El Open de Australia o cómo parar al vendaval llamado Djokovic

open de australia

Hace tiempo que vengo teniendo muchas discusiones con un colega muy deportista acerca de cuestiones profundas de la vida. Pero que muy profundas. Hoy os voy a hablar de psicología… pero esperad, antes de que dejéis de leer estas líneas y encendáis la tele para olvidaros de mí, recordad que cuando yo digo “cosas profundas” me refiero a las formas de tirar un penalti, si un partido de baloncesto debería tener cuatro o más tiempos o si la Superbowl es mejor que el VI Naciones de rugby. Así que sólo os pediré un momento de vuestra atención.

Resulta que dentro de muy pocos días empieza el Open de Australia de tenis, el primer Grand Slam de la temporada y mi colega, aparte de que está harto de ver cómo casi siempre Djokovic lo gana todo, me comentó que este año no va a ver los partidos. Yo le eché una buena bronca y a partir de ahí la discusión derivó en un tema más filosófico: ¿Qué tiene más emoción, un deporte colectivo o uno indvidual? Evidentemente mi amigo sostiene que los primeros y yo, aunque me apasiono con ambas modalidades, por llevarle la contraria argumenté que los individuales. No hay nada más emocionante que ver cómo un solo deportista gana a todos los demás en algo, sin ayuda de nadie, o cómo puede superarse a sí mismo o levantar situaciones dramáticas en su contra.

Y de ahí viene mi bronca a mi colega. Novak Djokovic está intratable y puede hacer historia en Melbourne, pero no hay imperio que dure eternamente y el serbio, que ahora mismo es un auténtico ‘ciclón’ sobre la pista, tendrá que hacer frente a innumerables murallas que tratarán de frenarle en seco. Cada partido será una batalla por mantener su supremacía y entrar en la historia del tenis. ¿Qué hay más emocionante y épico que eso?

Djokovic, el hombre a batir

Hemos dicho que Djokovic es el máximo favorito y lo cierto es que no encontramos demasiados argumentos para no pensar que no volverá a coronarse en este Open de Australia. Además, acaba de ganar en Doha su primer título del año a Rafa Nadal y sigue así su racha histórica.

El balcánico puede igualar al mítico Roy Emerson a 6 títulos en este torneo, más que nadie en la historia

11 títulos en 2015 mas este último en su estreno en 2016, con un balance positivo ante todos sus rivales en el ranking (el único tenista que ganó a todos y cada uno de sus rivales en el ‘Top 10’ a lo largo de un año) es suficiente como para pensar en que si no queremos arriesgar, la cuota de 1.66 por su triunfo en Melbourne es más que suficiente.

El ‘Muro’: Tres pilares a derribar por Novak

La emoción en el Open de Australia consistirá en ver si alguno de los eternos ‘segundones’ del serbio en los últimos tiempos es capaz de controlar sus eólicos ‘drives’. Sin mucha novedad: Andy Murray, Roger Federer y Stan Wawrinka son los tres primeros favoritos tras Djokovic, con una estadística demoledora para el primero de ellos.

Murray ha alcanzado 4 finales del Open de Australia y ha perdido todas ellas (2010, 2011, 2013 y 2015), las 3 últimas ante Djokovic

Nuestra reflexión es fácil: Si Djokovic juega a su nivel, será casi imposible que pierda el título, de modo qué prácticamente las demás opciones dependen también de él mismo; pero es verdad que hay un dato para la esperanza de quienes deseen apostar por otros: Novak perdió 6 partidos en 2015, 5 de ellos ante Murray (1), Federer (3) o Wawrinka (1). Si hay alguno que puede ganarle, son ellos tres. Sus cuotas por llevarse el Open de Australia son de 7.00, 10.00 y 13.00, respectivamente.

Además, el Open de Australia es una magnífica oportunidad para hacer buenas combinadas de partidos con los que podemos multiplicar nuestras ganancias sin arriesgar en exceso. Y más con la nueva promoción ‘Supercombis’ de Sportium: en todas las apuestas combinadas que aciertes en el torneo, puedes ganar entre un 5% y un 50% más. ¿Qué más necesitas para tener todo atado y disfrutar del mejor tenis en estos días?

El Open de Australia, abonado a las sorpresas

Al ser el primer Grand Slam de la temporada y estar los tenistas aún no muy rodados, viene siendo habitual ver cómo jugadores aparentemente de tercera o cuarta fila alcanzan las últimas rondas. Hombres como Arnaud Clement (2001), Rainer Schütler (2003), Marcos Baghdatis (2006), Fernando González (2007) y Jo-Wilfried Tsonga (2008) fueron finalistas por sorpresa, y en las 3 últimas ediciones también hubo sorpresas.

Jeremy Chardy, Grigor Dimitrov y Nick Kyrgios alcanzaron los cuartos de final en las 3 últimas ediciones no formando parte del ‘Top 10’

En este sentido, el canadiense Milos Raonic y el japonés Nishikori se erigen como apuestas alternativas, si bien no para apostar por ellos como campeones, sí para jugar a su favor en las rondas previas a la final. Ambos ya sí están entre los primeros del ranking ATP, y Raonic viene de batir a Federer en Brisbane hace unos días. La cuota para ellos es de 34.00.

Las claves para orientar nuestras apuestas en este Open de Australia.

Las claves para orientar nuestras apuestas en este Open de Australia.

¿Y qué esperar de los españoles?

Dejamos nuestra reflexión sobre las posibilidades del tenis nacional para el final. Siendo honestos, lo cierto es que ya sin Rafa Nadal no hay demasiadas opciones de ver a un tenista español levantar la Copa en Melbourne. El Open de Australia nunca fue un torneo demasiado propicio para triunfos nacionales antes de la llegada del mallorquín. Pero como ya hemos comentado, Melbourne es un lugar dado a las sorpresas y a los nuestros les toca remar y dar la cara sin nuestra máxima referencia.

Aparte de Nadal, David Ferrer es el tenista español que más cerca ha estado de alcanzar la gloria en Australia en los últimos tiempos. Fue semifinalista en 2011 y 2013

Ferrer es nada menos que el decimocuarto favorito para alzarse como campeón en Australia según las apuestas, con una cuota de 126.00. Apostar por él es un poco una locura pero nunca está de más si vemos que el torneo se le va poniendo de cara, y precisamente la caída de Nadal con Verdasco en la primera ronda de la competición es el mejor ejemplo de que puede haber sorpresas de todo tipo. Precisamente, Verdasco, junto a Roberto Bautista, es el siguiente favorito en el escalafón de los españoles. Estos dos últimos cotizan a 201.00 por ganar.