Cuatro aspirantes, un Trono: La Champions League

Champions

Han pasado apenas doce meses desde la última conquista del Trono de Hierro de la Champions League. Cuando el deshielo todavía nos recuerda al frío invierno que acaba de dejarnos, las huestes de las casas cuya heráldica ha resistido a la larga noche de los meses helados comienzan a estrechar de nuevo el cerco sobre el ansiado trofeo de brillante metal. Ha vuelto a ser un largo invierno, como se predijo, lleno de sombras errantes y peligros que hicieron caer a muchos grandes señores con todas sus tierras y sus castillos, pero los más poderosos han conseguido prevalecer. Los caminantes blancos culminaron su festín y los cuervos dieron paso al sol que precede a las grandes batallas. Es ahora cuando toca volver a decidir qué gran casa domina Europa hasta el siguiente cambio de estación, la próxima temporada.

Muchas contiendas han cobrado ya su precio en bajas, oro y destrucción. Cuatro grandes familias quedan para decidir el destino del mundo y de la Champions. Una de ellas no pudo estar la temporada pasada, pues un error de cálculo les hizo enfrentarse demasiado pronto con sus más acérrimos rivales. Como los Lannister en Juego de Tronos, el Atlético de Madrid busca recuperar lo que nunca fue suyo pero le pertenece casi por imperativo de los Dioses. Fueron ellos quienes le arrebataron el sueño de la Champions hace tres estaciones. Un sueño cuyos antepasados buscaron, pelearon y a punto estuvieron de lograr, pero que la providencia y las traiciones negaron una vez tras otra. Golpeados en su orgullo, en sus arcas y despojados de algunos grandes caballeros, conservan otros que guardan para sí mismos el rencor y el honor acumulados, listos para enfrentarse de nuevo y recuperar todo lo que el destino les ha quitado. Su estandarte denota gloria y una gran historia, que ahora vuelve a resurgir en manos de un capitán implacable como Simeone.

Y como siempre, frente a ellos, una casa legendaria, siempre mencionada como aquella que forjó el propio trofeo de hierro de la Champions League. El Real Madrid, como los Targayren, que recuperó su trono hace dos estaciones pero lo perdió en la anterior, víctima de las miserias de su propia gloria y del mayor ímpetu de unas huestes italianas que irrumpieron por sorpresa en la contienda. Los blancos conservan su fuego, tan irregular y errante como devastador, una especie de moneda al aire pero de la que siempre sale una cara cuando el destino les acompaña. El Atlético es y será siempre uno de sus mayores rivales, pero antes toca doblegar a otros aspirantes al trono. Aunque de reojo, en la mirada del líder de la casa madridista, Zinedine Zidane, está la bandera en rojo y blanco de su adversario.

Y ante estas dos casas, sus rivales por el trono de la Champions. Otros dos ilustres apellidos que forman parte de la historia del trono europeo. Sobre todo los fríos alemanes del norte, el Bayern, que como los Stark conservan su famosísimo honor y su popularidad por aquellas tierras ásperas pero poderosas. No olvidan las constantes afrentas que han sufrido durante las últimas estaciones y ahora bajan para desembarcar en Milán, con más ambición por reclamar su liderazgo casi que por el Trono del trofeo de la Champions en sí mismo. Una casa fuerte, llena de historia y belleza pero algo frágil cuando se le ataca de frente y a través de engaños. Y por el este, ataca el Manchester City, otrora una casa secundaria como los Tyrrell pero que ahora es poderosa y fuerte, económicamente inigualable aunque, como bien saben los de Altojardín, el dinero sólo no da el poder absoluto, lo dan las buenas alianzas y la sangre de los soldados. Tras muchas tentativas, por fin se hacen ver entre los más firmes aspirantes a la gloria.

El campo de batalla está servido en este Juego de Tronos que, un año más, comienza con la víspera del calor del verano, que arropará sólo al vencedor y sumirá a los aspirantes a la más dramática de las crisis. ¿Quién logrará desembarcar en Milán?

El viejo fuego madridista contra el frescor y el dinero del City

El Manchester City es tan novedoso como impertinente en estas lides. Es nuevo en una ronda de batallas tan avanzada, pero no por ello deja de ser peligroso. Confiado en su poderío económico, ha conseguido poner en Jaque a todo el Continente europeo. Pero el Real Madrid confía en su potencial legendario y en sus acometidas centelleantes para doblegar a los ingleses. La primera contienda se disputará en Manchester, en el verde pasto del Etihad, donde los locales esperan tender su trampa a pesar de saber que su rival ya se las sabe todas como máximo ganador de este torneo.

Doble virtud y defecto del City: Ha marcado y también encajado goles en 8 de sus últimos 10 partidos de Champions en casa

El Madrid, consciente de que los ingleses aún tienen que viajar a su nido de dragones del Bernabéu, sabe que ‘picando’ un poco en la ida tendrá medio camino recorrido hasta el trono de la Champions. Para eso se han preparado durante todo el invierno en sus fríos campos de entrenamiento: han marcado en 7 de sus últimas 10 salidas europeas, han dejado su portería a cero en 7 de esas 10, y sólo han perdido en 2 de las últimas 12. Tienen en sus filas al caballero más implacable que haya visto la historia del torneo, alguien a quien las Justas no asustan: un Cristiano Ronaldo a sólo un gol de batirse a sí mismo como máximo realizador en una misma edición (lleva 16, su récord es 17). Es verdad que tanto él como Benzema llegan tocados, pero nadie puede fiarse de una bestia herida como la madridista.

Si apuestas 10€ a que Cristiano Ronaldo marca en cualquier momento del City – Real Madrid, puedes ganar 20€

Si apuestas 10€ a que el Atlético de Madrid gana al Bayern de Múnich sin encajar goles, puedes ganar 45€

En virtud al potencial de ambos contendientes, destacaremos cuatro tipos de apuestas: Más de dos goles en el partido, a cuota 1.66, algo conservadora y baja pero muy factible entre dos ejércitos que sólo entienden la batalla hacia delante, atacando y desguarneciendo algo su defensa; Cristiano Ronaldo a marcar en cualquier momento, a cuota 2.00, algo que viendo sus números es más que posible; Una victoria blanca por un gol de margen, dado que ambos sabrán que no todo se decidirá en este envite y no creemos que la batalla quede resuelta tan pronto, a cuota 4.20. Y finalmente y como mal menor, un triunfo del City con goles por parte de ambos equipos, a cuota 4.75, dejando las espadas por todo lo alto para el Bernabéu.

El Atlético, eterno aspirante al trono pero desgarrado sin descanso por el mal destino como los Lannister, tiene a su favor la baza de sus feroces caballeros.

El Atlético, eterno aspirante al trono pero desgarrado sin descanso por el mal destino como los Lannister, tiene a su favor la baza de sus feroces caballeros.

Una vieja rivalidad y una derrota histórica en la mente rojiblanca

Muchos soldados colchoneros deseaban al Bayern nórdico, a ese equipo con piel de lobo y frialdad de depredador consumado que les alejó del Trono de la Champions por primera vez hace ya muchos lustros. Las viejas Tatas contaron esa historia a los niños atléticos en sus lechos durante las frías noches, así que la revancha por aquella afrenta sigue muy viva en sus mentes. También en la de los guerreros del Cholo, que además cuentan con la reciente experiencia de haberse quedado a las puertas de la gloria en las dos últimas temporadas.

Este Bayern de Guardiola es tan peligroso y arrollador como el que más, pero con dudas cuando le toca encaramarse a las murallas de las fortalezas. En esa duda quiere incidir el Atlético de Madrid, que sin embargo se enfrenta a la más grande de todas las pruebas sobre su ya legendaria defensa.

El Atlético sólo ha perdido 1 de sus últimos 21 partidos en casa y ha dejado su portería a cero en 11 de sus últimos 12 partidos europeos en el Calderón

Así pues, su plaza fortificada es la mayor de sus ventajas. Contra eso, el Bayern presenta números de conquistador que vence más por número que por táctica: encadena 7 partidos sin perder en Europa y casi 2 goles por partido fuera de casa en esta edición. A pesar de esto, sólo ha ganado 3 de sus últimos 7 partidos europeos fuera de casa y ha encajado goles en 7 de sus últimas 10 salidas europeas.

Vemos una primera disputa igualada y sin un vencedor claro, dejándolo todo para el contraataque rojiblanco en Múnich. Por ello, nuestras cuatro apuestas a destacar girarán en torno a una contienda con pocas bajas y de tanteamiento del terreno. Si el resultado al descanso es de empate, la cuota es de 1.90 y es factible, fruto de un juego de piezas sin que ambos ejércitos se ataquen. Nadie querrá cometer el primer error; Si hay entre 2 y 3 goles en el partido, un número moderad de acometidas y heridas sufridas, la cuota es de 2.00; Pero si la fiabilidad que hasta ahora ha demostrado el Atlético vuelve a salir adelante y los rojiblancos no encajan goles, la cuota es de 3.00, y muy suculenta. Por último, un resultado que marcaría el principio del fin del Bayern y volvería a encaramar al Atlético a las puertas de la gloria y el Trono sería un triunfo sin encajar goles, algo que se paga a 4.50.