Argentina se lleva el peor partido del Mundial

Te damos los mejores consejos para hacer tu apuesta combinada

¡Vaya semifinal! Pésima. Insufrible. El peor partido del Mundial. Incluso peor que aquel Irán-Nigeria de la fase de grupos. Holanda y Argentina han jugado a no perder y han ofrecido un espectáculo que va a pasar a la historia como uno de los partidos más aburridos de la historia de los mundiales. Repasamos los mercados más rentables en Sportium.es.

El miedo domina el peor partido del Mundial

Desde el inicio los 2 equipos dejaron claras sus intenciones. Yo no te ataco y tú no me atacas. Alto el fuego, armisticio. Cese de hostilidades. Más miedo que vergüenza… como lo queramos llamar. Da igual. Lo único cierto es que a los 15 minutos todos teníamos más o menos claro que podíamos estar ante el peor partido del Mundial. Sabella y Van Gaal decidieron que lo primero era mantener el 0-0, y si ninguno quiere pelea… pues no hay pelea, claro. ¿El resultado? Pues la nada. Ni una sola ocasión de gol clara en toda la primera parte. Una falta de Messi que paró Cillessen. Nada más. Así, lo más normal era el 0-0 al descanso… y así fue para mayor gloria de los que apostaron por este Marcador Exacto en la Primera Parte, que se pagó a 2.15.

La segunda parte… aún peor

Se podía pensar que las cosas cambiaran en la segunda parte. Qué ilusos éramos. El peor partido del Mundial bajó aún más su nivel tras el descanso. No era miedo… era jindama. Nadie atacaba. ¿Y Messi? ¿Y Robben? Desaparecidos en combate… O mejor, en el ‘no combate’. Sólo Mascherano aparecía para cortar los tímidos ataques holandeses… Ataques, por decir algo. Pasaron los minutos sin que el fútbol apareciera, y se llegó al minuto 90 con 0-0… El Empate se pagó a 3.20, mientras que el 0-0 tenía una cuota de 7.00.

Los penaltis deciden el vencedor

La prórroga fue calcada al partido. 120 minutos de nada que culminaron con una tanda de penaltis en la que Holanda falló 2 lanzamientos y que dejó a Argentina en la final después de disputar, quizá, la peor semifinal de la historia, y seguro, el peor partido del Mundial 2014. En cualquier caso, la victoria de La Albiceleste en los penaltis se pagó a 10.00.