MARCELINO: “ENTRENAR AL MADRID O AL BARÇA ES CASI IMPOSIBLE”

Llegó al Villarreal en enero de 2013, con el club en Segunda, y desde entonces no ha parado de crecer. Es el entrenador de moda de la liga española. Su nombre está en boca de todos. Suena incluso como futuro seleccionador nacional. Solo los gigantes Barcelona, Real Madrid y Atlético superan al “submarino amarillo” en la tabla. Palabras mayores. Ya acaricia la Champions. Hablar con Marcelino García Toral es una lección segura de fútbol. No esquiva ningún tema. Verbo fluido. Reflexiones interesantes. Pide tiempo para juzgar a Zidane. Elogia al Barça de Luis Enrique y reconoce su admiración por Simeone. Se codea con los grandes de los banquillos. Su proyecto ambicioso y mentalidad ganadora también han calado en el extranjero. Los números no mienten.

“ME ENCANTARÍA SER SELECCIONADOR ALGÚN DÍA. SERÍA UN ORGULLO, PERO A CORTO PLAZO PODRÍA ECHAR DE MENOS EL DÍA A DÍA DEL TRABAJO EN UN CLUB. ME ENCANTA TENER RETOS CADA SEMANA. DISFRUTO MUCHO DE MI PROFESIÓN. SOY FELIZ EN EL VILLARREAL”

“ENTRENAR AL MADRID O AL BARÇA ES CASI IMPOSIBLE. AL ATLÉTICO ES MUY DIFÍCIL, PERO EL PERFIL DE ENTRENADOR QUE HA TENIDO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS ES MÁS PARECIDO AL MÍO. TENDRÍAN QUE DARSE VARIOS FACTORES. EL BARÇA ES EL MEJOR EQUIPO DEL MUNDO” 

“TODAVÍA ES PRONTO PARA JUZGAR A ZIDANE. HAY QUE DARLE TIEMPO. LUIS ENRIQUE ES MUY FIABLE Y SIMEONE CONVENCE A SUS JUGADORES PARA HACER UN TRABAJO COLECTIVO IMPECABLE. EL ATLÉTICO ES UN EQUIPO FIEL REFLEJO DE SU ENTRENADOR”

-¿Cuál es el secreto del Villarreal para que la Champions esté a tiro?

La dirección del club. El rigor, la seriedad y el respeto de los dirigentes han llevado al Villarreal a una situación modélica. Todo eso afecta directamente en los resultados deportivos. El club ha puesto a nuestra disposición todo lo posible a nivel estructural y humano. Las ideas son siempre transparentes. No hay disparidad de criterios. Hay un ambiente extraordinario por una gestión ejemplar. La Champions es un reto ilusionante. Tenemos que seguir mirándonos a nosotros mismos y no preocuparnos de lo que hagan los demás. La gente del club te hace sentir bien y conseguir esa meta sería maravilloso.

-Solo Barcelona, Real Madrid y Atlético están por delante…

Para estar ahí, tan arriba, hay que hacer las cosas muy bien y este equipo lo está haciendo. Los buenos resultados llegan por el compromiso, la unión y el nivel altísimo de la plantilla. Estar tan cerca de los tres grandes de la liga española es un orgullo. Somos muy competitivos. El equipo merece un aplauso porque estamos jugando a gran altura.

-De Segunda, a Primera y la Champions muy cerca, ¿tiene límites el Villarreal?

Estamos por encima de lo esperado. Los límites vienen marcados por la disponibilidad económica. Es muy difícil competir contra equipos que te superan claramente en presupuesto. Pasamos por una época muy complicada en Segunda, pero no hemos parado de mejorar y ahora ha llegado una justa recompensa. Lo importante es mantener esta línea.

-Llega el tramo decisivo de la temporada, ¿da vértigo?

A partir de ahora cada partido es una final. En esta liga cualquiera te puede ganar. Es un error admitir que hay rivales asequibles. Estamos en una posición ideal para soñar con metas muy por encima de lo exigido a principio de temporada. Hay que seguir el mismo camino sin desviarnos. No debemos mirar más allá del partido inmediato.

-Firmaste hasta 2019, ¿por qué ese compromiso tan largo?

Estoy muy conforme y contento en el Villarreal. Mis colaboradores y yo hemos encontrado un sitio perfecto para trabajar y desarrollar nuestras ideas. Estamos plenamente realizados. A todos nos gusta ganar títulos, pero aquí podemos intentarlo con un trayecto largo. Soy feliz en este club. Deseo cumplir mi contrato y corresponder a esa confianza que me han transmitido.

-¿Disfrutas más como entrenador que como jugador?

Son etapas muy diferentes y muy bonitas a la vez. Cuando eres entrenador cambia tu forma de pensar, de actuar…ves la vida de otra forma. Un futbolista no tiene tanta responsabilidad ni obligaciones. Disfrutas más de la profesión, pero la ilusión de creer que puedes con todo, fruto de la edad, la sientes diferente como técnico. Es más difícil ser entrenador.

-¿Qué te parece Zidane como entrenador?, ¿te gusta su Real Madrid?

Todavía es pronto para juzgarle. Prefiero ser prudente y darle tiempo.

-¿Y Luis Enrique y el Barça?

Luis Enrique es un entrenador muy fiable. Sabe lo que hace. Ha ganado muchos títulos. El Barça es el mejor equipo del mundo. Juega muy bien y se equivoca pocas veces.

-Eres un gran admirador de Simeone…

El Atlético es un equipo fiel reflejo de Simeone. Hace en el campo lo que ensaya en los entrenamientos y quiere exactamente el entrenador. Le admiro mucho. Convence a sus futbolistas para hacer un trabajo colectivo impecable en función de una idea muy válida.

-¿Te ves algún día dirigiendo al Real Madrid, Barça o Atlético?

No me lo planteo. Entrenar al Madrid o al Barça es casi imposible. Al Atlético es muy difícil, pero el perfil de entrenador que ha tenido en los últimos años es más parecido al mío. Tendrían que darse varios factores.

-Si pudieras entrenar a un equipo extranjero, ¿cuál sería?

No tengo una idea clara. Tengo la suerte de estar donde quiero y eso en el fútbol actual es muy difícil de conseguir.

-Tu nombre suena mucho en Europa, especialmente en la Premier League…

Marcharme a otra liga no es una prioridad. Un cuerpo técnico no puede pensar a largo plazo. Nuestra profesión es muy volátil y cambiante. El proyecto del Villarreal está muy vivo.

-Acabas de hacer historia en el Villarreal, como hizo Pellegrini, con la mejor racha sin perder en Primera…

Cada época es diferente. Los jugadores son los que ganan y transmiten buenas sensaciones a la grada. Estoy orgulloso de ellos. Los entrenadores ponemos nuestro granito de arena. Pellegrini es un referente del Villarreal. Hizo unas temporadas extraordinarias aquí combinando buen fútbol con grandes resultados. Compararme con él es muy bonito. Significa que las cosas marchan bien.

-¿El mejor jugador al que has entrenado?

Es difícil elegir porque he tenido muy buenos jugadores todos estos años. Por la suma de lo que han demostrado, desde el punto de vista futbolístico y personal, me quedo con Cazorla, Bruno y Villa.

-¿Cómo te definirías como entrenador?

Intento ser dialogante, sincero y exigente. Me gusta que mi equipo esté organizado y que todos participen por igual, tanto a la hora de defender como de atacar. Si podemos terminar una jugada en cinco pases seguidos, no lo haremos en veinte.

-¿Te gustaría ser a corto plazo seleccionador nacional?, ¿aceptarías ser el relevo de Del Bosque?

Me encantaría ser seleccionador algún día. Es lo máximo a lo que puede aspirar cualquier entrenador español. Sería un gran orgullo, pero a corto plazo podría echar de menos el día a día del trabajo en un club. Me apasiona tener retos cada semana. Disfruto mucho de mi profesión.

-¿Cristiano Ronaldo o Messi?, ¿Neymar está a su altura?

Me quedo con los dos. Neymar, a día de hoy, está un pelín por debajo aunque es un futbolista determinante.

-Cristiano y Messi al margen, ¿tres jugadores a los que ficharías?

Neymar, Lewandowski y Modric.

-¿La Liga española es la mejor del mundo?

Yo pienso que sí. Su nivel competitivo medio es el más elevado.

-¿Por qué has triunfado como entrenador?, ¿cómo se llega tan lejos?

Mi familia es la parte fundamental del éxito. Vivo mi profesión al noventa por ciento. Exige muchas horas de fútbol, viajes, concentraciones… Cuando recibes a cambio comprensión, paciencia y cariño todo es muy fácil para concentrarte en tu trabajo. La felicidad familiar es clave. Nací en una familia humilde, pero nunca me faltó de nada. Aprecio mucho los valores que me inculcaron mis padres.

-¿De dónde viene tu pasión por el fútbol?

Desde muy pequeñito, a los cinco años, me empezó a gustar el fútbol. Antes estaba todo el rato con los coches y los camiones. Era del Sporting. El equipo de mi tierra. Me fijaba mucho en lo que hacía. No me perdía sus partidos y luego disfrutaba jugando al fútbol con mis amigos. Cumplí mi ilusión de chaval de jugar en el Sporting. El Molinón era una fiesta cada quince días. Cuando terminó mi etapa como jugador empecé a entrenar niños. Me apasionaba. Fui subiendo escalones hasta llegar a Primera.

ok2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MUY PERSONAL:

-¿Qué te llevarías a una isla desierta? Mi mujer

-¿A quién admiras? A mi padre, que ya no está

-¿Te interesa la política? Lo justo

-Me llena: Estar con mi hijo, que ya no vive con nosotros

-Comida: Marisco y pescado

-Bebida: Sidra

-Postre: Chocolate

-No perdono: Las mentiras

-¿Ves mucho la tele? Fútbol y poco más

-Siempre llevo a mano… El teléfono y la cartera

-Película: No soy cinéfilo

-Mejor momento del día: Después de ganar un partido o levantarme con una sonrisa

-¿Coqueto? No

-Virtud: Sinceridad y no hacer mal a nadie

-Defecto: A veces, impulsivo

-Otro deporte: Tenis y baloncesto

-Ciudad: Gijón

-Lugar para visitar: Asturias

-Me indigna: Las guerras y la falta de recursos sociales

-¿Inquieto? No

-Odio: La falsedad y la envidia

-¿Rencoroso? No

-Me preocupa: Salud de mi entorno, paro y terrorismo

-¿Aficionado a la lectura? No me da tiempo

-¿Playa o montaña? Playa

-Plan perfecto: Encuentro familiar o cena con amigos

-¿Sentimental? Mucho. Lloro a menudo

-Otra profesión: Médico

-Música: Pop

-¿A quién no saludarías? Paso de la gente que no me gusta

-Ídolo del fútbol: Quini

-Ídolo del deporte: Rafa Nadal, como deportista y ejemplo de valores

-Momento inolvidable: Nacimiento de mi hijo

-Recuerdo futbolístico: Debut como jugador y entrenador del Sporting

-¿Sigues la prensa deportiva? Lo justo

-¿Sueño por cumplir? Profesionalmente, ganar un título

ok3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SACCHI, CRUYFF Y BENÍTEZ, TRIPLE REFERENCIA EN LOS BANQUILLOS

Tiene 50 años. Larga experiencia en el fútbol y unos referentes muy marcados cuando habla de sus entrenadores preferidos a lo largo de la historia. Reconoce que le influyó mucho el Milan de Arrigo Sacchi. Dominó el fútbol europeo a finales de la década de los 80 con un juego espectacular plagado de estrellas como Gullit, Van Basten o Baresi. También se “empapó” tácticamente del Barça de Johan Cruyff. Valora su filosofía de juego y apuesta ofensiva desde el primer minuto en todos los partidos.

Otro de sus principales referentes como entrenador es Rafa Benítez, destituido esta misma temporada por Florentino Pérez en el Real Madrid. Le admira desde que viajó a Liverpool para tomar nota en primera persona de sus métodos de entrenamiento. Fue a principios de 2010. Marcelino acababa de ser cesado en el Zaragoza y estuvo con él una semana en Inglaterra para compartir sus conocimientos. Son colegas de profesión y amigos fuera del campo. Le considera un estudioso del fútbol.

Respecto a los mejores futbolistas de la historia tiene claro que Di Stéfano, Pelé y Maradona merecen un capítulo aparte. Lo mismo que Cristiano Ronaldo y Messi en la actualidad. En defensa habla maravillas del italiano Baresi. Se rinde a su palmarés. Disputó 719 partidos con el Milan. Ganó 18 títulos, entre ellos 3 Champions, 6 ligas, 3 Supercopas de Europa y 2 Intercontinentales, además del Mundial 82. El Real Madrid de la “Quinta del Buitre” es uno de sus equipos favoritos de la historia.