El Mundial de Clubes, la conquista a la que siempre da miedo enfrentarse

mundial de clubes

Jugar un Mundial de Clubes debería ser todo un acontecimiento para cualquier campeón de Europa. Se trata de una competición exótica, preciosa, que te enfrenta a equipos que de otra manera sólo verías en partidos amistosos de giras veraniegas. Pero sobre todo es un torneo que te acredita como equipo referencia de todo un Continente, aclamado por la afición de todo el mundo y con la posibilidad de conquistar un título que muy pocos futbolistas pueden presumir de tener en sus vitrinas cuando terminan sus carreras profesionales.

Sin embargo, parece que a los equipos europeos les da pereza hacer las maletas y marcharse a jugar fuera de su país en mitad de la temporada. Un colega argentino me preguntaba hace pocos días por qué le damos tan poco valor al Mundial de Clubes, cuando en países como el suyo se contempla como uno de los acontecimientos futbolísticos del año. La verdad, no supe qué contestarle en ese momento porque en mi caso yo, como siempre, me quedo a ver todos los partidos y vibro hasta con los japoneses del Hiroshima o los congoleños del Mazembe si hace falta. Pero creo que tengo la respuesta a su pregunta.

Y es que el Mundial de Clubes es como esa chica despampanante que te produce cierta pereza cuando eres joven y estás en una discoteca. Eres un galán, ya has conquistado a todas pero esa es el mayor reto que te puedas echar a la espalda y sabes que si lo consigues todo el mundo te tratará como un Capitán General, pero que si pierdes todos te lo van a recordar el resto de tu vida. Dirán, “con esa no pudiste”. Y sabes que si se la liga otro que parecía tener menos opciones que tú, el cachondeo será mayor. Pero hay que ser valientes, liarnos la manta a la cabeza y sacar nuestros encantos con los cinco sentidos puestos en el partido. Creo que ya me entendéis.

Si apuestas 10€ a que el Barcelona gana al Guangzhou por más de dos goles, puedes ganar 19€

Si apuestas 10€ a que el Barcelona y el Guangzhou llegan empatados al descanso, puedes ganar 32,50€

La semifinal del Barça: Contra la ilusión del Guangzhou

El campeón de China dio la sorpresa mayúscula al eliminar en las rondas previas al América de México remontando un 1-0 en contra. Los chinos basan sus opciones en ser un equipo ordenado y que no deje espacios atrás, algo típico de los equipos asiáticos, sobre todo cuando se enfrentan a conjuntos europeos. Arriba, un técnico tan experimentado como Luiz Felipe Scolari dejará todo a la inspiración de un veterano como Robinho y la rapidez de Elkeson y Ricardo Goulart, además del balón parado.

El Guangzhou ha sido campeón de China ininterrumpidamente desde 2011. Elkeson fue máximo goleador de ese campeonato en 2013 y 2014

Sin embargo, es bastante complicado esperar una sorpresa en forma de eliminación del Barcelona en esta semifinal. Las cuotas son tremendamente favorables a los de Luis Enrique pero quizá si confiamos en un estreno complicado a tantos kilómetros de distancia, en una salida culé algo fuera de sitio y en el rodaje de los chinos en la competición, unido a su tremenda ilusión, optar por el camino de una victoria no excesivamente abultada es un riesgo posible. Hay dos caminos a la hora de apostar, por tanto. Si el Barcelona gana por más de un gol al descanso, la cuota es de 2.62; Si vence el partido por más de dos goles, la cuota es de 1.90; Pero si se llega con empate al descanso, podemos ganar 3.25€ por Euro apostado y si los chinos marcan, la cuota es de 2.25.

Todo lo que debes saber de la historia de este Mundial de Clubes.

Todo lo que debes saber de la historia de este Mundial de Clubes.

La semifinal de River: El peligroso equipo local, el Hiroshima

Al igual que sucede con el Barça, pocos serán los que apuesten por el Hiroshima para alcanzar la final del Mundial de Clubes. Pero el campeón japonés demostró tener las cosas claras en su anterior encuentro frente al Mazembe africano, al que superaron por 0-3. Otro equipo basado en el orden y la táctica hasta excesiva típica de los futbolistas asiáticos. Aunque es más posible que veamos un partido cerrado en este choque, dados los problemas de River fuera de casa.

River sólo ganó 2 de sus últimos 7 partidos fuera de casa

En la pasada edición del torneo ya vimos a San Lorenzo sufrir de lo lindo con el Auckland City. No son partidos sencillos y no lo será para los argentinos en territorio hostil. Pese a ello, si vencen al descanso/final del partido, la cuota es de 3.10; Si ganan por un gol de diferencia, podemos ganar 3.40€ por Euro apostado. Y si hay empate al descanso y triunfo final de River, la cuota es de 4.50.

Pensando en la final esperada

La final será seguramente un nuevo duelo CONMEBOL-UEFA si las predicciones no fallan. Habrá que ver cómo la afronta un Barcelona que es líder en presencias en finales de esta competición. Esta será su cuarta final, habiendo sido campeón en 2009 y 2011 y subcampeón en 2006. Pese a que en su último concurso goleó al Santos de Neymar por 4-0, no suele haber resultados excesivamente contundentes en este tipo de finales en cuanto a diferencia entre uno y otro equipo.

9 de las 11 finales del Mundial de Clubes se resolvieron con un marcador a cero, es decir: ganó un equipo sin encajar goles. Sólo en 2 uno de los finalistas ganó por más de dos tantos de diferencia

Pensando en que el Barça lo tiene todo para ser campeón, serán óptimos los mercados de hándicap o los de intervalos (Barcelona gana a la media hora de partido, por ejemplo). Y también los mercados de resultado al descanso/final del choque. Pero si queremos jugar a la sorpresa tendremos que hacerlo pensando en que River logre detener el primer vendaval azulgrana para que la cosa pueda igualarse. Ambos equipos a marcar y victoria del Barcelona con goles por parte de ambos ambos serían los mercados más apetecibles para apostar.