El arte del farol en póker: Gana engañando a tus rivales

El arte del farol en póker: Gana engañando a tus rivales

|

18/02/2020

Si eres de los que empieza a jugar a póker atraído por la épica del popular juego de cartas, uno de los movimientos que más te llamarán la atención es el farol en póker. Un jugador valiente y rudo apuesta todas sus fichas intentando engañar a un rival, mientras este sucumbe a sus trucos y acaba perdiendo las fichas que tenía en juego.

Pero por desgracia no vivimos en una película, y en póker hacer un farol bien hecho tiene mucho más misterio que ser valiente. Para hacer un farol en póker y engañar a tus rivales tendrás que generarte un respeto, saber leer sus jugadas, controlar todo el desarrollo de la mano… y entonces sí: ¡ser valiente!

Bono 100€

¿Cómo hacer un farol en póker? Consideraciones previas

Esta son algunas de las consideraciones previas validas para la mayoría de jugadas de póker de farol:

  • Solo tenemos un rival: O, como mínimo, hay los mínimos rivales posibles en la mesa. Como más rivales, más opciones de que algunos de ellos no caigan a la trampa.
  • Detecta la debilidad: No farolees a lo loco. Para que tenga cierta efectividad tienes que haber detectado debilidad en un rival en la lectura de mano. Si ha subido antes, no lo intentes. Ahora bien, ¿puede estar escondiendo su monstruo con un ‘call’? Sí, pero un farol de póker implica riesgo, es lo que hay.
  • La apuesta debe ser acorde con el bote. Si quieres llevarte un bote pequeño, con farol pequeño será suficiente. Si hay 1000 fichas en común, no espere llevártelas con una apuesta de 100. Sobre 2/3 o ¾ suelen estar bien… ¡tampoco hagas overbets!
  • Haz los faroles con medida. Para poder hacer un farol en póker con las máximas garantías deberás tener un respeto en la mesa. Jugar pocas manos te da dos puntos para jugar faroles. Ganar una mano con ‘showdown’ te da tres. Y que te pillen farolenado multiplica por 0 tu respeto.

No todos los faroles en póker son iguales: El semifarol

El abanico de posibilidades para hacer un farol en póker es muy amplio. No es lo mismo tener una mano relativamente buena y aparentar que es superlativa que esconder un monstruo (una especie de farol, pero al revés).

El semifarol en póker se considera formalmente un farol, porqué nuestra intención es que el rival foldee. No queremos enseñar cartas, queremos quedarnos el bote ya, pero si nos igualan no estamos perdidos, pues aún quedan el turn y/o el river. ¿Qué significa eso? Llevamos algún proyecto o tenemos alguna carta superior, con lo que tenemos opciones de ganar la mano. Con el semifarol puedes ganar la mano por incomparecencia de tus rivales o bien ligando tu jugada con la siguiente carta comunitaria. Ahora bien, si te responden con una subida o un ‘all-in’… ¡aprende a valorar las fichas que te quedan por detrás y retírate! Más vale seguir jugando.

El no-farol o farol inverso

Puede que no sea el farol de las películas, pero es igual o más efectivo. Piénsalo bien… Apuestas fuerte, y tu oponente iguala dubitativo. Tras el flop y el turn. No se tira. En el river pasas, y apuesta él. Igualas (si no foldeas) y te enseña un full-house que ya tenía desde el flop. Ahora imagina esto siendo el verdugo y no la víctima en este farol inverso.

Consiste en esconder una mano espectacular con un ‘check-call’ muy dubitativo para esconder el potencial que llevas en el tapete. En ‘heads-up’ puede ser muy útil jugar así AA, AK o KK desde preflop.

Farol de los de siempre: el engaño constante

Este es el farol de los de antes, de los buenos. ¿En qué consiste? A grandes rasgos, engañaremos a los rivales durante toda la mano. Para ello, deberemos autoconvencernos de que tenemos una buena mano desde el inicio, y jugaremos 2-6, por ejemplo, como si fuera AK. El objetivo de este farol en póker es dificultar la lectura de nuestro rival al máximo.

En esta estrategia avanzada de póker, deberemos seguir el relato en todo momento. Los principales errores en este sentido pueden ser dos: coger miedo ante el primer ‘call’ o empezar el farol tarde. Raramente en nuestro farol en póker ganaremos el bote al primer raise. De ser así, también ganaremos poco. ¿Es arriesgado? Estás intentando llevarte un bote con una mala mano, claro que es arriesgado.

El otro error puede ser vernos acorralados tras un juego débil y hacer una apuesta fuerte aislada. Este es un error de novato que nos puede salir caro, pues la lectura de manos que nos habrán hecho no acompañará la apuesta desmedida. Por último, debemos evitar seguir con un farol si nos han resubido. Si nos responden a una subida con otra apuesta, estamos ante un jugador convencido de su mano, algo incompatible con nuestro farol. Recuerda… ¡valora las fichas que te quedan y seguir vivo!

Bonus track: Bluff cacther o mano cazafaroles

Esta es una mano que solo te va a servir si crees que el rival está faroleando, o bien no ha obtenido el proyecto que buscaba y quiere llevarse lo invertido. Para jugar un cazafaroles en póker deberás tener una muy buena lectura de manos, pues de lo contrario vas a salir escaldado.

Un ejemplo práctico: Tienes K5 y en la mesa hay T58 J 3. Crees que el rival buscaba la escalera o el color, pero no le ha llegado. Aquí tienes un cazafaroles, y te puede servir para asegurar el bote o bien para aguantar el farol del rival.

Ahora bien, esta mano, así como el triple farol del punto anterior, requieren sangre fría, valentía y buena lectura de manos, así como saber aguantar la presión. Y el farol inverso requiere saber aguantar con un monstruo en mano, mientras que el semifarol de conocer las probabilidades de póker. Todo ello requiere experiencia en póker, es decir, equivocarse y aprender del error. Si quieres comenzar a aprender jugando a póker con dinero real, no olvides ver nuestros bonos de bienvenida.

Archivado en:

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios, personalizar y analizar su navegación, así como para mostrar publicidad en la web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies