PACO JÉMEZ: “HAY MUCHA DIFERENCIA ENTRE CRISTIANO, MESSI Y EL RESTO”

 

“ME ENCANTARÍA ENTRENAR FUERA DE ESPAÑA, AUNQUE DE MOMENTO PREFIERO SEGUIR AQUÍ. LA LIGA ESPAÑOLA ES LA MEJOR DEL MUNDO”  

“SERÍA UN HONOR DIRIGIR A LA SELECCIÓN. ADMIRO MUCHÍSIMO A DEL BOSQUE. CUANDO HABLA SE PARA EL MUNDO”

“VEO AL REAL MADRID CAMPEÓN DE LIGA Y FAVORITO PARA GANAR LA CHAMPIONS”

 

Es uno de los entrenadores con más tirón del fútbol español. El favorito para suceder a Vicente Del Bosque tras la Eurocopa de Francia 2016. Su apuesta descarada por el juego ofensivo gusta mucho a los directivos y aficionados. El Rayo tiene su sello. Un equipo modesto, pero valiente. Capaz de ganar en cualquier estadio. Está en la agenda de algunos de los clubes más importantes de la liga española. Termina contrato esta temporada. SPORTIUM NEWS centra su mirada en el técnico de moda. Un “tsunami” de los banquillos que arrasa en personalidad y carisma. En Vallecas tiene el cartel de ídolo. Es el pulmón de un equipo que sigue peleando por la permanencia. Muchos hablan de milagro, pero Paco Jémez tiene la clave: trabajo, trabajo y trabajo. Así es él. Un hombre entregado a su profesión que disfruta como un niño semana tras semana con su querido Rayito. Nunca deja indiferente. Sus palabras suenan a sentencia. Dice las cosas como las piensa. Sin rodeos. Una postura muy de agradecer en tiempos de bajar la cabeza y esconderse para evitar problemas.

 

-¿Cómo se puede sacar tanto rendimiento de una plantilla nueva?

Me he acostumbrado. Cada temporada pasa lo mismo. Este año hay dieciocho jugadores nuevos. La clave está en apretarles. Tener fe. Sacar a cada uno el 150%. El Rayo es un club humilde, pero con muchas ganas de crecer. Todavía tenemos margen de mejora.

-Los elogios son continuos por tu sistema valiente…

El Rayo es un como un libro abierto. Nuestra forma de jugar es siempre la misma. Hay que cuidar el balón, sea quien sea el rival, y hacer lo que sabemos.

-¿Por qué es tan especial el Rayo?

Es difícil definirlo con palabras. Tienes que estar dentro para sentir lo que significa. Cuando te marchas del club se nota todavía más. La gente, el ambiente, la afición, Vallecas… todo es muy especial. Es como la Navidad. Tienes que ver las luces o los adornos para sentir las cosas. El Rayo es una apuesta atractiva. Un escaparate perfecto.

-¿Se te queda pequeño?

Siempre le he dado la oportunidad de continuar una temporada más. He sido muy claro. Si no aceptaban unas condiciones innegociables que he planteado lo mejor es separarnos y continuar cada uno su camino. El Rayo me ha dado muchísimo. Siempre estaré muy agradecido. Fue el equipo que me dio la oportunidad de jugar y entrenar en Primera.

-Destacan tus charlas impactantes en el vestuario…

Me dejo llevar por mis sentimientos. Los jugadores son inteligentes. Reconocen a las personas. Es como si tuvieran un radar. Saben cuando te diriges a ellos por obligación o cuando lo haces de verdad. Me gusta sentir las cosas.

-¿Te apetecería entrenar fuera de España algún día?

Sí, me encantaría. Sería una experiencia preciosa, aunque de momento prefiero seguir en la liga española. De cara al futuro, por supuesto que sí.

-¿La liga española es la mejor del mundo?

Sí.

-¿Qué darías por sentarte en el banquillo de un grande como el Madrid o el Barça?

No daría nada. Mi único objetivo sería demostrar a la gente que pueden confiar en mí. Trabajar mucho para corresponder a esa confianza. Es un terreno muy acotado.

-¿Es más fácil entrenar a un grande o a un modesto?

Cada club tiene sus complicaciones. No es más fácil entrenar al Real Madrid que al Rayo. Hay que adaptarse a sus necesidades y a su filosofía lo mejor posible.

-¿Cómo te calificarías como entrenador?

Normalito. No soy capaz de ver cosas que no me gustan y tragármelas.

-¿Te apetecería dirigir a la selección a corto plazo?

Sería un honor. Representar a tu país es lo más grande que te puede pasar. Es un puesto más de viajar, ver partidos, jugadores, sedes… Me encanta el día a día de mi profesión, pero si tuviera esa propuesta la tendría muy en cuenta. Ya fui internacional como jugador y ocupar el puesto de seleccionador sería muy grande.

-Las encuestas dicen que eres el preferido para suceder a Del Bosque después de la Eurocopa de Francia 2016…

Le admiro muchísimo. Cuando habla Vicente se para el mundo. Hay que escucharle. Todo lo que dice es interesante. Aprendo mucho de él. Es una persona excepcional. El mejor para ese puesto de seleccionador. Las encuestas están ahí. Siempre es bueno que hablen bien de ti.

 -¿Cómo eres?

¡Buff…! Soy un tío muy normal. Metódico. Muy trabajador. No me gusta ser el centro de atención, aunque lógicamente mi trabajo como entrenador implique muchos comentarios de la gente. Intento ser lo más normal posible. Huyo del halago. Las críticas me sirven para venirme arriba.

-¿Messi o Cristiano Ronaldo?, ¿a quién elegirías para tu equipo?

¿Para qué voy a elegir? Cuento con los dos… je, je, je. Es casi imposible decantarte. Hay mucha diferencia entre ellos y el resto de los jugadores. Son los mejores del mundo sin discusión.

-¿Pagarías 100 millones por un jugador, el presupuesto de varios clubes juntos?

Cada uno paga lo que puede. No se puede criticar por criticar. Los presupuestos no tienen nada que ver los unos con los otros. Hay un mercado y hay que adaptarse en función de lo que tengas en casa.

-¿Quién será campeón de Liga?

El Real Madrid.

-¿Y de la Champions?

Es más complicado, pero si tengo que mojarme apuesto también por el Real Madrid. Ahora mismo es, posiblemente, el mejor equipo del mundo. No hay otro que gane con tanta claridad y holgura.

-¿Ancelotti es la clave?

El Real Madrid necesitaba un entrenador como él. Le ha dado mucha normalidad a todo lo que supone hacerse cargo de un club tan importante. Es un tipo muy normal y cercano.

¿El mejor jugador al que has entrenado?

Piti o el Chori Domínguez.

-¿Un consejo que nunca olvidas?

“Decir la verdad te cuesta caro, pero a la larga te da mucha satisfacción”. Me lo dio mi padre.

-¿La última vez que has llorado?

Hace poco. Soy de lágrima fácil. Lo heredé de él.

-¿Tu filosofía como entrenador?

No traicionarme nunca a mí mismo. No defraudar. Si el respeto te lo ganas dura toda la vida. Jugar bien al fútbol siempre es la manera más corta para la victoria.

-¿Un futbolista?

Maradona. Un genio.

-¿Ídolo del deporte?

Michael Jordan. Impresionante.

-¿A quién admiras?

A mi padre. Por encima de cualquier persona. La mayoría de los valores que tengo se los debo a él.

-¿Un entrenador especial?

José Antonio Camacho. Me enseñó mucho durante mi etapa como jugador.

-¿A qué equipo te encantaría entrenar en el futuro?

Manchester United.

-¿A quién le cantarías las cuarenta?

Al que intente aprovecharse de mí.

-¿Mejor y peor recuerdo en el banquillo?

El mejor está por llegar. El peor es cuando los resultados no son buenos.

-¿Traje o chándal?

Chándal.

-No soportas…

Ver a los jugadores parados. La peor decisión es no tomar ninguna decisión. Hay que moverse para buscar soluciones.

-¿De qué estás orgulloso?

De mi familia y amigos.

-¿Una virtud y un defecto?

Soy muy trabajador. Mi carácter me hace cometer errores, aunque luego no me cuesta pedir perdón.

-¿Qué valoras en las personas?

Un compendio de sacrificio, sinceridad y trabajo.

-¿Ves habitualmente la tele?

No. Me gusta el deporte y las películas. Poco más.

-¿Una película?

La saga de El Padrino.

-¿Actor?

Al Pacino.

-¿Actriz?

Charlize Theron.

-¿Una canción?

Tengo millones. Por ejemplo, “La leyenda del tiempo”, de Camarón de la Isla.

-¿Cantante?

Camarón.

-Te gusta…

Ser puntual.

-¿Comida favorita?

Soy de buen comer. Cualquiera de cuchara me enloquece. La fabada, alubias, lentejas, cocido… También me gusta el pescado.

-¿Bebida?

Una buena cervecita

-¿Una ciudad para vivir?

Córdoba y La Coruña.

-¿Y para visitar?

San Sebastián.

-¿Qué te hace feliz?

Ver sonreír a mis hijas.

 

Paco Jemez

 

 

FLAMENCO Y GOLF, DOBLE PASIÓN DEL “MAGO” RAYISTA

Viene de una familia humilde, trabajadora y entrañable. Su padre, apodado Lucas de Écija, se ganó la vida como cantaor flamenco en Andalucía. Su madre siempre fue un ejemplo de entrega y sacrificio. Siente admiración por ellos. Cantaores, bailaores y guitarristas ensayaban en el salón de su casa. Allí aprendió a tocar la guitarra. Le “obligaron” a estudiar antes de volcarse con el fútbol. Cumplió con creces. Hizo COU para sacarse la Selectividad. Se matriculó en Ingeniería Técnica y finalizó el primer año. Nació en Las Palmas de Gran Canaria, pero creció en Córdoba. Tiene dos hijas. Padre ejemplar. Volcado con los suyos. Sincero, directo y colaborador con los medios.

El golf es su gran pasión. Es de las pocas cosas que le permiten desconectar del fútbol, aunque sólo sea unos segundos. Empezó a practicarlo con 28 años. Ahora tiene 44. Su nivel es altísimo. No le hubiera importado ser profesional. Comenzó a jugar al mismo tiempo que Guardiola. Los que le conocen bien aseguran que tiene un gran swing y habilidad con el putt. Le gusta cualquier deporte. Sigue el tenis, baloncesto, balonmano y, por supuesto, el pádel. Cuando puede se apunta a un partidillo con sus amigos. Le gusta ir al gimnasio y correr. Cuida su imagen. Viste bien. Elegante. Otra de sus grandes aficiones es la magia. Siempre dispuesto a devorar un buen plato de jamón.