Cómo domar a tus amigos con sus pronósticos de apuestas

pronósticos de apuestas

Creo que hace algún tiempo os comenté que iba a empezar a apostar compartiendo mis conocimientos y mis pronósticos de apuestas con unos amigos de mi pareja. ¿No os acordáis? El caso es que durante mucho tiempo habíamos estado echando Quinielas, y como se enteraron de las ventajas que las apuestas deportivas online tienen sobre ellas, empezamos a apostar en la Liga. Cada uno por su lado, pero compartiendo pronósticos de apuestas. Llevamos ya varios meses, y el caso es que ha sido enormemente duro hacerles tener siquiera una ligera idea de base a la hora de apostar. Como con cualquier disciplina de la vida, enseñar a alguien a hacer algo por primera vez cuando no tiene ni idea es prácticamente igual que sacarse unas oposiciones. ¡Qué horror!

A ver… entendedme. Digo “horror” en el buen sentido. Simplemente, he tenido que respirar hondo innumerables veces y perder más horas que nunca para explicar conceptos simples que, gracias a mí, ya conocéis de sobra (no sé si se nota que me gusta echarme flores): Los términos técnicos de apuestas deportivas online, los consejos básicos sobre pronósticos de apuestas, cómo hacer una buena apuesta combinada, apuestas en directo… no puedo decir que ya lo dominen del todo, pero sí que tras corregirles en cientos de ocasiones aunque cometían los mismos fallos, algo saben.

Todavía no pueden ‘echar a volar solos’, pero no les falta tanto. Y había pensado en que sería bueno compartiros todos los fallos que empezaron cometiendo, y gracias a los cuales ahora saben que podían haber obtenido grandes beneficios en muchas jornadas. Porque no hay nada como repasar viejos conceptos, y se aprende mucho viendo cómo una persona inocente cae en los errores más básicos. ¡Vamos allá!

El error más básico: pronósticos de apuestas “de quiniela”

Cuando una persona que empieza a apostar viene de algún juego como la Quiniela, es lógico y normal que tienda a pensar en ‘modo Quiniela’ cuando se sienta delante del ordenador y fabrica sus primeros pronósticos de apuestas. Por eso, mi sorpresa no fue tal (aunque me rechinaban los dientes de oírlo) cuando nos sentamos alrededor de una mesa por primera vez, y les invité a que me compartieran sus sensaciones para la jornada 11 de Liga. “¿Sevilla – Barcelona? Gana el Barcelona”, sugerían algunos. “No, no, hay que arriesgar, gana el Sevilla”, emplazaban otros. Y en estas, saltaba yo: “¿Habéis pensado en apostar a algo que no sea simplemente que gana uno u otro equipo?”. Su reacción, interesantísima a la par que sorprendente: “¡Es que todo lo demás es muy complicado!”.

Por mucho que no os entre en la cabeza, apostar al 1×2 no siempre es una opción segura. Nuestros pronósticos deportivos tienen que ir orientados a los mercados más seguros en función de cada partido

Me ha costado muchas, muchas jornadas, demostrarles que hacer Quinielas usando apuestas deportivas no es una buena opción, o al menos hacerlas siempre. Sin ir más lejos, sabiendo que el Sevilla era un rival muy fuerte en el Pizjuán pero que lo normal era que ganara el Barça, apostar por goles por parte de ambos equipos, o bien por una victoria azulgrana con goles por parte de ambos eran mejores opciones, y nos hubieran dado 1.53 y 3.00, respectivamente. Sin embargo, les dejé experimentar, porque sólo de los errores se aprende.

El peligro enorme de las apuestas combinadas

Si alguna vez enseñáis a un amigo a hacer apuestas deportivas, rezad por que en su primera vez no acierte con una buena apuesta combinada. O bueno… si acierta, que sea un tipo con dos dedos de frente. Es muy fácil que se nos vaya la cabeza incluso a los más fríos de mente cuando acertamos alguna combinada. Vemos un beneficio enorme detrás de un coste realmente bajo, y tendemos a creer que se nos da lo suficientemente bien como para acertar una combinada todas las semanas. ¡Error!

Cuando empezamos a hacer pronósticos deportivos, lo mejor es hacer combinadas de pocos partidos y de cuotas bajas, o usarlas como “complemento” de las apuestas simples

Supongo que ya habréis dado por hecho que si os estoy contando esto… es porque nos pasó. ¿Verdad? Cierto… se dejaron aconsejar por mí en sus primeras semanas, y en la jornada 13 vimos la luz con una de cuatro resultados: La Real marcaba el primer gol al Barça, el Atlético ganaba por más de un gol de diferencia a Osasuna, había más de dos goles en el UD Las Palmas – Athletic y el Sevilla y el Valencia marcaban. 84,70€ de beneficio con 10€ de apuesta, y claro, quisieron repetir en la jornada pasada, la del Clásico. Ale… que si más de tres goles en el Barça – Madrid, que si victorias de Sevilla, Atlético y Athletic, que si el Málaga daba la campanada en Valencia y más de dos goles en el Sporting – Osasuna y el Alavés – Las Palmas. Combinada demasiado grande, de siete resultados, y con demasiados pronósticos arriesgados. Stake alto… y pérdidas cuantiosas. Así aprenderán.

Ni tanto ni tan calvo… ¿córners? ¿Tarjetas?

Es lo típico. Si de primeras sólo te convencen los mercados aparentemente fáciles por comunes, pero no tan seguros, ¿por qué cuando comprendes que repetir siempre con ellos no es bueno, tiendes a tirar a los mercados más extraños e insólitos? Nuestros pronósticos de apuesta tienen que basarse en un estudio de la situación de cada equipo, cómo llegan en cada momento, qué han hecho en las últimas jornadas… no tirar de lo que nos parezca “porque sí”.

La euforia conlleva errores, y la pura intuición también. Nunca os baséis en el tópico a la hora de hacer pronósticos de apuestas

Como podéis comprender, el Clásico ha concentrado gran parte de nuestras apuestas en el último mes. Por eso, en un partido como en un Barça – Madrid, con tantas opciones para apostar, se me hizo rarísimo que alguno de mis amigos dijera que lo mejor era que hubiese “Más de nueve amarillas”. El partido se quedó en seis, y nuestro gozo en un pozo. “No apostéis a cosas que no controláis”, les he explicado. Por ejemplo, haberlo hecho a que marcaban ambos equipos nos daba una cuota de 1.50. Baja… pero segura.

Y el colofón: NUNCA apostéis con el corazón

Es obvio… pero no se puede evitar. Al menos, cuando uno está empezando. Al igual que el signo de la Quiniela suele ir siempre a favor de nuestro equipo cada semana, es muy fastidioso pensar negativamente acerca de los nuestros en clave de pronósticos de apuestas. Por eso, también dejé que mis amigos se explayaran y no les hice corregirse demasiado en la jornada 12, la del derbi madrileño.

Si no queréis apostar en contra de vuestro equipo cuando sabéis que, en el fondo, es lo más seguro, sencillamente no apostéis en ese partido. Pero jugar en contra vuestra… es absurdo

Varios de ellos son hinchas del Atlético de Madrid, e hicieron caso de todas esas estadísticas que decían que los blancos estaban mordiendo el polvo en los últimos derbis ligueros. Y cayeron en la trampa. El 0-3 nos dio muchos dolores de cabeza en forma de pérdidas, cuando perfectamente podían haber apostado a que había únicamente entre 2 y 3 goles totales en el partido, con una cuota de 2.00, o a que ambos equipos no marcaban, con cuota de 2.10. Dentro de unas cuantas semanas, más… mientras tanto, yo seguiré tratando de llevarles por el buen camino.