No parecía el mismo deporte

Seguro que a ninguno de los 41 millones de argentinos le importa nada cómo jugó su Selección en las semifinales del Mundial de Brasil. Sus héroes se llaman ‘Chiquito’ Romero, que emuló a Sergio Goycoechea en la semifinal de Italia 90, y Javier Mascherano. El impresionante liderazgo del jugador del Barça se plasmó en su corte de balón a Robben cuando Holanda ya festejaba el gol en el 90 y también sus palabras a Romero, justo antes de la tanda de penaltis: “hoy te convertís en héroe”. Fue el mejor sobre la cancha. Eso habla tan bien de él, como mal del partido. No es exagerado decir que presenciamos el peor partido en lo que va de Mundial. Dos selecciones históricas, atenazadas por el miedo a perder, con el rigor táctico como único argumento. Messi y Robben fueron dos espectadores de un bodrio sublime.

Seguramente, la insultante comparativa con el 1-7 de Alemania a Brasil agranda la sensación de partido lamentable de la segunda semifinal. Pensar que es el mismo torneo, incluso el mismo deporte, suena a broma. Ésa es la grandeza del fútbol. La selección de Joachim Löw se ha convertido, por méritos propios, en la gran favorita, en la heredera del fútbol de toque y ataque como el camino más corto para alcanzar el éxito. Muchos de los atributos que la recordamos a la España de Sudáfrica los tiene ahora el equipo germano, que ha sumido a Brasil, como selección y como país incluso, en una crisis de identidad galopante.

Lo bonito es que ahora se verán las caras en la final la máquina alemana y el rigor argentino. Mucho dependerá de la versión que aparezca de Messi para dimensionar las posibilidades de la albiceleste en la final. De momento,  el fútbol germano le saca muchos cuerpos al de la albiceleste, pero Argentina compite siempre, tiene al mejor –aunque a veces no lo demuestre- en sus filas y saben que pueden protagonizar el auténtico Maracanazo. Ganar el Mundial en Brasil sería para los argentinos la cuadratura del círculo y para Brasil, peor que el 1-7.

Autor: Elías Israel @elias_israel