NOTA INFORMATIVA: En aplicación de lo dispuesto en el Real Decreto 958/2020, de comunicaciones comerciales de las actividades de juego, toda alusión a bonos o promociones de bienvenida en los contenidos de este blog dejan de tener validez. Para más información de las promociones disponibles entra en www.sportium.es.
Heads-Up en póker: ¿Qué es y como jugarlo?

Heads-Up en póker: ¿Qué es y como jugarlo?

|

12/10/2021

Uno contra uno, máxima emoción. Estas son las premisas de un Heads Up en una partida de póker. Cuando todos los jugadores salvo dos han sido eliminados, el foco se pone sobre los dos últimos aspirantes a ganar la partida. Las apuestas son cada vez más grandes, y un error (o un acierto) pueden ser cada vez más determinantes.

¿Qué es Heads Up en póker? Se denomina Heads Up al momento de la partida en el que solamente quedan dos jugadores en la mesa, los que han sobrevivido a las manos anteriores. En Sit&Go, normalmente, las dos persones ya cobran algún premio, pero el del ganador suele ser significativamente más grande.

¿Cómo jugar un Heads Up en póker? En un uno contra uno, no hay más que eliminar al otro. Tu objetivo debe ser hacerse con sus fichas, igual que el suyo es hacerlo con las tuyas, ya sea mano a mano, poco a poco, o con una gran jugada de golpe. El juego cambiará de forma significativa si tienes un gran porcentaje de las fichas, o este es mucho menor. ¡Vamos a ver las mejores estrategias Heads Up!

¿DOMINAS EL UNO VS UNO?

En Heads Up hay mucho más juego

Si por lo normal se juegan un 10/20% de manos, en una mesa con 8 jugadores, por ejemplo, en uno contra uno puedes estar jugando el 70%. Pero no es por ningún motivo que no se recoja ya cuando estudias las posiciones en la mesa de póker. Desde la ciega pequeña o grande, cuando no hay jugadas previas, el rango de manos “jugables” es mucho mayor.

Cuando estamos en Heads Up en una mesa de póker, hay muchas probabilidades de tener una mano superior a la de nuestro rival. Un J7 difícilmente sea la mejor o tan siquiera de las mejores manos en una mesa con 8 o 10 jugadores, pero probablemente lo sea ante un solo rival. Una mano que está entre las 40-50% mejores con 10 jugadores, podría tener 3 o 4 mejores, contra 1 probablemente ninguna.

La lectura se dificulta mucho

Mientras que una subida ‘preflop’ desde UTG, o desde ciega con una subida previa, significa fuerza, el rango de manos que puede comportar una subida ‘preflop’ en Heads Up es muy amplio. Con un ejemplo práctico, una subida en UTG se puede atribuir a manos ‘premium’, pero una subida en uno contra uno puede ser tranquilamente un J6… ¡o también un AK!

Si estás jugando un Q-10, que en Heads Up es una mano espectacular, vas a tener dificultades en estos casos. Te podrías enfrentar a una mano inferior o una tremendamente ganadora. En este caso, es fundamental obtener el máximo de información posible del rival, y esto se obtiene apostando, nunca igualando apuestas.

Los jugadores Tight sufren en Heads Up de póker

Los jugadores Tight, especialmente los Tight-pasivos, van a sufrir mucho en un Heads Up de póker. En estos escenarios, difícilmente vas a recibir una mano con garantías de arrasar con la partida, y si solamente recibes una, puedes ver a tu rival fuera de la mano, perdiendo tu oportunidad de aprovecharla. Por este motivo, se suelen ver jugadores con un gran desempeño, pero que pierden a la final.

Cuando los rivales empujan, las ciegas presionan y el tiempo corre, es vital para aquellos jugadores conservadores saber modificar su estilo. Y la explicación es muy sencilla: difícilmente vas a tener jugadas seguras. Además, vas a tener que ganar muchas manos sin tener jugada alguna, simplemente con las apuestas y jugando con tu rival.

En un Heads Up se elimina en gran medida el factor suerte, pues suele ganar el que mejor se desempeña sin ninguna buena jugada en mano. Y en segunda instancia, suele hacerse con el bote el jugador más agresivo, a igualdad o similitud de calidad.

¿Qué manos pueden servir en un Heads Up?

Vamos a ver ejemplos prácticos. En un uno contra uno, cualquier A te vale. Mientras que en una mesa de varios jugadores un A es tan bueno como su acompañante, aquí es muy difícil que el rival tenga otro A. Casi lo mismo se podría decir de la K. Por otro lado, cualquier pareja en mano es una mano potencialmente ganadora, pero no para esperar el trío, sino ya de por sí. Dos cartas altas, un 10-8, por ejemplo, pueden ser de gran utilidad, dándote una opción de tener la ‘pair’ más alta de la mesa, o unas dobles muy bonitas, así como abrir escalera.

En un Heads Up de póker, debes temer menos a escaleras o colores, a menos que veas cuatro cartas de las cinco exigidas ya en mesa. Jugar ese uno contra uno exige tener una mayor percepción de seguridad en las propias cartas y/o jugadas. Tener una pareja, o cualquier cosa ligada, en muchas ocasiones puede ser una garantía.

¿DOMINAS EL UNO VS UNO?

¡No te amilanes!

No puedes ganar todos los botes en Heads Up. Algunos de los consejos mencionados pueden no servirte en algunas manos, y puede que tu rival se haga con ellas. Pero así como en el uno contra uno puedes perder fichas rápido, también puedes recuperarlas… ¡es un juego muy dinámico!

Esto puede ser especialmente duro para jugadores más conservadores, que se limitan a abstraerse de la partida, y jugar pocos botes que al 90% van a ganar. En el cara a cara, vas a tener que jugar sí o sí el 90% de las manos, y no siempre en condiciones de hacerte con la victoria. Jugar Heads Up de póker requiere, para muchos jugadores incluso avanzados, un cambio de mentalidad.

Archivado en:

Utilizamos cookies propias para mejorar nuestros servicios, personalizar y analizar su navegación, así como para mostrar publicidad en la web. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies