MARC GASOL: “GANAR ME HACE DORMIR BIEN”

ENTREVISTA EXCLUSIVA SPORTIUM NEWS: MARC GASOL

“ESTOY MUY ORGULLOSO DE SER EL HERMANO DE PAU”

“EL ANILLO SERÍA PRECIOSO, PERO LO ÚNICO QUE PODEMOS HACER AHORA ES SEGUIR GANANDO PARTIDOS. HEMOS PUESTO UNA MARCHA MÁS. EL BALONCESTO ES PARA DISFRUTARLO Y AHORA MISMO LO ESTOY DISFRUTANDO MUCHO”

“SOY FELIZ CUANDO VEO A PAU JUGAR BIEN Y DISFRUTAR. EN LOS BULLS ESTÁ MOSTRANDO EL MISMO NIVEL QUE LE HA CONVERTIDO EN UNO DE LOS MEJORES JUGADORES DEL MUNDO”

“TU CARRERA SERÁ EXITOSA SI SABES QUE LO HAS DADO TODO. GANAR ME HACE DORMIR BIEN. CADA DÍA INTENTO MEJORAR COMO PERSONA Y PROFESIONAL. EL PRESENTE ES TAN BUENO QUE NO QUIERO PENSAR EN EL FUTURO”

 

Es el jefe de los mejores Grizzlies de la historia. Un jugador sobresaliente, con etiqueta de “All Star” en la NBA, al que muchos consideran el mejor pívot del campeonato. La temporada de Marc Gasol está siendo espectacular. Destaca partido tras partido con números de crack. Un gigante tanto en defensa como en ataque. Su extraordinario rendimiento le permite soñar con llegar muy lejos en los playoffs. En Memphis se ha convertido en un auténtico ídolo. La gente le para por la calle. Saca pecho por su jugador estrella. El año pasado fue nombrado Mejor Defensor de la NBA y muchos equipos sueñan con tenerle en sus filas la próxima temporada por su condición de agente libre. Marc Gasol tiene ya 29 años y se ha ganado a pulso elegir su destino. A partir del 1 de julio de 2015, podrá fichar por cualquier equipo y firmar un nuevo contrato que supere los 12,6 millones de euros que cobra actualmente. Un salario que le ha colocado entre los quince jugadores mejor pagados de la NBA. Está batiendo todos los récords, individuales y colectivos, en su séptima campaña consecutiva en los Grizzlies. Un ciclón, junto a su compañero Zach Randolph, que amenaza con hacer algo muy grande en la mejor liga del mundo de baloncesto. El anillo de campeón queda lejos, pero la pregunta está encima de la mesa: ¿alguien se atreve a no contar con los actuales Grizzlies en el asalto al trono de los Spurs?

 

-Los Grizzlies han crecido mucho esta temporada, ¿se puede soñar con algo más que meterse en los playoffs?

Tenemos equipo para estar entre los mejores. Nos hemos ganado el respeto de todos. Estamos haciendo una gran temporada, pero es importante ir poco a poco. El objetivo inmediato es meternos entre los cuatro primeros de la Conferencia Oeste y afrontar a tope los playoffs. Hay que dar un pasito más aunque los rivales son muy complicados. Hemos puesto una marcha más respecto a la temporada pasada.

-¿El anillo es posible?

Me gusta ser realista. El camino para llegar al anillo es muy largo. Sería precioso, pero lo único que podemos hacer ahora es mantener el mismo nivel y seguir ganando partidos. Hay que pasar eliminatorias durísimas y tener suerte en los cruces.

-¿Eres feliz en los Grizzlies?

Estoy muy contento. Las cosas me están saliendo bien. Noto la confianza del entrenador y de los aficionados. Me siento un jugador importante. El baloncesto es para disfrutarlo y ahora mismo lo estoy disfrutando mucho. Me encuentro como en casa. Muy adaptado a la ciudad, a la gente y a las costumbres del país.

-En Estados Unidos no paran de elogiarte, ¿qué piensas cuando te califican como el mejor pívot de la NBA?

Siempre gusta que hablen bien de ti, pero lo único que me importa es que el equipo siga ganando y hacer mejores a mis compañeros. Tu carrera será exitosa si sabes que lo has dado todo. Si es así, entonces podrás cerrar los ojos y dormir tranquilo. Ganar me hace dormir bien por la noche.

-¿Notas presión?

No, para nada. Valoro mucho jugar en la NBA porque es muy difícil llegar hasta aquí. Ser titular en una franquicia tan prestigiosa como Memphis es una suerte. Nunca un problema. Me siento un privilegiado por disfrutar del baloncesto en un equipo con grandes aspiraciones. Sientes presión cuando las cosas van mal. En los Grizzlies ocurre justo lo contrario.

-Tus números en ataque están siendo impresionantes, ¿te ves más completo?

Tengo mucha confianza. La lesión que tuve la temporada pasada me sirvió para reflexionar sobre la importancia de volver aportando un plus al equipo. Trabajé duro durante el verano para estar más fuerte y ser más agresivo en la cancha. Me siento mejor físicamente. Es muy importante para afrontar bien un calendario tan exigente y cargado de partidos.

-Ya fuiste elegido Mejor Defensor de la NBA…

Seguramente lo valoraré más con el tiempo. No miro demasiado los premios individuales. Fue un reconocimiento al trabajo de todo el equipo. Eso es lo que más ilusión me hizo.

-¿Cómo ves a tu hermano Pau en los Chicago Bulls?

Lo está haciendo fenomenal. Soy feliz cuando le veo jugar bien y disfrutar. Merecía recuperar buenas sensaciones aunque le costó mucho marcharse de los Lakers porque estaba muy arraigado en Los Ángeles. En los Bulls está mostrando el mismo nivel que le ha convertido en uno de los mejores jugadores del mundo.

-¿Molesta que te comparen continuamente con él?

Yo siempre he estado, estoy y estaré muy orgulloso de ser el hermano de Pau. Ya estoy acostumbrado a las comparaciones y sinceramente es un tema que no me molesta. El baloncesto es temporal. Llegará un momento en el que se acabe, pero mi relación con Pau seguirá siendo para toda la vida.

-¿Cómo son tus enfrentamientos con Pau?

Cada uno defiende sus intereses. Yo me lo paso bien. En la cancha tenemos la obligación de hacer nuestro trabajo de la mejor forma posible. No hay una rivalidad o un pique especial entre nosotros por quedar uno delante del otro. Siempre le he admirado. Aprendo mucho de él. Sus movimientos son de los mejores del mundo.

-Siete jugadores españoles participan en la NBA y además con mucho peso en sus respectivos equipos…

Eso habla muy bien de nuestro baloncesto y es positivo para las futuras generaciones. Me alegro de sus éxitos. Hemos compartido momentos inolvidables en la selección española y es bonito reencontrarte con tus compañeros en la NBA.

¿Se acortan las distancias entre la NBA y el baloncesto europeo?

La diferencia todavía es grande. La NBA tiene una estructura más potente y el nivel de los equipos es superior.

-¿Por qué es tan especial la NBA?

Estar entre los mejores jugadores del mundo y en la mejor liga es un reto apasionante. En Estados Unidos el baloncesto se vive de una forma muy intensa. Es como el fútbol en España. Todo está enfocado al espectáculo y el ambiente en las canchas es impresionante. Formar parte de la NBA es lo máximo para un jugador de baloncesto.

-¿Impone jugar contra LeBron James por todo lo que significa dentro y fuera de la cancha?

Disfruto mucho enfrentándome a los mejores jugadores. Es un crack. Hace todo bien. Tiene un carisma brutal. Está entre los mejores de toda la historia del baloncesto.

-El próximo verano serás uno de los agentes libres más cotizados del mercado, ¿fin a tu etapa en los Grizzlies?

Ahora mismo no me planteo nada. Cuando llegue el momento se hablará sobre mi futuro. Mi prioridad en este momento es seguir ganando partidos y meternos en los playoffs con buenas sensaciones. En la NBA nunca sabes dónde vas a acabar. El presente es tan bueno que no quiero pensar en el futuro.

-Eres uno de los deportistas más admirados del mundo, ¿cuesta asimilar la fama y tantos elogios?

Todo es relativo en la vida. Vivo el día a sin día sin preocuparme por lo que pasará en el futuro. Los elogios están muy bien, pero no le doy más importancia de la que tiene. Igual que cuando las cosas van mal. Cada día intento mejorar como persona y profesional. La fama es la consecuencia de tu trabajo. La gente te sigue. Le gusta verte jugar. Los deportistas tenemos la suerte de hacer disfrutar a las personas. No hay que perder la perspectiva. Soy una persona muy normal a la que le encanta estar con su familia y con sus amigos.

-Siempre has presumido de familia…

Mis padres siempre nos llevaban de un sitio a otro para jugar al baloncesto. Nos han apoyado mucho. Crecer en un entorno adecuado es fundamental para triunfar en la vida y formar tu propia personalidad. Todo el dinero que ganaban lo invertían en nosotros. Se sacrificaron para que tuviéramos la mejor educación y es muy gratificante ver que las cosas nos van bien con el paso del tiempo.

-¿Un jugador especial de la NBA?

Tim Duncan.

-¿Y del baloncesto español?

Juan Carlos Navarro. Hemos jugado muchos años juntos. Un gran amigo.

-¿A quién te habría gustado enfrentarte?

Larry Bird.

-¿Qué es lo que más te sorprende de la NBA?

La profesionalidad de todos los equipos y la organización de la propia Liga. Se controla hasta el más mínimo detalle. Hacen muy bien las cosas.

-¿Has cambiado mucho con el paso de los años?

Sí, bastante. Me parezco poco al jugador que empezó en el baloncesto. Me han pasado muchas cosas en los últimos años. Estoy muy contento con mi vida.

¿Un momento inolvidable de tu carrera?

Cuando fuimos campeones del mundo en Japón 2006.

-¿Cuesta olvidar el mal papel de España en el pasado Mundial?

Nos dolió mucho caer eliminados ante Francia, pero siempre hay que ser positivos. Mirar de frente con la cabeza bien alta. La decepción fue muy grande. Mi consuelo es que dimos todo lo que pudimos.

 

Marc Gasol Sportium

 

EJEMPLO DE VALORES, LA CARA SOLIDARIA DE UNA ESTRELLA DEL BASKET QUE SOÑABA CON SER FUTBOLISTA

Marc y Pau son las caras visibles de la Fundación Gasol. Su principal objetivo es luchar por la salud de la infancia para que los niños puedan crecer de una manera saludable. Ambos comparten su pasión por ayudar a los más necesitados. Los recursos económicos sirven para incrementar los índices de actividad física y la calidad de los alimentos. Han colaborado con el St Jude´s Children Hospital, UNICEF, CHLA, NBA CARE y el Hospital Sant Joan de Deu (Barcelona). Cada día colaboran con nuevas organizaciones. Su familia está muy relacionada con el mundo de la medicina. La gestión deportiva es un campo que le atrae mucho de cara al futuro. Utilizar el deporte como herramienta imprescindible para trabajar con niños, jóvenes y adultos es una idea que le ronda en la cabeza a largo plazo. Tiene estudios. Acabó la Selectividad. Le atrae el Periodismo y el Diseño. Buen lector. Utiliza las redes sociales. Cuenta propia en Twitter y Facebook.

Le encanta la música. Estilos muy diferentes. Desde Estopa hasta Plácido Domingo pasando por Michael Jackson. Para comer nunca falta un buen pescado. Devora el arroz. La paella es uno de sus platos favoritos. Los videojuegos son imprescindibles en sus ratos de ocio y muy especialmente los dedicados al fútbol y baloncesto. Le gusta el cine. Su actriz favorita es Angelina Jolie. Para relajarse su plan perfecto es ir a pescar. Disfruta viendo el mar. Es más tímido de lo que parece. Ha sido papá recientemente de una niña. Además de Pau tiene otro hermano llamado Adriá. También se dedica al baloncesto. No es de los que necesita una siesta para descansar. Volar es su sueño imposible. Ha participado en la película “High School Musical” poniendo su voz en una secuencia de un partido de baloncesto de los Wildcats. Disfrutó como un niño en el estudio de doblaje junto a Pau.

De niño siempre quiso ser futbolista. Soñaba con marcar goles aunque su altura le “obligó” a actuar de portero. De pequeño su abuelo le llevaba a ver algunos partidos del Espanyol a Sarriá. El Barça también se cruzó en su camino y ahora comparte un cariño especial por ambos clubes. En Estados Unidos echa de menos la posibilidad de acudir al Camp Nou para ver en directo al equipo azulgrana. Tiene fama de futbolero y ha inculcado ese sentimiento en el vestuario de los Grizzlies. Esta misma temporada batió su propio récord personal de anotación en un partido de la NBA: 32 puntos ante los Timberwolves de Ricky Rubio el pasado 29 de octubre de 2014. Es uno de los jugadores más respetados de la Liga. Le atraen los retos y no tendría problemas en vivir en cualquier lugar del mundo junto a su familia. Ha prestado su imagen en distintas campañas publicitarias. Referente e icono mundial en cuestiones de marketing.

 

No te pierdas el resto del SportiumNews de diciembre.