Marc Márquez “Mi reto es revalidar el título y no perder nunca la ambición”

El próximo 23 de marzo comenzará su defensa del título de Moto GP en Qatar. Atrás queda su etiqueta de novato. El niño se ha hecho grande en HONDA y todos quieren derrotarle. Jorge Lorenzo y Dani Pedrosa, con permiso de Valentino Rossi y el debutante Pol Espargaró, serán sus principales rivales. Ha conseguido tres Mundiales en cuatro años (125, Moto2 y Moto GP) y es el más joven de la historia en ganar el título de Moto GP con 20 años y 266 días. Superó al mítico Freddie Spencer. Tiene el mayor número de podios, victorias y puntos conseguidos en su estreno en la categoría reina del motociclismo. Ganó 7 de las 18 pruebas del campeonato y sumó 16 podios. Es pícaro, valiente, ambicioso, bromista, atrevido, tímido, hábil, sencillo, educado, divertido, humilde y muy inteligente en carrera. Su eterna sonrisa ya está preparada para afrontar un Mundial apasionante con los españoles otra vez entre los favoritos en todas las categorías. El listón está muy alto: triplete y 47 victorias en 52 grandes premios. Desde hace cinco años ningún piloto ha conquistado el cetro de Moto GP dos temporadas consecutivas. “Gana, pero no te caigas”. Es el mejor consejo. Se lo dieron en casa. 

 

¿Cómo se presenta el Mundial?

Muy igualado y muy bonito. El año pasado subí de categoría y ahora es el turno de otros pilotos tan preparados, como Pol Espargaró o Redding, que estarán muy arriba seguro desde el principio. Repetir título será muy complicado. Estoy feliz por tener el mismo equipo con el que gané en Moto2 y afrontaré el Mundial con la misma ilusión de siempre. Quiero divertirme y marcarme nuevos objetivos. La gente quiere espectáculo y seguro que lo habrá.

¿Te ves favorito para revalidar el título?

Hay varios candidatos. Cualquiera puede ganar porque el nivel es altísimo. Seguro que ahora me verán de otra forma. Antes no estaba entre los favoritos, pero este año la situación ha cambiado. Mi reto es defender el título y no perder nunca la ambición por ganar. Lorenzo y Pedrosa son cada vez más fuertes. No creo que empiece una nueva era de dominio mío porque ellos todavía son muy jóvenes y competitivos. Estoy preparado para las críticas. Si no estoy entre los mejores en cada carrera seguro que habrá comentarios negativos sobre mi rendimiento. Se pondrá en duda mi forma de pilotar. Mi mejor arma es que estoy muy tranquilo y listo para hacer otro gran campeonato.

Un novato campeón de Moto GP, ¿mucha envidia alrededor?

No creo que sea envidia. Debe ser complicado que llegue un novato al Mundial y se proclame campeón a las primeras de cambio. Yo tampoco lo llevaría bien. Muchas veces es mejor quedarte callado y no entrar en polémicas. Los conflictos no benefician. Donde hay que hablar es en la pista. He aprendido a escuchar lo que me convenía y cargar tú mismo con la responsabilidad sin pasársela a otras personas.

¿Te preocupa que todo vaya tan rápido en tu carrera?

Me da confianza. Siento que estoy haciendo bien las cosas. Me motiva que la gente tenga tantas expectativas en mí. Nunca pensé que ganaría el título de Moto GP tan pronto, pero soy muy ambicioso y todavía tengo muchos retos por delante. Si sueño siempre fue ganar en las tres categorías y lo he podido conseguir.

Te acusan de pilotar al límite…

Respeto todas las opiniones, pero al final solo me quedo con las que me interesan. Me gusta arriesgar para ganar. No voy a cambiar. Lo que provoca más adrenalina es ir a rueda con otro piloto. Cuando voy muy suave me confío. Prefiero que se mueva un poquito la moto.

¿Cómo te definirías como piloto?

Exigente. Nada conformista. Siempre intento superarme. He mejorado bastante en frenada y estoy contento con la velocidad que imprimo en el paso por curva. Todavía tengo que corregir algunos vicios de Moto2 y tener más experiencia en Moto GP. Quiero ser más completo en todo. Espero no encontrar nunca mi límite y tener margen de mejora. Disfruto mucho con los adelantamientos.

¿Cómo ves a Lorenzo?

Es fortísimo, muy regular, fino y constante. Ha demostrado su talento ganando, por ejemplo, dos veces el Mundial de Moto GP. Me gusta mucho su ambición. Siempre quiere más y no para hasta conseguirlo. Su principal virtud es el paso por curva. Es el que más difícil me lo puso la temporada pasada.

¿Te cae bien?

Nos saludamos cuando nos vemos, pero no tengo mucha relación con él. Es muy difícil ser amigo de un rival directo por el Mundial. Mi rivalidad con Lorenzo me ha hecho mejor piloto, pero está claro que no ayuda a fomentar una amistad. Los dos peleamos por el mismo objetivo y es normal que haya piques. Lo bueno es que es una rivalidad sana.

¿Cuesta compartir equipo con Pedrosa, tu compañero y rival por el título?

Como compañero de equipo nos llevamos muy bien, pero en pista le veo como un rival más. Tiene una técnica increíble. Es como un reloj. Su salida de curva es buenísima. Levanta muy rápido la moto.

¿Valentino Rossi?

Mí ídolo. Un mito. El mejor de la historia. Su palmarés es impresionante. Aluciné la primera vez que coincidí con él en carrera. Tuve una sensación rara. Estaba más pendiente de él que de mí. Iba lento y frenaba tarde. No paraba de mirarle. Me daba muchísimo respeto competir contra el número uno de todos los tiempos. Luego te acostumbras y le ves como un rival más.

¿Tienes amigos en el “paddock”?

Tengo muchos compañeros, pero es difícil tener amigos de verdad. Con Tito Rabat, por ejemplo, tengo una gran amistad. Está en Moto2 y muchas veces entreno con él. Me suelo juntar con pilotos de otras categorías que no compiten directamente conmigo. Eso quita tensión y ayuda a fomentar el buen ambiente entre nosotros. Lo que más me gusta es estar en el box con mi equipo y compartir juntos los buenos y malos momentos.

¿Hay muchas diferencias entre Moto GP, Moto 2 y Moto3?

Cada categoría tiene sus propias características. Me costó más adaptarme de 125 a Moto2, que de Moto2 a Moto GP. En 125 me divertía muchísimo y en Moto2 hay más adelantamientos que en Moto GP.

¿Cómo te concentras justo antes de una carrera?

No hago nada especial. Me relajo viendo las carreras de las otras categorías. Pienso en hacer una buena salida y tomar bien las curvas. Intento seguir una rutina. Cuando estás sentado en el box, antes de subirte a la moto, es cuando más nervios pasas.

¿Un Gran Premio especial?

-Australia. Parece que estás en otro mundo. También es muy emocionante competir en España. Notas que la gente está volcada contigo.

¿Has sentido miedo en la moto?

Nunca he sentido miedo, pero sí respeto después de una fuerte caída. Lo superas rápido. Es cuestión de tiempo. Das unas vueltas y pronto recuperas la confianza. Mi relación con la moto es muy especial. Es mi novia de siempre. Me gusta mimarla, cuidarla y conocerla bien. Vas encima de ella todo el año. Si pilotas con miedo no puedes ir rápido.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Estar con la familia, salir con mis amigos, ir al cine y los videojuegos.

¿Qué otros deportes te gusta practicar o seguir?

Ir en bici, tanto en BTT como en bici de carretera, que últimamente he practicado más. Me gustan otras disciplinas de las motos como el Motocross, el Dirt-Track o el Supermotard. Me encanta jugar al fútbol, el esquí, ir al gimnasio y el ciclismo. De pequeño jugaba al baloncesto, pero se me daba bastante mal.

¿Qué te ha dado y qué te ha quitado la moto?

He podido hacer de mi pasión mi profesión y me siento orgulloso de ello. Mi infancia fue muy feliz y ahora soy un chaval de 21 años que hace cosas típicas de su edad. Es cierto que he tenido y tengo que sacrificar algunas cosas, pero no me sabe mal porque las motos siempre han sido mi pasión.

¿Con quiénes te habría gustado coincidir en toda la historia de Moto GP?

Con Crivillé y Doohan. Eran increíbles.

¿Un deportista al que admiras fuera del motociclismo?

Rafa Nadal. Es un crack en lo personal y profesional. Se merece todos los elogios. Un ejemplo a seguir.

Un plan perfecto para un fin de semana…

Hacer deporte por la mañana, una buena comida, más deporte por la tarde y salir a cenar con mis amigos.

Tu vida ha cambiado radicalmente, ¿cuesta digerir el éxito?

Intento llevar las cosas con normalidad. Ganar el Mundial de Moto GP es otra dimensión. Tiene una repercusión impresionante, pero me gusta tener los pies en el suelo. Lo bueno es que si alguna vez te crees más de lo que eres mi familia siempre está detrás y me devuelve a la realidad. Yo siempre he estado acompañado por la misma gente desde que empecé a competir en la elite hace seis años. Mis triunfos son los suyos porque hay un equipo detrás imprescindible para ganar.

¿Molesta la fama?

Hay momentos en los que echo de menos ser anónimo, pero no me molesta. El cambio ha sido radical. Ahora me conoce casi todo el mundo. Notas que te miran de otra forma. La gente te para vayas donde vayas. Intento agradar siempre a los aficionados porque son los que te apoyan. Cuando gané el título recibí muchas felicitaciones a través de twitter de grandes deportistas y famosos. Se me ponía la piel de gallina. No me imaginaba lo importante que es ser campeón del mundo de Moto GP.

¿Qué te dicen en casa?

Alucinan con todo esto, pero seguramente el que mejor lo asimila soy yo. En casa sigo haciendo lo mismo de siempre. Tengo que limpiar, hacer la cama, poner y quitar la mesa con mi hermano Alex…No pierdo la perspectiva. Mi familia es fundamental en mi vida y siempre estaré muy agradecido por permitirme triunfar en las motos con sus ahorros. Si un piloto no tiene el entorno adecuado seguro que no llegará lejos. Mis padres siempre me han dicho que lo más importante es que sea buena persona.

¿A quién darías un 10 como persona y como profesional?

¡Buff!… Un 10 es perfección y nadie es perfecto.

¿Lo mejor y lo peor de Marc Márquez?

Lo mejor es que soy un chico que siente pasión por lo que hace. Me encantan las motos y sigo disfrutando como el primer día. Lo peor prefiero no contarlo… je, je, je.

 

 

TIEMPO EXTRA:

Forofo del Barça, admirador de Rossi y un talismán: los calzoncillos rojos

 Nació en Cervera (Lérida). Allí tiene su propio museo, a 100 kilómetros de Barcelona, con una exposición de sus primeras motos y todo tipo de recuerdos sobre su trayectoria profesional. Miles y miles de personas acuden diariamente desde puntos tan diversos como Japón, China, Australia, Canadá o Estados Unidos. Acaba de cumplir 21 años y levanta pasiones. Mide 1.68, pesa 58 kilos y es un reconocido seguidor del Barcelona. Le gusta ir al Camp Nou con la camiseta azulgrana y guarda como un tesoro una bota firmada por su amigo Piqué. Un osito vestido del Barça en su habitación refleja a simple vista su simpatía por el equipo culé. Messi es su jugador favorito. Le gusta vestir informal. Chándal en casa y zapatillas deportivas para salir a la calle.

Su ídolo es Valentino Rossi. El italiano es el único piloto de la historia que posee nueve títulos mundiales en distintas categorías (6 de ellos en Moto GP). Tiene una colección de motos en miniatura de Rossi y repasa de vez en cuando sus mejores adelantamientos en DVD. Hasta hace poco todavía conservaba fotos de él pegadas en la pared de su habitación. Dani Pedrosa es otro de sus ídolos de infancia. El destino ha querido que actualmente sean compañeros de equipo. Su hermano Alex también es piloto. A los cuatro años pidió a los Reyes Magos su primera moto de gasolina. De niño soñaba con ser piloto o mecánico. Está rodeado por un gran equipo de profesionales que le aconseja bien dentro y fuera de la carretera.

No es supersticioso salvo un pequeño ritual que pone en práctica desde que tenía 13 años: llevar calzoncillos azules en los entrenamientos y rojos en cada carrera. Su madre, Roser, se los compró cuando daba sus primeros pasos en el Campeonato de España. Se los puso, ganó y desde entonces le acompañan siempre en su equipaje. Su otra manía confesable es ponerse primero el guante derecho y subirse a la moto por el lado izquierdo. El mes pasado compitió en distintas pruebas de karting en Madrid, DirtTrack en Barcelona o carreras sobre hielo en Grandvalira (Andorra) al volante de un coche. Es un ganador nato. Odia perder.

Era un buen estudiante, aunque le costaba aprobar Informática. El mar no le atrae, pero sí las motos de agua. El Scalextric es su juego favorito. Le gusta “The Offspring” -una banda de rock estadounidense formada en California en 1984- y suele escuchar música en la radio. Se atreve a bailar en público si la ocasión lo requiere. No es fácil verle con un libro en las manos. Le entretienen las películas de acción. Gran seguidor de la saga “Transporter”. Toma leche con cacao antes de acostarse. Le gustan los dulces y la pasta italiana. El número 93, el año que nació, es su preferido. Lo lleva en su moto. Seña de identidad del vigente campeón del mundo.