4 razones por las que elegir las apuestas especiales

Hace unas semanas estaba intentando explicar por enésima vez a mi madre en qué consisten las apuestas online y decidí que lo mejor era darla una vuelta por la web para que se familiarizase con los distintos mercados. El ‘tour’ no le interesó demasiado, para qué negarlo, pero cuando la enseñé la sección de ‘Sportium Recomienda’ y entramos a ver los distintos mercados especiales que se ofertan, cambió la historia.

La verdad es que los mercados de siempre, estilo 1X2, Primer Goleador, Número de Goles, etc, no la motivaron demasiado, pero en cuanto comenzó a ver los especiales su atención creció. Le parecieron “graciosos”… ¿Graciosos? Bueno, no sé, cada uno es libre de pensar como quiera, y si para mi señora madre eran unos mercados graciosos, pues quién era yo para rebatirla, que luego lo mismo la próxima vez que vaya a comer a su casa, en vez de arroz al horno, me hace alcachofas. Ojo, que enfadar a una madre no suele ser buen negocio.

En cualquier caso, hay algo en las apuestas especiales que las hace atractivas, pero… ¿qué será?

Lo curioso nos gusta

Es algo intrínseco al ser humano. Cuando vamos a un restaurante y vemos un plato raro, da igual que no sepamos lo que es, algo nos hace pedirlo o, por lo menos, preguntar qué es ese ‘Capricho de Ajoblanco con trampantojo de jamón y espuma de cereza’… Pues esto es casi lo mismo, porque el hecho de poder apostar a que nuestro equipo va a ganar sus próximos 3 partidos, o qué equipo va a meter más goles en una jornada, nos llama, nos motiva, nos gusta…

Es algo distinto, se sale de la rutina, es algo así como rizar el rizo… y eso mola, no vamos a negarlo. Y si además resulta que las cuotas que se ofrecen son atractivas, pues ya está, lo tenemos, ahí van mis 10€ a que el Sevilla marca más goles que el Valencia esta jornada… por poner un ejemplo.

Cuotas, cuotas, cuotas

Lo he mencionado de pasada en el primer punto, pero las cosas como son, por muy simpático y curioso que nos resulte un mercado, si la cuota no es buena, no hay nada que hacer… Vamos, que por mucho que nos motive el trampantojo de jamón, si no nos gustan las cerezas, pues nos pediremos el chuletón, que no suena tan bien, pero sabemos que nos gusta.

Sin embargo… si además de tener la posibilidad de apostar a un mercado diferente y divertido, la cuota que se nos ofrece es alta, entonces las cosas cambian. Merece la pena arriesgar un poquito, jugar a leer los partidos de una forma distinta, demostrar de qué pasta estamos hechos.

¿Un ejemplo? Venga, va, resulta que el Madrid juega en las 3 primeras jornadas de Liga ante Sporting, Betis y Espanyol. Lo normal sería que los blancos hicieran pleno, pero las cuotas partido a partido tienen toda la pinta de ser muy bajas. Entonces, de repente, vemos que hay una apuesta especial que nos ofrece una cuota de 1.95 por las 3 victorias merengues… ¿La dejaremos pasar?

Un riesgo controlado

Seguimos avanzando. Vale, estamos de acuerdo en que los mercados son curiosos y que las cuotas son atractivas, pero lo de las misiones imposibles, mejor se lo dejamos a Tom y a sus colegas,  y aquí es donde entra en juego nuestro conocimiento del medio.

Entiendes de fútbol, tú y yo lo sabemos, así que eres de los que sabes distinguir entre las grandes oportunidades y los campos minados, porque de todo hay en este tipo de mercados, eso no lo vamos a negar.

Cada mercado especial supone un riesgo, pero si sabemos decidir, estamos hablando de un riesgo controlado, de una forma de encauzar nuestro conocimiento para aumentar los beneficios de nuestras apuestas, aunque si queremos arriesgar como si no hubiera mañana y buscar los improbable, también encontraremos aquí el mercado que andamos buscando… y es que, como decía el slogan, Impossible is Nothing.

Cada semana es diferente

Cada partido es un mundo, y cada semana también lo es cuando hablamos de los mercados especiales, ya que suelen variar tras cada jornada. Esto nos deja la posibilidad de elegir cada semana entre un abanico de posibilidades entre las que seguro que encontramos la apuesta que andamos buscando…  En fin, a mí me parece que estas son razones más que suficientes para probar suerte y, oye, si mi madre dice que son graciosos, quién soy yo para contradecirla.