Lo que tienes que saber para disfrutar del US Open más incierto

Us Open

Si hubo un deporte que me quitó el sueño en Río 2016, ese fue el tenis. El auténtico maratón de Rafa Nadal en los Juegos Olímpicos me llegó al alma, como supongo que a casi todos los españoles. Un derroche de energías, ambición y sobre todo amor propio descomunales para un tipo que lo ha ganado todo ya, y que pese a ello demostró un compromiso sin parangón después de dos meses sin competir. Vi su medalla de oro en la final de dobles mientras se me cerraban los ojos, y a pesar de que me tocaba trabajar al día siguiente. En la oficina no podían creerlo. “¿Cómo te quedas hasta tan tarde para ver un deporte que no sea fútbol?”, me preguntaron. Mi respuesta es sencilla: después del balón, la raqueta y la pelota de tenis es mi otra pasión.

Y ya he avisado de que no me esperen especialmente lúcido a partir de la semana que viene porque llega el US Open. El último Grand Slam de la temporada, siempre diferente, siempre abierto a sorpresas y más en un año tan duro como es este, en el que los JJOO lo han condicionado todo. Cuando la gente me pregunta qué diría sobre el US Open siempre les reconozco que los primeros recuerdos que se me vienen a la cabeza consisten en desastres naturales, como el año en el que el Huracán Irene estuvo a punto de chafar todo el torneo. Pero es que este tipo de cosas es lo que tiene este Grande, que siempre llega en un momento del calendario en el que los jugadores están ya machacados y entre pitos y flautas puede pasar cualquier cosa.

Y un huracán es lo que podemos encontrar en este US Open que se nos viene encima. Normalmente sería el de Novak Djokovic, que ante la ausencia notable de Roger Federer se erige como máximo favorito ante un rival señalado por todos: Andy Murray. Pero con una serie de candidatos alternativos por detrás que amenazan con ‘montar el lío’ en Nueva York. Y con Nadal, que salió reforzado de Río. Y con Garbiñe en chicas… ¿Qué sucederá?

La maldición del US Open contra Novak

De acuerdo, seamos serios: como siempre decimos cuando abordamos este tipo de análisis tenísticos… si Djokovic está a su nivel, es muy complicado que se le escape el torneo. Ahora mismo el serbio es el número uno del mundo por calidad y por regularidad, y a eso se añade que el US Open se adapta perfectamente a sus mejores cualidades: un torneo rápido sobre superficie dura. Murray y Federer serían sus mayores rivales pero el suizo no jugará en lo que resta de temporada por lesión, así que se reducen las opciones de que haya sorpresa. No obstante, hay un dato que alimenta la misma:

El US Open es el único de los cuatro Grand Slam en el que nadie ha ganado dos títulos consecutivos desde 2009

A esto hay que añadir las dos últimas indigestiones algo absurdas de Novak: cayó en las primeras rondas de Wimbledon y en primera ronda de los Juegos Olímpicos sin motivo aparente, algo que quizá pueda evidenciar un pequeño bajón de rendimiento. Llegará después de bastantes días de inactividad por ello y eso puede suponer dos cosas: o bien un contratiempo a la hora de encontrar su mejor ritmo o bien un descanso que le hará invencible. En cualquier caso, apostar por el balcánico sigue siendo la opción de menor riesgo de todas, y se paga a 2.00€ por Euro apostado.

Los campeones del US Open en la última década. Desde 2009 sin repetir ganador en dos años consecutivos.

Los campeones del US Open en la última década. Desde 2009 sin repetir ganador en dos años consecutivos.

Murray, la ¿última? esperanza

Si nos obligan a jugarnos todo a día de hoy, apostaríamos por una final entre Djokovic y Murray con bastante poco margen de error. El inglés se vio sorprendido por el croata Marin Cilic en la final de Cincinnati hace tan solo una semana pero a pesar de ello es el hombre más en forma del circuito después de revalidar su condición de campeón olímpico en Brasil. Por nivel tenístico y características, lo normal es que pelee por el título con el serbio.

El dato: Murray, el mayor rival de Djokovic, rompió en Cincinnati una racha de 22 victorias consecutivas

Novak se impuso en 11 de los últimos 12 duelos directos entre ambos en superficie dura, así que no hace falta decir mucho más, pero quizá el momento puntual de ambos combinado con el extraño idilio que este torneo tiene en los últimos años por brindar sorpresas le de una opción al escocés. Si esto es así, arriesgar un poco supone sin duda apostar por él y nos daría 3.00€ por Euro apostado.

Si las cosas van por la senda de la normalidad, será difícil que se le escape el título al serbio.

Si las cosas van por la senda de la normalidad, será difícil que se le escape el título al serbio.

El ejército de ‘posibles’… entre los que está Nadal

Sí, está el mallorquín, porque desde luego se lo ha ganado a pulso después de su heroica semana en Río. No era nada fácil para él la prueba olímpica porque afrontaba muchos más partidos de lo normal en un menor espacio de tiempo, en su peor superficie (dura) y tras dos meses sin jugar. Y obtuvo un oro en dobles y un cuarto puesto en individuales, ¿qué más se puede pedir? Sin Federer, y si el calendario le sonríe, quizá podamos ver a Rafa llegar con vida a las últimas rondas y dar guerra, aunque físicamente no se podrá igualar a Djokovic y Murray. Pero su nivel de tenis subió y mucho en Río y eso hace que alberguemos una esperanza en el español.

Cuatro de los seis favoritos por detrás de Djokovic y Murray ya han jugado al menos una final del US Open

Cómo habrá sido el resurgir de Juan Martín del Potro ganando la plata en los JJOO, que las apuestas le sitúan como tercer favorito por detrás de los dos gigantes cuando el argentino lleva mucho tiempo lastrado por las lesiones. Si está al nivel de hace tres semanas, la pista rápida de Nueva York puede ser su gran aliada para dar el sorpresón del torneo. Su tenis se adapta perfectamente a esta superficie al igual que el del japonés Nishikori y el croata Cilic, para nosotros las tres mejores alternativas a los favoritos junto a Rafa. Es verdad que Raonic, finalista en Wibledon y Stan Wawrinka, ya un clásico en estas lides, no han pisado nunca una final en la Arthur Ashe, pero por estado de forma los cuatro anteriores parecen estar por delante.

¿Y las chicas?

Garbiñe, Garbiñe, Garbiñe… lo cierto es que apostar por la española y más en este torneo es arriesgado. El US Open es su peor Grand Slam por números, un territorio donde nunca ha superado la tercera ronda. Pero aun así las apuestas la colocan como segunda favorita por detrás de Serena Williams. Muguruza no estuvo bien en los Juegos Olímpicos y su irregularidad manifiesta, con la capacidad para ganar un grande y a la semana siguiente caer a las primeras de cambio en el siguiente torneo, sigue siendo su mayor hándicap. Pero si no queremos apostar por la norteamericana, lo cual ya es de por sí arriesgado, quizá la española sea una buena opción teniendo en cuenta que no la vemos hacer un gran torneo desde Roland Garros.