clásico, cuando las cosas parecen muy de cara para uno de los dos equipos, suele pasar justo lo contrario a lo que se piensa

Y así fue. Leo Messi reinó en el partido y vimos un auténtico espectáculo sobre el césped, con goles, alternativas y un marcador de locura. Muy difícil era pronosticar ese 2-3 final, con el golazo del argentino en la última jugada del choque (se pagó a 19.00) y el doblete de Messi cotizaba nada menos que a 6.00, una apuesta muy recomendable teniendo en cuenta que el albiceleste llegaba a Madrid muy señalado y teniendo que demostrar muchas cosas. Lo advertimos… así que esperamos que fueses uno de los agraciados.

Acabando el fútbol del año con la Liga y la Champions blancas

Pese al Clásico, para el tramo final de la temporada ya quedaba bastante claro que apostar por el Real Madrid era jugar por el caballo ganador. El equipo de Zidane ha sido el más regular durante todo el año, y apenas ha fallado cuando no tenía que hacerlo. Y encima, de cara a las apuestas deportivas, ese favoritismo permanente que hace que las cuotas nunca sean demasiado altas a favor de los merengues, se vio compensado con algunas tendencias por parte del campeón de Liga y Champions que pudimos aprovechar.

El Madrid ha sido durante toda la temporada un equipo que marcó muchos goles, pero que también recibía; un equipo que sacaba lo mejor cuando se veía en problemas, y tendente a la bipolaridad: o resolvía por la vía rápida, o se complicaba hasta tener que recurrir a la épica

El primero de estos dos esquemas lo sacó a relucir precisamente en el tramo final de la temporada. Los de Zidane aceleraron en los últimos dos meses, logrando victorias muy rimbombantes desde el punto de vista del electrónico para asegurar la Liga, y culminaron el año con una exhibición histórica en la final de la Liga de Campeones ante la Juve, en un partido que resolvieron de forma mucho más sencilla de lo que se preveía.

Triunfos como el conquistado en Riazor ante el Deportivo (2-6, pagado nada menos que a 101.00€ por Euro apostado) o esa goleada en Granada que al descanso ya mostraba un marcador de 0-4 (pagado a 34.00) nos dejaron suculentos beneficios. Y el 1-4 de la final de Cardiff sólo repartió beneficios entre unos pocos visionarios, pero igualmente merece nuestro reconocimiento: se llegó a pagar a 67.00, aunque antes del partido estuvo a 51.00. Y en cuanto al doblete de Cristiano Ronaldo, al igual que el de Messi en el Clásico, que el luso le hiciese dos goles a Buffon se pagó a 6.00.

Las dos sorpresas (enormes) de última hora

Ya casi andábamos haciendo la maleta para irnos de vacaciones, cuando saltó otra sopresa que podíamos haber visto antes de que sucediera: el Real Madrid de baloncesto partía como máximo favorito para ganar todos los títulos en liza este curso (otra vez). La enorme calidad de la plantilla dirigida por Pablo Laso hacía pensar a los expertos que el conjunto madridista estaba a años luz de cualquier otro en el plano nacional, y que era superior al resto en Europa. Pero he aquí otra máxima que casi siempre se cumple: cuando uno lo ha ganado todo, es muy complicado mantener el hambre y el nivel.

La estrepitosa caída del equipo en la Final Four de Estambul hizo que todo se viniera abajo

Parecía que el Madrid había encajado bien su fracaso europeo en la final de la Liga Endesa, pero entonces nadie (ni siquiera los blancos) vieron venir a ese Valencia Basket que fue como un ciclón sobre la pista… y también en las apuestas deportivas. Su victoria final en la Liga llegó a pagarse a 21.00 en el mes de diciembre, pero al principio de estos playoffs se pagaba a 17.00 y antes de la final, a 4.00. Sin duda, otro caso que nos hará aprender.

Y cuidado… ¿creíais que habíamos terminado? Para nada. La última lección es de hace apenas días, y demuestra otra máxima de un deporte para tus apuestas deportivas, en este caso de tenis: la superficie es una parte fundamental del éxito o el fracaso de un tenista y define sus cualidades y su carrera. En este sentido, un hombre veteranísimo pero muy especializado el hierba como Feliciano López siempre debe ser tenido en cuenta a la hora de apostar cuando llega la temporada de ‘pasto’. Es mayor, sí, pero en hierba siempre rinde, y que las cuotas no confíen excesivamente en él nos da mucha ventaja para sacar beneficios. Sin ir más lejos, su triunfo en el torneo de Queen’s, antesala de Wimbledon, se pagaba a 29.00 antes de empezar. ¿alguno ha sido visionario? Pues ya sabéis para la próxima.